Publicidad

Peñarol sumó otro fracaso a nivel internacional: cinco claves para explicar una historia repetida

El equipo de Alfredo Arias no dio la talla en la Copa Sudamericana y a falta de dos fechas para el cierre del Grupo F ya está eliminado.

Compartir esta noticia
La desazón de los jugadores de Peñarol.
La desazón de los jugadores de Peñarol.
Foto: Estefanía Leal.

Más temprano que tarde, la ilusión del hincha de Peñarol en la Copa Sudamericana se desplumó. A falta de dos fechas para el cierre del Grupo F del torneo continental, el equipo de Alfredo Arias ya está eliminado y no tiene ninguna chance de acceder a los octavos de final del certamen.

Como premio consuelo —por llamarlo de alguna manera— al mirasol solo le queda la posibilidad de sumar un premio económico: si gana los próximos dos encuentros recibirá 200.000 dólares ya que a partir de este año la Conmebol otorga 100.000 dólares por cada partido ganado.

Pero lo cierto es que desde lo deportivo, la actuación de Peñarol en esta Copa Sudamericana dista y mucho de las grandes gestas del club en el concierto internacional y va camino a ser de las peores en toda la historia.

Alfredo Arias en un partido de Peñarol en el Estadio Campeón del Siglo.
Alfredo Arias en un partido de Peñarol en el Estadio Campeón del Siglo.
Foto: Estefanía Leal.

El mirasol no ha sumado ni un solo punto en el Grupo F, perdió los cuatro partidos que disputó hasta ahora, ya se quedó sin chances de pelear por un cupo en octavos de final del torneo y como por si eso fuera poco, suma 13 goles en contra y apenas tres a favor.

Es sin lugar a dudas una campaña para el olvido, pero hay razones que explican esta muy mala performance internacional y ahora, luego de un nuevo fracaso en una copa, las baterías de Peñarol deberán apuntar decididamente a ganar el Campeonato Uruguayo. Ya dio el primer paso y conquistó el Apertura, pero todavía le queda un largo camino.

Cinco claves que explican el fracaso de Peñarol

1-Los resultados: perdió los cuatro partidos que jugó

Tras eliminar a River Plate en la fase previa, Peñarol fue cabeza de serie del Grupo F y hasta el momento, no ha sumado unidades. Perdió en sus cuatro presentaciones y ahora jugará los dos últimos de local, pero ya sin chances de poder avanzar a los octavos de final.

Los jugadores de Peñarol tras la derrota frente a Millonarios en el Campeón del Siglo.
Los jugadores de Peñarol tras la derrota por Copa Sudamericana en el Campeón del Siglo.
Foto: Estefanía Leal.

2-Goles en contra: recibió 13 en cuatro encuentros

Varias desatenciones en la última zona y errores defensivos que a este nivel internacional se pagan muy caro terminaron condenando a un Peñarol que en cuatro presentaciones hasta el momento en el Grupo F de la Copa Sudamericana ya recibió 13 goles con un promedio de 3,25 por partido.

Peñarol perdió 4-1 con Defensa y Justicia en Florencio Varela.
Peñarol perdió 4-1 con Defensa y Justicia en Florencio Varela.
Foto: AFP.

3-Floja ofensiva: escasa generación de juego y solo 3 goles a favor

Peñarol se ilusionó tras el 4-0 a River Plate, pero en fase de grupos, el equipo mostró una muy pobre producción ofensiva. Falló las pocas chances que generó y hasta el momento suma tres tantos convertidos en cuatro encuentros y de los peores equipos de la Copa Sudamericana en este rubro.

Matías Arezo y el lamento tras fallar un gol en Peñarol.
Matías Arezo y el lamento tras fallar un gol en Peñarol.
Foto: Estefanía Leal.

4-El equipo: no encontró funcionamiento de nivel en la copa

En el plano local, Peñarol logró en muchos de sus 15 partidos del Apertura alcanzar un muy buen nivel colectivo que le permitió ser campeón, pero en la Copa Sudamericana el mirasol solo insinuó repetir ese rendimiento en el inicio de algunos encuentros y luego se vino abajo al recibir goles.

El lamento de Abel Hernández tras una pelota que no entró contra Millonarios.
El lamento de Abel Hernández tras una pelota que no entró contra Millonarios.
Foto: Estefanía Leal.

5-Lo anímico: cada vez que le anotaron se vino abajo

Más allá de todo análisis deportivo, lo anímico siempre es clave y a Peñarol le costó recuperarse en los partidos del Grupo F. Cada vez que le anotaron un gol, el equipo se vino abajo, nunca encontró respuestas y cayó en errores graves que le terminaron costando derrotas dolorosas.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad