CONMEBOL

El Estadio Centenario, piedra angular de la candidatura para el Mundial 2030

Todas las obras que se realizarán desde ahora hasta las finales de la Sudamericana y Libertadores tendrán como cometido deslumbrar a Gianni Infantino.

Alejandro Domínguez en el Estadio Centenario
Alejandro Domínguez en el Centenario, acompañado por Bauzá, Alonso y Etcheverry. Foto: Francisco Flores

El Estadio Centenario tendrá un papel fundamental en la candidatura para el Mundial de 2030 que Conmebol propone organizar. En noviembre se disputarán allí tres finales continentales y llegará a Montevideo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, a quien se intentará impresionar con las obras de remodelación que se han iniciado.

Uruguay y Argentina lanzaron la idea original hace ya varios años, ya que será el del centenario de la Copa del Mundo, cuya primera edición se disputó en lo que en ese momento era el mejor estadio del orbe: un Centenario que se había construido en tiempo récord para albergar el magno evento.

Con el correr de los años Conmebol se embarcó en que el Mundial 2030 se haga en Sudamérica y para ello propuso sumar a la candidatura a Chile y Paraguay. De esa forma se daba una imagen de apoyo continental y además se reforzaba la candidatura, para la que hoy otros contendientes fuertes como China, España, Portugal e Inglaterra, por ejemplo.

Sin embargo, la punta angular del proyecto es el Estadio Centenario, ya que es el emblema que queda de aquel primer mundial. Es por esa razón que, estratégicamente, Conmebol fijó el escenario uruguayo para las finales de la Copa Sudamericana (20 de noviembre), Copa Libertadores femenina (24) y Copa Libretadores (27), ya que de esa manera el foco sudamericano y hasta del mundo estará puesto en el emblemático estadio.

Se aprovechará además que Infantino confirmó su asistencia al juego definitivo de la Libertadores. Con dinero aportado por Conmebol (entre 2 y 3 millones de dólares) se harán obras que cambiarán la fisonomía del Centenario: se lo pintará exteriormente y en las escaleras internas, se hará hidrolavado en el cemento, se refaccionarán vestuarios, se resembrará el campo de juego que pasará a tener un césped del estilo de los campos de golf y se renovarán los focos, que darán mucha más luminosidad.

Eso entre otras obras que se continuarán realizando luego de las finales, algunas propuestas incluso por Domínguez este mismo jueves durante la visita al Centenario.

El objetivo será deslumbrar a Infantino y demostrarle que Conmebol puede presentar un estadio Centenario moderno, aggiornado, pero sin perder la esencia histórica de haber albergado la primera final de la Copa del Mundo, esa que dentro de nueve años cumplirá 100 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados