Publicidad

El Chino Lasalvia: el proyecto en Miramar, por qué defiende a Ruglio y la charla pendiente con Darwin Núñez

Fue barra de Peñarol, hoy representa jugadores y es el cerebro detrás del Cebrita que acaba de conseguir el ascenso directo a Primera División.

Compartir esta noticia
Edgardo Lasalvia.
Edgardo Lasalvia.
Foto: Archivo El País.

El fútbol es mucho más que un deporte, al menos así lo percibe Edgardo Lasalvia, representante de jugadores y titular del equipo TMA. Esta semana, el Chino está de celebración después de que Miramar Misiones, el equipo que él gerencia, lograra el ascenso a Primera División para la temporada 2024.

El retorno del Cebrita fue emocionante para Lasalvia, quien compartió la experiencia: “Lo viví con toda mi familia y mi equipo de trabajo. Todos estuvieron presentes en el partido en el que logramos el ascenso. Siento orgullo y la fuerza de saber que este es el camino: con transparencia, humildad y trabajo en equipo”, expresó.

El proceso no fue sencillo. Cuatro años atrás, Miramar Misiones enfrentaba deudas que impedían su participación en competiciones. Lasalvia y su equipo asumieron la responsabilidad, saldaron las cuentas y volvieron a posicionar al club en el ascenso. “Mostramos las cartas a los jugadores y a los empleados, demostramos que trabajando con transparencia se pueden lograr grandes cosas”, destacó.

El ascenso de Miramar Misiones no es solo un logro deportivo, sino también un compromiso con los vecinos. Lasalvia tiene planes ambiciosos para devolverle al barrio el club que merece, con proyectos que incluyen una cancha de césped sintético, un gimnasio y espacios para la comunidad, como un Centro Caif o un espacio para personas con capacidades diferentes.

Su visión para el club es integral: “Queremos formar buenos seres humanos, buenos jugadores de fútbol, buenos hijos, buenos hermanos”, agregó Lasalvia, resaltando la importancia de proporcionar a los jugadores herramientas para tener un futuro más allá del fútbol.

“Todos quieren ganar comisiones o ganarle a los pases, pero no invierten ni en los jugadores ni en sus familias, y sobre todo, no dejan una huella en el jugador que no llega, para que no quede desamparado”, señaló Lasalvia.

Para el empresario, la llegada de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) al fútbol uruguayo ha sido importante: “Lo veo muy positivo, sobre todo para dar seriedad y seguridad al jugador que va a cobrar a fin de mes, podrá llevar el plato de comida a su casa y también sustentarse dignamente para poder desempeñar la actividad como futbolista profesional”, indicó el Chino.

Y añadió: “Estoy muy de acuerdo con la Mutual en muchas cosas y también siento que los jugadores que han logrado hacer una diferencia económica importante deberían colaborar con ese jugador que no llegó o con el exjugador que hizo grande el fútbol uruguayo y campeonó y hoy no tiene un buen pasar”.

El vínculo con Peñarol.

Lasalvia, con un pasado como barra del aurinegro, reconoció su pasión por el club: “Peñarol es parte de mi vida, es donde tuve mis mayores alegrías y mis mayores tristezas. Crecí dentro de Peñarol, hay una bandera que lo simplifica todo que se dice: ‘Si no lo sentís, no lo entendés’, y para entender lo que me pasa, tenés que sentir lo mismo”, compartió Lasalvia, señalando su conexión personal con el mirasol.

Aunque aseguró que dentro de la cancha siempre querrá que gane Miramar, fuera de ella intentará beneficiar a Peñarol. “He dejado mucho dinero en Peñarol, en comisiones para que el club pueda reinvertir en los pibes, en infraestructura, y me siento parte de ese crecimiento de Peñarol. Lo quiero implementar en Miramar, y de hecho, lo estamos haciendo”, puntualizó.

Respecto a su vínculo con el presidente aurinegro, Ignacio Ruglio, señaló: “Nacho quiere al club, como nosotros; ha sido un buen presidente, si bien he tenido algún matiz en lo deportivo, creo que hizo las cosas muy bien. De hecho, en las elecciones pasadas no lo voté pensando que todavía le faltaba alguna materia para poder estar al frente de Peñarol, y sin embargo, él demostró con hechos y con gestión. Por eso en estas elecciones tuvo mi apoyo”.

Los jugadores que representa y con los que tuvo vínculo

Lasalvia es el representante y responsable de la llegada del campeón del mundo Sub 20, Franco “Cepillo” González, a Peñarol. Sin embargo, entiende que al habilidoso atacante le costó adaptarse al “Mundo Peñarol”.

“Está muy bien, tuvo un par de partidos con poca actividad, lo que no sé si lo afectó, pero sí lo hizo preocuparse y entrenarse al 101% todos los días, que lo venía haciendo, pero capaz que con un poquito más de sentido de entender lo que es Peñarol y el mundo Peñarol, que no es para cualquiera”, manifestó.

Y apuntó: “Cuando hablo de Peñarol me refiero a que es un equipo grande, sin desmerecer a los rivales, pero la historia de Peñarol y su fragor popular hace que no sea lo mismo que ningún otro equipo. La presión de la gente en la calle, cuando vas a un supermercado, los videos, las redes, las propias mujeres, hacen que los hombres entendamos que somos los más lindos, los mejores y seguimos siendo los mismos con la responsabilidad de vestir la camiseta del equipo más grande del Uruguay”.

Sobre el futuro del jugador, explicó que el primer objetivo es que sea campeón con Peñarol y luego se verá. “Hoy estoy trabajando mucho en el mercado mexicano y creo que hoy es el ideal para él. Hay sondeos de la MLS y de algunas otras ligas, pero creo que el mexicano es ideal para Franco”, destacó.

Respecto a Facundo Torres, figura del Orlando City de la MLS, lamentó que el equipo no avanzara a la final de la Conferencia Este, pero contó que hay una oferta de renovación sobre la mesa. “Está muy bien, cada día mejor, y el salto de calidad entiendo que tiene que ver con que creo que tiene que jugar en una liga más competitiva en cuanto a lo que a las competiciones se refiere, y creo que está pronto para dar el salto”, expresó.

Dos jugadores que en sus inicios trabajaron con él son hoy figuras en el fútbol europeo: Federico Valverde y Darwin Núñez. Sin embargo, el vínculo que mantiene con ellos es diferente.

Federico Valverde y Edgardo Lasalvia

“Con Fede, gracias a Dios, nos vemos y nos damos un abrazo sincero y me llena de orgullo. Estoy feliz por lo que le está pasando, sus dos hijos, por todo lo que hoy Valverde representa para el fútbol uruguayo y mundial; me siento parte de su crecimiento y estoy feliz”, reveló.

Sin embargo, con el delantero del Liverpool, la situación es otra: “Con Darwin, lamentablemente, no hemos tenido una charla que nos haga decir lo que sentimos, pero lo adoro, eso no lo va a cambiar nada ni nadie. Dejamos de trabajar juntos y como uruguayo estoy feliz de lo que le está dando la selección. Sin ir más lejos, hoy por la mañana me desperté para llevar a mis niños a la escuela y vi que Franco, mi hijo mayor de nueve años, tiene a Darwin Núñez de fondo de pantalla y eso no lo va a cambiar nadie”, confesó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad