LUEGO DE BRASIL-ARGENTINA

Cinco escándalos históricos de las eliminatorias sudamericanas

Un estadio convertido en campo de concentración, denuncia de soborno, cortes fingidos, incidentes...

Wilmar  Cabrera
Wilmar Cabrera ante Chile en 1985: fue una de las víctimas de los proyectiles del público.

E l bochorno del partido Brasil-Argentina que no se pudo jugar el domingo en San Pablo obliga a revisar los archivos para recordar otros escándalos registrados en las eliminatorias sudamericanas. Aquí, cinco casos en los cuales los protagonistas creyeron que el fin (clasificar a un mundial) justificaba cualquier medio.

1) FARSA. Chile y la Unión Soviética disputaban el repechaje para Alemania 74. Luego de un empate sin goles en Moscú, la revancha debía realizarse en Santiago el 21 de noviembre de 1973. Hacía pocos días que se había registrado el golpe de Estado contra Salvador Allende y el estadio Nacional era usado como campo de concentración, donde se torturaba y fusilaba a presos políticos. Los soviéticos reclamaron cambiar la sede pero como la FIFA se negó, decidieron no jugar. El día fijado para el partido, la selección chilena salió al campo, se tocó el himno y luego los jugadores sacaron del medio, llevaron la pelota al área y convirtieron un gol ante rivales inexistentes. Recién después, los chilenos jugaron un amistoso real ante Santos, aunque sin Pelé: ganó el club brasileño por 5 a 0.

2)¿SOBORNO? El 6 de septiembre de 1981, Uruguay necesitaba ganarle a Perú en Lima para no quedar eliminado de España 82. No pudo pasar del empate sin goles. El conocido periodista El Veco, enviado del diario El Día, denunció un presunto arreglo del partido para favorecer a los celestes. Hubo quien insinuó que había sido “tocado” el arquero argentino nacionalizado peruano Ramón Quiroga, el mismo del 6-0 de los argentinos en el Mundial 78. El tema provocó la intervención del Ministerio del Interior. Jugadores, dirigentes y periodistas tuvieron que declarar en la Jefatura de Policía de Montevideo, pero el caso nunca se aclaró. En la cancha, tampoco se había podido comprobar si Quiroga había sido sobornado, ya que Uruguay realizó apenas un remate a su arco en todo el encuentro…

3) PROYECTILES. El ambiente contra los uruguayos en Santiago ya era espeso por incidentes registrados en el partido por la Copa América 1983. Cuando estaban por jugar por las eliminatorias para México 86, el 24 de marzo de 1985, hubo un terremoto en Santiago. La prensa chilena consideró que el técnico celeste Omar Borrás había ironizado sobre el hecho en unas declaraciones y eso terminó de encender la hoguera. El público en el estadio Nacional arrojó proyectiles durante toda la tarde. Uno de ellos impactó en la cabeza del árbitro colombiano Jesús Díaz Palacios. Pese a quedar “un poco atontado”, según lo confesó a los dirigentes, no quiso terminar el partido. Con el resultado favorable al local por 2 a 0, desaparecieron los niños alcanzapelotas. Cuando Wilmar Cabrera fue a buscar la pelota en la pista de atletismo atrás del arco para seguir el juego fue derribado de un piedrazo. No hubo sanción para Chile. Cuatro años más tarde, por nuevos incidentes (no tan graves...) frente a Brasil, Chile fue castigado y obligado a jugar en Mendoza por las eliminatorias.

4) EL "CONDOR" ROJAS. El episodio más notorio. Chile le debía ganar a Brasil en Maracaná el 3 de septiembre de 1989, pero perdía 1 a 0. De pronto, una bengala cayó desde la tribuna al área del arquero trasandino Roberto “Cóndor” Rojas. Este se arrojó al piso como si hubiera recibido el impacto. La delegación visitante lo sacó en camilla con el rostro ensangrentado, denunciando “falta de garantías”. Los chilenos no regresaron al campo y el juez dio el partido por finalizado. Con el aporte fundamental de fotografías de prensa, se pudo comprobar que la bengala no le produjo ninguna herida a Rojas. La FIFA sancionó con dureza a Chile y al arquero. Tiempo después, este confesó que había sido un engaño planificado de antemano y que se había cortado con una hoja de bisturí que llevaba en su guante. Ah, la bengala la lanzó una muchacha, que se hizo famosa de inmediato y llegó a posar desnuda en Playboy.

5) OTRO CORTADO.
. El partido Bolivia 2-Argentina 1 en La Paz, el 2 de abril de 1997 por las eliminatorias para Francia 98, estuvo lleno de fricciones. Cuando el delantero argentino Julio Cruz fue a buscar una pelota junto al banco de suplentes boliviano, el chofer de la delegación local le dio un violento puñetazo. El jugador fue llevado al vestuario, donde luego se lo presentó tirado en una camilla y ensangrentado debido un corte en la cara. Sin embargo, enseguida se comprobó que el golpe había sido del lado derecho del rostro y el corte estaba en la mejilla izquierda. La propia prensa argentina consideró que alguien del cuerpo técnico encabezado por Daniel Passarella lo había cortado adrede a Cruz, aunque después se trató de argumentar que la sangre se debía a que el jugador se había caído en el túnel...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error