Publicidad

Luis Prats

Más de este autor
COPA DEL MUNDO LUIS PRATS Junto con la conquista de la Copa del Mundo, el domingo ante Argentina, Francia encara otro desafío: lograr el bicampeonato, una hazaña que hace 60 años nadie consigue en torneos mundiales. “Es increíble jugar dos finales de la Copa del Mundo seguidas, hicimos un gran trabajo”, comentó Theo Hernández, autor del primer gol galo ayer. MIRA TAMBIÉN ¿El Messi de hoy o el Maradona de 1986? Lo que dicen los números La dificultad de retener el título se agudizó en los últimos tiempos, porque desde Sudáfrica 2010, la actuación de los campeones salientes venía resultando desastrosa, con eliminaciones en primera ronda. Se supone que los hombres de Didier Deschamps estaban alertados para evitar lo que se conoció como “la maldición de los campeones”. El último equipo en sumar dos títulos consecutivos fue Brasil, con sus triunfos de 1958 y 1962, en los tiempos de Pelé (aunque en el 62 jugó poco por una lesión) y Garrincha. En las más de nueve décadas de la Copa del Mundo, solo hay otro bicampeón, Italia en 1934 y 1938. Claro que existe una proeza de Uruguay, triple campeón del mundo en 1924, 1928 y 1930, en los dos primeros casos en el marco de Juegos Olímpicos organizados por la FIFA y reconocidos en su momento como competencias mundialistas (por ello las cuatro estrellas en la camiseta celeste). En el tema de la “maldición”, los franceses también recordarán que tras su primer título en 1998, su siguiente presentación fue catastrófica: eliminados en la primera ronda de Corea-Japón 2002 sin marcar un solo gol. Desde 1962 hasta ayer, el único campeón que estuvo cerca de repetir fue Argentina, que luego de su conquista de México 1986 perdió la final de Italia 1990 ante Alemania. ¿Por qué esta Francia puede lograr lo que otros no? El equipo campeón en Rusia 2018 era muy joven, por lo que los cuatro años transcurridos no lo desgastaron, como a otros campeones, sino que incluso asentó a varios jugadores.
COPA DEL MUNDO LUIS PRats Cuando aparece una gran figura en cualquier rubro, desde el arte al deporte, se dice habitualmente que tal excepcionalidad rompió el molde. En Brasil buscaron durante años un nuevo Pelé, pero los cracks que asomaron tuvieron siempre otras características. Sin embargo, del molde argentino de Villa Fiorito de desde surgió Diego Maradona pareció que en Rosario salía un nuevo fenómeno, zurdo, talentoso, bajito como él. Hasta una vez hizo un gol muy parecido a la obra más famosa de Maradona. Se trata, obviamente, de Lionel Messi, cuyo derrotero profesional terminó siendo, por múltiples razones, muy diferente al del otro 10. Sin embargo, cuando la carrera de Messi está ingresando en sus últimos años, las coincidencias reaparecen: Lio puede ser campeón mundial de una forma muy parecida a la de Diego, llevando de la mano a su equipo. Argentina en 1986 era Maradona más tres o cuatro excelentes jugadores más varios esforzados atletas convencidos de un proyecto. Argentina en 2022 es Messi más tres o cuatro excelentes jugadores más varios esforzados atletas convencidos de un proyecto. La mayor diferencia entre ambos es que Maradona fue campeón cuando tenía 25 años, en la plenitud de sus fuerzas, mientras que Messi puede levantar la Copa del Mundo a los 35, ya sin la velocidad y la resistencia de antes, aunque en verdad hubo momentos en Qatar en los que esto no se notó para nada. Diego jugó siete partidos en México 1986, donde convirtió cinco goles y realizó cinco asistencias. En total participó en diez de los 14 goles de Argentina. Frente a Corea del Sur dio los pases de los tres goles para el 3-1 final: uno de cabeza, otro por centro de tiro libre y el último, un pase atrás luego de jugada personal. Ante Italia hizo el único gol albiceleste (1-1). Contra Bulgaria (2-0), jugada personal y centro para otro gol. No participó del tanto de Pasculli ante Uruguay por los octavos de final (1-0). Contra Inglaterra, en los cuartos, marcó los dos goles argentinos (2-1), lo mismo que en la semifinal ante Bélgica (2-0). En la final ante Alemania, hizo el pase del gol del triunfo (3-2), marcado por Burruchaga: una asistencia profunda desde la mitad de la cancha. MIRA TAMBIÉN El récord que Didier Deschamps quedó cerca de batir con la victoria ante Marruecos Treinta y seis años después, Messi es el capitán de su equipo, como lo era Maradona en aquel momento. En Qatar, el jugador del PSG lleva cinco goles y tres asistencias. Estuvo así en ocho de los 12 goles marcados por Argentina en los seis encuentros disputados hasta ahora. En estos números aparece otra diferencia: tres de los goles del rosarino fueron marcados de penal. Argentina en 1986 no ejecutó ningún penal.
COPA DEL MUNDO LUIS PRATS La caída en los cuartos de final de Qatar 2022 ante Croacia, cuando llegaba como máximo favorito, podría provocar una inusual decisión en el fútbol brasileño: otorgar la dirección técnica de su selección, pentacampeona mundial, a un extranjero. MIRA TAMBIÉN Qatar desde adentro Así lo admitió el presidente de la CBF, Ednaldo Rodrigues, aunque aclaró que no se ha avanzado en ningún nombre. Si se concretara el técnico extranjero, Brasil -muy nacionalista en cuestiones futboleras- rompería una tradición de casi 60 años. En toda su historia, la selección que hoy viste de amarillo y verde (y en el origen fue de blanco), solo tuvo tres entrenadores no nacidos en el país (ver aparte) e incluso los dos últimos resultaron fugaces. El primero fue el uruguayo Ramón Platero, que estuvo al frente del equipo en las copas América de 1923 y 1925. Ariel Longo, entrenador y escritor uruguayo, ha sido uno de los principales difusores de la obra de Platero en Brasil, donde además dirigió a los principales clubes de Río de Janeiro y San Pablo. “Ni siquiera hablo con mi familia al respecto”, dijo en tanto Rodriguez. “Por lo tanto, ningún funcionario u oficial de la CBF está autorizado a hablar sobre el futuro del equipo nacional. Cualquiera que hable de ello no estará diciendo la verdad, además de causar daño al trabajo de la prensa y traer información errónea a los fanáticos. Eso es una falta de respeto. Todo el proceso se hará con total exención, tiempo y estudio necesarios”, afirmó el dirigente. MIRA TAMBIÉN El mensaje de admiración que Luis Suárez le dedicó a Messi tras el triunfo de Argentina La CBF publicó un comunicado reforzando esa idea del secreto: “La Confederación Brasileña de Fútbol sale al público para reiterar que el presidente de la entidad, Ednaldo Rodrigues, no nombró ni autorizó a ninguna persona de la confederación (vicepresidentes, directores, ejecutivos o empleados) o ajena a la confederación (presidentes de la federación o líderes de clubes) a buscar, en nombre de la Presidencia, cualquier entrenador o profesional de fútbol para la composición del equipo que trabajará con el Equipo Brasileño de Fútbol Masculino, centrándose en la clasificación para la Copa Mundial 2026. La CBF tampoco permite que nadie hable en nombre de la entidad sobre el asunto”.