Publicidad

Uno de los sectores más grandes de Uruguay está complicado, pero una mejora en el consumo podría ayudarlo

La Cámara de Comercio y Equipos Consultores presentaron sus balances y proyecciones para 2024. Se llegó al mayor nivel de confianza del consumidor desde 2015.

Compartir esta noticia
Locales comerciales en el Centro de Montevideo
Comercio: un sector afectado por la diferencia de precios, pero hay mayor propensión al consumo.
Foto: Gianni Schiaffarino

Para este año, la Cámara de Comercio y Servicios proyecta un alza del Producto Interno Bruto (PIB) de 0,5%, lo que representa un crecimiento bajo, y así abrirá el 2024. “Casi estancamiento”, dijo Ana Laura Fernández, asesora económica de la gremial, en el webinar de Coyuntura Económica organizado ayer por la entidad.

“Tengamos paciencia, hay que ver las medidas que tomará Argentina”, recomendó Julio César Lestido, presidente de la cámara, al hacer referencia a la diferencia de precios con el país vecino que tanto golpea al comercio y a los servicios de este lado del río, y continuará en 2024, dado que se trata de un problema estructural.

Según la más reciente encuesta de actividad que realizó la gremial, las expectativas son que las correcciones de los desequilibrios macroeconómicos en Argentina, mejoren los precios relativos. Sin embargo, según Fernández, esto se verá a partir del segundo semestre de 2024 y en 2025, no antes.

Lo cierto es que, de 20 rubros que relevó la encuesta (realizada a 543 empresas en todo el país), en 13 se registró contracción como publicó El País. Este escenario se viene arrastrando, pero últimamente las grandes empresas también han entrado en una fase contractiva. “No solo las pequeñas empresas como hasta ahora”, advirtió Fernández.

Sobre los rubros, alimentos es uno de los que más preocupa, así como cuidado personal. Este último, por ejemplo, registra un séptimo trimestre de caída en ventas, y se proyecta cierta mejora hacia el cierre de este año y el próximo, aunque sin mayores cambios.

Indumentaria y vehículos llevan las de ganar, con un escenario mejor, sobre todo este último mencionado al superar -según estimaciones- las 55.000 unidades colocadas al cierre de 2023, y sin mayores problemas para 2024.

La cámara afirmó que la situación general es complicada para el sector, pero no ven “destrucción de empresas”. Incluso hay 41.000 personas en seguro de paro, lo que muestra que ese indicador no está muy afectado en relación a 2022. Lo que sí ha aumentado es la informalidad. “En el próximo año, habrá bajo crecimiento, seguiremos con una economía cara y una situación fiscal delicada. Hay que mejorar la calidad regulatoria”, dijo Fernández.

Los uruguayos realizaron, en promedio, un millón de viajes a Argentina en cada trimestre este año y gastaron US$ 960 millones en los tres primeros trimestres del año. Pero se estima que estos viajes disminuyan a medida que el peso argentino se vaya fortaleciendo, con la nueva administración del presidente electo, Javier Milei.

Temporada

Casi en todos los rubros confían en que la temporada de verano 2023-2024 les permita remontar las ventas.

El 34% de los encuestados piensa que habrá crecimiento, mientras 23% habla de contracción. “Tal como el año pasado, se piensa que habrá turistas, pero el gasto será menor”, planteó Fernández. Esto significa también que la recaudación del IVA caerá.

Alejandro Cavallo, director de Consultoría Económica de Equipos Consultores, proyectó que el turismo interno caerá en esta temporada ya que, según sus estudios, aumentó la intención de los uruguayos a viajar al exterior, en particular a la región (Argentina, Brasil y Chile).

Es decir, el consumo de los uruguayos en esta temporada se fugará, en gran parte, a esos países. “El consumo privado desestacionalizado sube, pero no se queda en Uruguay. Y no se espera cambio en esto en el primer semestre de 2024”, dijo Cavallo.

Confianza

Según Equipos Consultores, se alcanzó el mayor nivel de confianza del consumidor desde 2015, debido a una percepción de mejora de la situación económica y por el ciclo electoral que se avecina.

En efecto, los ciclos electorales generalmente mejoran la actitud hacia el consumo.

La situación de las familias es actualmente, de acuerdo a Cavallo, “la mejor desde la prepandemia” (2019). Hubo aumento del poder de compra de los salarios y la gente siente que, a diferencia de la salida de la pandemia, sus empleos son seguros”, afirmó el analista.

Explicó que, cuando el cinturón aprieta, aumentan las compras en las ferias, lo que no está ocurriendo.

Equipos proyecta, entonces, que habrá propensión a un mayor consumo. “Leve mejoría, no del todo, y con ciertos retrocesos particulares”, dijo Cavallo. Asimismo nota un aflojamiento en la fidelidad de las marcas, ya que hubo cierta corrección en ese sentido, pero no llega a los niveles de prepandemia.

Contexto mundial

Los analistas proyectaron que la economía mundial seguirá creciendo moderadamente, por lo que no llegará a impulsar la demanda externa en 2024.

La desaceleración de la economía china tampoco será un factor a favor del comercio con Uruguay, pero igual no tendrá gran impacto esa disminución.

Sí se prevén mejoras incipientes en las condiciones financieras mundiales.

Brasil tiene una buena performance, con la aprobación de un nuevo marco fiscal que consolidaría su trayectoria, lo que podría beneficiar también los intercambios con Uruguay.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad