Publicidad

El dato adelantado de la economía uruguaya que confirma que en el tercer trimestre se dejó atrás el “efecto sequía”

El indicador anticipa expansión económica tras caída en el 2° trimestre. Ignacio Umpiérrez, del Centro de Estudios para el Desarrollo, dijo que el PIB "casi no crecería" en el promedio de 2023.

Compartir esta noticia
Represa de Paso Severino
Según el marcador adelantado, la economía retomó el crecimiento.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
Se anticipa que la economía uruguaya creció 1% desestacionalizada, durante el tercer trimestre del año, en comparación con el desempeño del segundo trimestre, lo que implica una mejora tras la contracción que registró a causa de la sequía.

Así lo señaló el Banco Central del Uruguay (BCU) a través de su flamante Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), una estimación con la que se busca anticipar el clima económico. Con el indicador, se busca conocer el desempeño de la economía unos 15 días antes de la publicación del Producto Interno Bruto (PIB), cuya divulgación a través del Informe de Cuentas Nacionales tiene un rezago de 75 días con respecto al final del trimestre.

Si bien los datos deberán confirmarse con las cifras oficiales de Cuentas Nacionales -que se conocerán el 14 de diciembre-, en setiembre el IMAE reflejó una caída interanual (frente a igual mes del año pasado) de 0,2% y en términos desestacionalizados un descenso de 0,9%. Sin embargo, al analizar lo que ocurrió en tendencia ciclo, el PIB creció 0,1% en setiembre frente al mes inmediato anterior.

En el trimestre julio-setiembre, la economía uruguaya habría retomado el crecimiento, dado que el IMAE creció desestacionalizado 1% frente al segundo trimestre.

Según indicó el economista Aldo Lema a través de su cuenta de X (ex Twitter), “en términos de señal para el PIB de Uruguay del tercer trimestre”, el IMAE “anticipa un crecimiento desestacionalizado de 1% versus el segundo y leve contracción interanual (-0,2%)”.

Por su parte, el economista de CPA Ferrere, Nicolás Cichevski manifestó en X que el IMAE “acumula tres meses de crecimiento a un ritmo promedio anualizado de 1,6%”. En esta línea, dijo que al igual que lo que había anticipado el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU, la economía uruguaya “habría crecido 1%” desestacionalizada frente al segundo trimestre, pero habría caído 0,2% frente al tercer trimestre del año pasado.

Con estos datos disponibles, para el economista del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), Ignacio Umpiérrez, “se confirmaría la cadencia de menos a más en 2023”, con un crecimiento a lo largo del año de entre el 1% y 1,5%.

Asimismo, el economista del CED indicó que en el promedio de 2023, la economía uruguaya “casi no crecería”, afectada por el “shock” que implicó la sequía, así como también por el “efecto de precios relativos con Argentina y la desmejora en el contexto internacional”.

De acuerdo con Umpiérrez, en 2024 el “rebote” de la economía uruguaya “podría ser superior a 3,5% promedio anual”, debido al efecto de arrastre “estadístico de 2023, de +0,5 puntos porcentuales (pp), reversión de efecto sequía captado en 2023 (2 pp) y crecimiento genuino (1,5-2 pp)”.

Indicador

El novel indicador fue presentado por las autoridades del BCU a inicios del mes de noviembre y se difunde en el entendido de que es un dato que ayudará a los distintos actores de la economía a mejorar la toma de decisiones en materia financiera, inversiones y además es útil para anticipar políticas monetarias.

En la presentación del indicador -en el cual el BCU viene trabajando desde hace 20 años-, el presidente de la entidad, Diego Labat explicó que su desarrollo “surge de una necesidad de la sociedad”.

Si bien este es un indicador que diferentes agentes económicos reclamaban desde hace tiempo, tanto el gerente de Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro, como el integrante de esa asesoría Ernesto Pienika, recomendaron hacer una interpretación “cuidadosa” de los datos, considerando que la información mensual es aún más volátil que la trimestral. En tal sentido, indicaron que es importante atender el dato desestacionalizado y tener en cuenta que este nuevo indicador sintético no sustituye al del PIB.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad