Publicidad

Menos argentinos viajan a Uruguay, pero con aumento de líneas aéreas esperan turistas de otros países

A partir de octubre habrá vuelos directos desde y hacia Curitiba, y en enero con Lima, Santiago, Florianópolis y Salvador de Bahía. Miami y Mar del Plata también tendrán conexión directa.

Compartir esta noticia
Aeropuerto de Carrasco.
Aeropuerto de Carrasco.
Foto: Archivo El País

Redacción El País
Que Argentina está en crisis y que eso podría repercutir en la llegada de turistas a Uruguay, con la gravedad que implicaría en uno de los principales rubros de la economía, no es novedad. Pero los últimos informes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de Argentina confirman esa tendencia, lo que obliga a las autoridades y a los operadores turísticos a buscar alternativas, que ya se están gestando.

El informe del Indec reveló, por un lado, que más uruguayos están viajando a Argentina y representan ya casi el 30% del turismo total que recibe ese país. Casi 183.000 uruguayos cruzaron el charco en julio -el último mes medido-, representando casi un 76% más que en el mismo mes de 2022. En cambio, los argentinos que viajaron a Uruguay fueron 60.000, un 4,3% menos que en julio del año pasado. Esto ratifica una tendencia que ya se había visto en el estudio correspondiente a junio.

En el Ministerio de Turismo dan por sentado que esto se debe a la situación económica que se vive en Argentina. “Este mes de agosto que acaba de terminar ha sido el de mayor inflación de los últimos 30 años en Argentina”, dijo a El País el subsecretario de la cartera, Remo Monzeglio.

También apuntó que “el hecho de que Uruguay sea el país de mayor poder adquisitivo en dólares en la región, significa que para el país que tiene menor ingreso en dólares en la región se le hace muy difícil, por no decir imposible, poder venir a vacacionar acá”.

Pero además agregó otro motivo: “Estamos ante una instancia electoral crucial para el país vecino, y en cualquier país ante una circunstancia electoral de esta magnitud se produce un parate, está toda la gente con cierta incertidumbre”.

De todas formas, agregó un aliciente, que es que la menor llegada de argentinos no debe implicar necesariamente un menor gasto en Uruguay. Esto porque la diferencia cambiara “garantiza que, al igual que en la temporada anterior, el público argentino que va a llegar al Uruguay va a ser de un poder adquisitivo medio-alto y alto, acostumbrado a pensar en dólares y no en pesos argentinos y que privilegia Punta del Este, Piriápolis”.

Pero las autoridades afirman que Uruguay está diversificando su turismo receptivo y para eso es crucial el incremento de las líneas aéreas que llegan al país. El mismo Monzeglio hizo un resumen de la conectividad. Hoy Uruguay conecta con 13 destinos: Madrid, Panamá, Asunción, Santiago de Chile, Lima, Buenos Aires - Aeroparque, Buenos Aires - Ezeiza, Bogotá, San Pablo, Porto Alegre, Recife y Río de Janeiro.

En total hay diez líneas operativas: Iberia, Air Europa, Copa, Paranair, Latam, Gol, Aerolíneas Argentinas, JetSmart, Avianca y Azul. Y en total hay 135 frecuencias semanales, un 84% de las 161 que había hasta 2019, previo a la pandemia.

Pero a eso hay que agregar algunas novedades recientes. La aerolínea Sky comenzará a operar desde enero cuatro nuevas rutas con tres frecuencias semanales: Lima, Santiago de Chile, Florianópolis y Salvador de Bahía. Azul, en tanto, comenzará a operar una nueva ruta desde y hacia Curitiba a partir de octubre con cuatro frecuencias semanales. Aerolíneas Argentinas hará Montevideo - Mar del Plata durante la temporada estival y American volverá a establecer un vuelo directo con Miami a partir de noviembre también con tres frecuencias semanales.

Para Monzeglio, las 26 frecuencias menos que tiene hoy Uruguay no representan “una situación para preocuparse” porque “la pandemia es sin lugar a dudas el episodio más grave que vivió la humanidad” en materia turística, y ahora la brecha tiende a achicarse.

Y si bien la nueva conectividad “favorece al uruguayo” por el “factor económico” que le permite viajar, también “hay un factor insoslayable que es la calidad de las playas oceánicas uruguayas que obviamente es muy superior” a las de Argentina, dijo Monzeglio, por lo que estima que los argentinos de poder adquisitivo alto no dejarán de veranear en las costas de Maldonado y alrededores.

El gobierno también está entusiasmado con la posible llegada de más brasileños. Monzeglio afirmó que en Brasil suele colocarse a Curitiba como punto de testeo porque tiene un “público de alta exigencia” y “se presupone que lo que funciona en Curitiba funciona en todo Brasil”. Por tanto, no descartan que más ciudades puedan conectar directamente con aeropuertos de Uruguay próximamente, si ese vuelo tiene los resultados esperados.

“Nos alienta mucho porque venimos trabajando en todo lo que es el sur de Brasil para compensar la eventual caída de público argentino que podamos tener en temporada”, reconoció el subsecretario. Y hoy el principal trabajo “apunta al sur de Brasil porque la conectividad aérea es la que es” y se puede “incrementar la cantidad de gente con público que venga en su propio medio de transporte”.

Por otro lado, Monzeglio no dudó al establecer que “la próxima temporada de cruceros va a ser mejor cualitativa y cuantitativamente”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad