Publicidad

El BCU reivindica la baja de la inflación: el “logro inviable” para evitar “crispación social” en Uruguay

El presidente del Banco Central, Diego Labat, dijo que “es la mejor contribución” que el organismo le puede hacer al país. Además respondió al plebiscito de Cabildo Abierto y habló sobre el dólar.

Compartir esta noticia
El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Diego Labat, en almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM)
El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Diego Labat, en almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM).
Foto: Leonardo Mainé

Redacción El País
Aunque el proceso “no está terminado” aún, para el presidente del Banco Central (BCU), Diego Labat, el gobierno pudo cumplir con una meta que parecía “inviable” en Uruguay: tener una inflación baja.

Según el último dato, correspondiente al mes de julio, el indicador se ubicó en 4,79% en los últimos 12 meses, el menor guarismo en casi 18 años. De esa forma, la inflación entró por segundo mes consecutivo dentro de la meta del BCU de entre 3% y 6% y ese logro fue destacado ayer por Labat en un almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) en el Radisson Victoria Plaza Hotel.

“Nos decían que no era posible. Parecía que era un logro inviable en Uruguay pero nos pusimos esa meta y sí se puede”, destacó el jerarca quien además defendió que una baja inflación permite cuidar y evitar que el país tenga una sociedad crispada.

“A quienes tienen ingresos fijos los perjudica la inflación. Esos efectos poco a poco van generando y deteriorando las relaciones que tenemos en todo el Uruguay, nos van haciendo una sociedad cada vez más crispada porque con una inflación de 8% no le puedo decir a un sindicato que no pida recuperación salarial, ni le puedo pedir a un empresario que no lleve ese 8% a precios. Eso es algo que tenemos que cuidar y la inflación baja claramente es una herramienta que apunta a tener una sociedad con mejor convivencia”, manifestó.

No obstante, para Labat el proceso “no está terminado” y dijo que un motivo de “preocupación” para el BCU es que aún “muchos agentes económicos y empresarios no terminan de internalizar” el régimen de metas de inflación.

Sobre este punto, el presidente del Central dijo que aunque las expectativas de inflación de los analistas y empresarios “son rígidas” y “no están” donde las autoridades quieren, “sí han mejorado” y “de a poco van reaccionando”.

Al ser consultado respecto a si la caída inflacionaria responde al menor crecimiento económico y al bajo nivel del dólar, Labat admitió que la trayectoria de la divisa estadounidense “ha sido uno de los elementos” que explica la reducción de la inflación.

No obstante, señaló que con los niveles actuales de inflación, “mucha de la indexación” actual “va a cambiar porque se va a empezar a ver que las pautas fijadas han estado dentro de lo que se prometió y eso va a empezar poco a poco a permear”.

En este sentido, destacó como “una de las virtudes” de una baja inflación, que en el largo plazo las variaciones en el tipo de cambio “tienden a influir cada vez menos” en la inflación.

En relación al nivel en el que se encuentra el dólar -una de las principales críticas que ha recibido el gobierno por parte de los exportadores y el sector agropecuario- Labat reconoció que hay un desalineamiento cambiario en el entorno del 12% al 15% respecto de sus fundamentos, pero señaló que el tipo de cambio “debería” ir hacia esos niveles.

Sobre este punto, el presidente del BCU volvió a defender el régimen de tipo de cambio flotante en el que el precio de la divisa surge por la oferta y la demanda del mercado, sin intervención de las autoridades. “Lamentablemente somos un país chico entonces si queremos un país abierto al mundo, lo mejor para eso es el régimen flotante con la mayor transparencia posible” y que la intervención del BCU en el mercado de cambios sea “solo cuando haya sustentos” y actualmente “no están dadas las condiciones” para eso, indicó Labat.

“Seguimos monitoreando siempre la situación cambiaria, mirando dónde están las razones y los flujos de la economía. Si en algún momento entendemos que hay que corregir lo haremos, pero hoy no hay razones para hacer una corrección abrupta” del dólar, remarcó el presidente del BCU.

Posteriormente, en rueda de prensa, Labat dijo que la preocupación del organismo “es proteger el bolsillo de los uruguayos” mediante la reducción de la inflación. “Queremos que los $ 100 que cobra una señora por su sueldo o jubilación, dentro de un año no valgan $ 92, queremos que mantengan su valor”, ejemplificó y manifestó que la competitividad del país “va mucho más allá del tipo de cambio”.

además

“Debemos ser respetuosos del Estado de derecho”

Labat fue consultado respecto a su postura acerca del proyecto de reestructura de deudas y el plebiscito que busca alcanzar Cabildo Abierto.

Según dijo, aunque “el mercado de créditos en Uruguay funciona bien”, es cierto que “tiene indicadores que son pasibles de mirar y de pensar en que se corrijan”, principalmente en el “nivel de tasas todavía muy altas en créditos al consumo”.

No obstante, remarcó que esa corrección no se puede hacer “con cualquier instrumento” y que hay que ser “respetuosos del Estado de derecho, de las reglas de juego y tener cuidado de no meternos en los contratos de los privados”.

Hay “espacio” para que la tasa de interés “se siga aflojando”

El presidente del Central manifestó que “hay espacio” para que la tasa de interés de referencia “se siga aflojando” y continúe “cayendo”, aunque señaló que eso va a depender de que la inflación continúe con su tendencia a la baja, así como también esperan una reducción de las expectativas.

“Entendemos que a medida que los objetivos se van cumpliendo, el BCU tiene espacio” para que la tasa de interés “siga cayendo”, remarcó Labat.

En la última reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU, las autoridades resolvieron un recorte más agresivo de la tasa de interés, al reducirla en 75 puntos básicos, dada la confirmación de que la inflación en Uruguay viene a la baja. De esta forma, actualmente la Tasa de Política Monetaria (TPM) está en 10%, con lo que el Central continúa en el proceso de cambio de fase de la política monetaria de contractiva a neutra.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad