Publicidad

Venezuela chavista, la grieta que divide a América del Sur

Oposición al régimen de Nicolás Maduro agradeció la posición de Gabriel Boric y Lacalle Pou.

Compartir esta noticia
Luis Lacalle Pou y Nicolás Maduro presentes en la cumbre de Lula, en Brasil
Luis Lacalle Pou y Nicolás Maduro presentes en la cumbre de Lula, en Brasil.
Foto: AFP

Agencias AFP y EFE, La Nación y O'Globo (GDA)
Desde que el chavismo se hizo del poder en Venezuela hace ya más de dos décadas, la región ha estado dividida en dos bandos: los que dicen que en ese país hay democracia, y los que sostienen que impera el autoritarismo. Bandos que han ido cambiando sus integrantes en función de las alternancias en los gobiernos sudamericanos, salvo en Venezuela que no ha conocido en el siglo XXI otro régimen que el chavista.

La cumbre en Brasilia de este martes, convocada por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, reflejó esa división que provoca la Venezuela chavista, ahora con Nicolás Maduro.

El resultado de esa cumbre regional, la primera en su tipo en nueve años, fue una declaración de nueve puntos bautizada “Consenso de Brasilia”, que incluye un acuerdo para una hoja de ruta para la integración suramericana.

Esa hoja de ruta será elaborada en 120 días por un grupo formado por los cancilleres y deberá trazar las líneas maestras de un plan para fomentar el comercio y las inversiones, con la meta de alcanzar una “efectiva área de libre comercio suramericana”.

Pero el punto del “Consenso de Brasilia” que más polémica desató fue el segundo, que refiere a un compromiso “con la democracia y los derechos humanos”.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou fue el que planteó que ese punto no reflejaba la situación venezolana. “Obviamente, no tenemos la misma definición, que creo que es de la Real Academia Española, de lo que son el respeto a las instituciones, a los derechos humanos y a la democracia”, afirmó.

Lacalle Pou también marcó distancia de Lula, quien en una reunión con Maduro al margen de la cumbre, calificó de “narrativas” las críticas sobre la falta de democracia o violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

El presidente uruguayo admitió que se sintió “sorprendido” por lo que dijo Lula. “Lo peor que podemos hacer es tapar el sol con un dedo”, afirmó Lacalle Pou, que califica a Maduro de “dictador”.

Fue respaldado por el mandatario chileno, el socialista Gabriel Boric, quien sostuvo que lo que ocurre en Venezuela no es una “construcción narrativa”, como dijo Lula, sino “una realidad seria”. Sin duda la frase que dejó la cumbre en Brasilia.

Los presidentes de Uruguay y Chile, Luis Lacalle Pou y Gabriel Boric
Los presidentes de Uruguay y Chile, Luis Lacalle Pou y Gabriel Boric.
Foto: EFE

Dejamos que las ideologías nos dividieran e interrumpieran esfuerzos de integración, abandonamos canales de diálogo y mecanismos de cooperación, y con eso todos perdimos.

Lula responde

Lula, que retomó los lazos diplomáticos con el gobierno venezolano rotos por su predecesor, Jair Bolsonaro, recibió el lunes con honores a Maduro en Brasilia, para una bilateral previo a la cumbre del martes.

Tras la cumbre, Lula reiteró que “existe una narrativa en el mundo de que en Venezuela no hay democracia y de que Maduro cometió errores”, y contrapuso que el país caribeño vive una “tranquilidad” inusitada.

“La misma exigencia que el mundo democrático hace para Venezuela no la hace para Arabia Saudita”, señaló en rueda de prensa.

Lula rechazó además las críticas de Boric y Lacalle Pou por su posición sobre los derechos humanos en Venezuela y dijo que “nadie está obligado a estar de acuerdo con nadie”.

“Quiero que Venezuela sea respetada y lo mismo quiero para Brasil”, remarcó.

Lula minimizó las críticas de Boric y Lacalle Pou y sostuvo que la cumbre presidencial “no es un grupo de amigos” y que siempre hay discursos encendidos con críticas.

El presidente brasileño también recordó que envió al excanciller y ahora su asesor especial Celso Amorim, a Caracas a dialogar con el gobierno y la oposición. “Amorim volvió diciendo que le contaron que hacía mucho tiempo que la situación política no estaba tan tranquila”, dijo Lula sobre las elecciones presidenciales previstas para 2024 en Venezuela.

Lula recibe en Brasilia a Nicolás Maduro
Lula recibe en Brasilia a Nicolás Maduro.
Foto: AFP

La situación en Venezuela no es una construcción narrativa, es una realidad seria.

Antichavistas agradecen

Tanto Boric como Lacalle Pou recibieron ayer el agradecimiento de la oposición al régimen de Maduro por la posición que llevaron a la cumbre de Brasilia.

El líder opositor venezolano Leopoldo López celebró que Lacalle Pou haya cuestionado a Lula por decir que sobre la situación en Venezuela se “construyó una narrativa”.

“A diferencia de Lula, que quiere convencer al mundo de que el problema de Venezuela es de ‘narrativa’, Luis Lacalle Pou alza su voz clara y firme a no invisibilizar a millones de víctimas de la dictadura de hambre y corrupción de Maduro”, escribió López en Twitter, adjuntando el video de la declaración del mandatario uruguayo durante la cumbre.

Por su parte, el opositor venezolano Freddy Guevara agradeció a Boric su postura sobre los derechos humanos en Venezuela.

“El presidente Gabriel Boric ha dicho claramente que en Venezuela se violan los derechos humanos y se ha desmarcado de esa posición. Quiero agradecer la posición del presidente Boric”, señaló el exdiputado, citado en una nota de prensa.

Guevara sostuvo que la crisis venezolana no es un tema ideológico de derecha o izquierda, sino de “sentido común y dignidad”. “Por eso, desde Michelle Bachelet, Sebastián Piñera y Boric, nos hemos sentido representados y agradecidos. Esperamos que Chile sea ese contraste que lamentablemente Brasil no está siendo”, añadió.

Boric ha sido muy crítico con Maduro, pero siempre ha cuestionado las sanciones económicas contra Venezuela y este martes instó a Estados Unidos y la Unión Europea a retirarlas para que “el pueblo venezolano pueda salir adelante”.

Pese a las críticas, Boric está tratando de normalizar las relaciones con Venezuela y la semana pasada nombró como nuevo embajador en Caracas a Jaime Gazmuri, un cargo que llevaba vacío desde 2018.

Así como critica el régimen de “izquierda” de Maduro, ayer miércoles de regreso en Santiago de Chile Boric no tuvo problemas en afirmar que Augusto Pinochet fue “un dictador, esencialmente antidemócrata” y que “su gobierno mató, torturó, exilió e hizo desaparecer a quienes pensaban distinto”.

Argentina a la defensiva

Por su lado, el Gobierno de Argentina tuvo que salir a defenderse de las críticas de la oposición por el encuentro entre el presidente Alberto Fernández y Maduro, en el marco de la cumbre en Brasilia.

“Se quedaron con el mundo de Guaidó y Trump. Ese mundo se acabó”, dijo el canciller argentino, Santiago Cafiero, en un diálogo con Radio 10.

Cafiero dijo que “fracasó” el abordaje de la situación venezolana que fomentaba la “exclusión y sanciones unilaterales”, y agregó que “ahora hay otro abordaje”, que es el de “la negociación”.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, precandidato presidencial por la coalición Juntos por el Cambio, afirmó sentir vergüenza por la reunión de Fernández y Maduro, al tiempo que subrayó su compromiso por la democracia y su “solidaridad” con “todas las víctimas” de las dictaduras en América Latina.

Patricia Bullrich, exministra de Seguridad del expresidente Mauricio Macri y también precandidata presidencial por Juntos por el Cambio, afirmó: “Siempre del lado equivocado de la historia. Conmigo esto se acaba”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad