CORONAVIRUS 

Repercusiones del anuncio de Rusia: OMS pide cautela por la vacuna y científicos dudan ante falta de datos

Rusia anunció que ya tiene lista la primera vacuna contra el coronavirus COVID-19. La OMS, científicos y farmacéuticas miran con cautela esta noticia, mientras algunos países ya anunciaron su uso. 

Vacuna creada por Rusia para combatir el COVID-19. Foto: AFP
Vacuna creada por Rusia para combatir el COVID-19. Foto: AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reaccionó con prudencia al anuncio realizado por Rusia este martes sobre el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 y recordó que la "precalificación" y la homologación de una vacuna pasan por "procedimientos rigurosos".

"Estamos en contacto estrecho con los rusos y las discusiones continúan. La precalificación de toda vacuna pasa por procedimientos rigurosos", puntualizó Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, durante una videoconferencia de prensa.

"La precalificación comprende el examen y la evacuación de todos los elementos de seguridad y de eficacia requeridos recopilados durante los ensayos clínicos", recordó.

El presidente ruso Vladimir Putin anunció el martes que Rusia había desarrollado la "primera" vacuna contra el coronavirus y aseguró que ofrece una "inmunidad duradera" y que una de sus hijas se inoculó con ella.

Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters
Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters

Hasta ahora, Rusia no ha publicado un estudio detallado de los resultados de sus ensayos que permitan establecer la eficacia de los productos que dice haber desarrollado.

La semana pasada la OMS se mostró dubitativa cuando Rusia había afirmado que su vacuna estaba casi lista y recordó que todo producto farmacéutico debe "ser sometido a todas las distintas pruebas y testeos antes de ser homologado para su uso".

Por ahora, "resulta vital aplicar medidas de salud pública que funcionen. Debemos continuar invirtiendo en el desarrollo de vacunas y tratamientos que nos ayuden a reducir la transmisión en el futuro", dijo también el portavoz de la OMS, quien aseguró estar "motivado por la rapidez con la cual se desarrollan algunas vacunas candidatas". "Esperamos que algunas de ellas resulten eficaces", continuó Jasarevic.

Según la OMS, hay 26 vacunas candidatas en etapa de ensayos clínicos (probadas en seres humanos) en todo el mundo y otras 139 se encuentran en estado de evaluación pre-clínica.

Entre las 26, seis habían alcanzado a fines de julio la fase tres de su desarrollo. La desarrollada por el centro ruso Gamaleia se encontraba clasificada en la fase 1.

El ministro de Salud ruso Mijaíl Murashko precisó que "van a seguir haciéndose ensayos clínicos sobre varios miles de personas".

Expertos y farmacéuticas preocupados por la vacuna

El anuncio de Rusia de que autorizó una vacuna contra el COVID-19 después de menos de dos meses de ensayos clínicos en humanos ha generado alarma entre los expertos de salud de la comunidad internacional, que afirmaron que sin la totalidad de los datos de esos estudios, la fórmula es poco confiable.

"Esencialmente, Rusia está realizando un experimento poblacional", dijo Ayfer Ali, especialista en el desarrollo de fármacos de Warwick Business School en Reino Unido.

Ali dijo que la autorización por vía rápida podría implicar que no se hayan detectado los efectos adversos que podría tener una vacuna potencial, que aunque posiblemente sean excepcionales, podrían ser graves.

Francois Balloux, experto del Instituto de Genética del University College London, afirmó que era "una decisión tonta y riesgosa".

"La inmunización masiva con una vacuna que no ha sido probada apropiadamente es poco ética", dijo. "Cualquier problema con la campaña de vacunación de Rusia podría resultar en un desastre por sus efectos negativos en la salud de personas y por la posibilidad de que la población pueda no aceptar más adelante otro tipo de la vacuna".

Estos comentarios se vieron reforzados por la opinión de Danny Altmann, un profesor de inmunología del Imperial College London, quien dijo que el daño colateral de desplegar una vacuna que aún no se sabe si es segura o efectiva "exacerbaría nuestros actuales problemas a niveles insuperables".
Incluso cuando Rusia declaró la victoria, más de media docena de fabricantes de medicamentos de todo el mundo están en proceso de realizar ensayos en humanos avanzados a gran escala de sus posibles vacunas para el COVID-19, cada uno con decenas de miles de voluntarios.

Varios de estos pioneros, incluidos Moderna, Pfizer y AstraZeneca, dicen que esperan determinar si sus vacunas funcionan y son seguras para fines de este año.

Expertos de salud internacionales han expresado su preocupación sobre seguridad de la vacuna rusa desarrollada por el Instituto Gamaleya.

De acuerdo a ABC, de España, varias empresas farmacéuticas e institutos de investigación de Rusia pidieron posponer el registro de la vacuna. La semana pasada, agregó, enviaron una carta al Ministerio de Sanidad en el que aseguraban que los creadores de este tratamiento contra el COVID-19 no habían completado las pruebas con un número suficiente de personas.

Según consigna el medio español, Polina Zviózdina, directora de una revista farmacéutica, dijo que “la vacuna debería superar todas las etapas de los ensayos clínicos hacia finales de 2020, pero durante toda la semana pasada se ha discutido que se certificará ahora” y que aprobar esta vacuna de forma apresurada «podría conducir a efectos secundarios peligrosos”.

Dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters
Dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters

Trump podría anunciar avances hoy

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, será informado sobre los avances de la vacuna estadounidense para el COVID-19 más tarde el martes y probablemente dará una actualización pública, dijo la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conaway, después de que Rusia anunciara que aprobó una vacuna.

"El presidente está recibiendo información actualizada sobre la vacuna aquí en la Casa Blanca hoy, y estoy segura de que lo anunciará en un evento abierto a la prensa y también posiblemente en su conferencia de prensa más tarde", dijo Conway en una entrevista con Fox News.

Filipinas y Nicaragua aceptan dosis de la vacuna creada en Rusia

La vacuna que Putin anunció hoy, martes 11 de agosto. Foto: Reuters
La vacuna que Putin anunció hoy, martes 11 de agosto. Foto: Reuters

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, confirmó anoche que ha aceptado la oferta de su homólogo ruso, Vladimir Putin, para suministrar "gratis" la vacuna rusa contra la COVID-19 cuando esté disponible y se ofreció a ser el primero en vacunarse públicamente.

"Cuando la vacuna llegue, me la inyectaré en público. Experimenten conmigo, me parece bien. Si funciona conmigo, funcionará con todos", dijo el mandatario filipino en un discurso televisado rozando la medianoche del martes.

"Le diré al presidente Putin que tengo plena confianza en sus estudios clínicos y que la vacuna que están produciendo es un bien para toda la humanidad", señaló Duterte, quien en el pasado no ha ocultado su admiración por el mandatario ruso, al que consideró su "ídolo".

Duterte aseguró que Rusia ha ofrecido la vacuna "de forma gratuita" y sugirió que los filipinos podrán formar parte de los ensayos clínicos de la vacuna.

El presidente filipino también aseguró hace un par de semanas que el mandatario chino Xi Jinping también le prometió que Filipinas será uno de los primeros países en beneficiarse de algunas de las tres vacunas chinas que más avanzadas están en los ensayos clínicos.

Por su parte, el Gobierno de Nicaragua ofreció la vacuna contra el COVID-19 que recientemente Rusia anuncio tener lista, para distribuirla entre sus vecinos de Mesoamérica, a través del Instituto Latinoamericano de Biotecnología Méchnikov, con sede en Managua.

"En nuestra Nicaragua de paz y bien, estaremos en capacidad de fabricar estas vacunas, así lo ha dicho el director de Méchnikov (Stanislav Uiba) en nuestro país, para además de consumir localmente y proteger a las familias nicaragüenses, también poder exportar, por lo menos a Mesoamérica, a la región centroamericana", dijo la esposa del presidente Daniel Ortega y vicepresidenta del país, Rosario Murillo.

El Gobierno de Nicaragua, uno de los más cercanos a Rusia en el continente americano, ha apostado por la vacuna rusa desde el inicio de su desarrollo.

Por otro lado, el gobierno del estado brasileño de Paraná tiene previsto firmar un acuerdo con Rusia para producir la vacuna contra el COVID-19, dijo el martes el director del Instituto de Tecnología de Paraná (Tecpar), en declaraciones al canal de noticias por cable GloboNews.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados