CUBA

Reaparece Raúl Castro y el régimen endurece la represión en la isla

El régimen comunista en la isla mantenía ayer martes cortado el acceso a Internet y sacó a la calle a sus militantes armados con palos de beisbol a patrullar con la policía.

Grupos de partidarios del régimen salen con palos a patrullar las calles de La Habana junto a la policía uniformada. Foto: AFP
Grupos de partidarios del régimen salen con palos a patrullar las calles de La Habana junto a la policía uniformada. Foto: AFP

Cuando en abril pasado Raúl Castro dejó el liderazgo formal del Partido Comunista de Cuba, se dijo que el hombre iba a seguir moviendo los hilos del poder desde la sombra. Y ayer martes lo confirmó.

Las protestas del fin de semana, que dejaron al descubierto el malestar del pueblo cubano con el régimen, obligaron al hermano menor de Fidel Castro a salir de su retiro para respaldar a su delfín político, Miguel Díaz-Canel, que enfrenta su primera crisis desde que acapara los dos principales cargos en la isla, el de presidente de Cuba desde 2018 y el de secretario general del Partido Comunista desde abril pasado.

En La Habana ayer martes reinaba una aparente calma, aunque con gran presencia militar y agentes vestidos de civil. El internet móvil, motor de las manifestaciones del domingo, seguía suspendido en la isla.

Raúl Castro, a sus 90 años, asistió el domingo a un encuentro del Buró Político del Comité Central del PCC, en el que ya no ocupa cargos formales.

En esa reunión se “analizaron las provocaciones orquestadas por elementos contrarrevolucionarios, organizados y financiados desde Estados Unidos con propósitos desestabilizadores”, dijo el diario Granma, órgano oficial del PCC.

A Raúl Castro no se le ha visto en público desde hace semanas y la nota del PCC sobre la reunión del domingo no incluía fotografías ni imágenes de video.

Los 14 miembros del Buró Político, corazón del poder en la isla, “abordaron además la ejemplar respuesta del pueblo al llamado del compañero Díaz-Canel a defender la Revolución en las calles, lo que permitió derrotar las acciones subversivas”, agregó.

Esto, de una manera implícita, transmite el respaldo de Raúl Castro a la polémica respuesta inmediata de su pupilo a las protestas, que ha sido muy criticada por los cubanos en las redes sociales, ya que consideran que Díaz-Canel echó gasolina al fuego en vez de llamar a la calma.

Luego de las manifestaciones del domingo al grito de “tenemos hambre”, “libertad” y “abajo la dictadura”, Díaz-Canel dio a sus simpatizantes la “orden de combate”.

“Estamos convocando a todos los revolucionarios del país, a los comunistas, a que salgan a las calles donde quiera que se vayan a producir estas provocaciones, desde ahora y en todos estos días. Y enfrentarlas con decisión, con firmeza, con valentía”, llamó.

Raúl Castro. Foto: AFP.
Raúl Castro habla ante el Buró Político. Foto: AFP. (Archivo)

“La #RevoluciónCubana no va a poner la otra mejilla a quienes la atacan en espacios virtuales y reales”, tuiteó el lunes Díaz-Canel. “Evitaremos la violencia revolucionaria, pero reprimiremos la violencia contrarrevolucionaria”, advirtió.

El hermano menor de Fidel Castro no ha sido el único miembro de la vieja guardia que ha dado un paso al frente al percibir una amenaza real al sistema establecido hace 62 años en Cuba.

Si Raúl estuvo en La Habana, otro de los históricos y uno de los más ortodoxos, el comandante José Ramón Machado Ventura, de 90 años, apareció en el centro de la isla.

Machado fue a Villa Clara para verse con “las principales autoridades del Partido y el Gobierno”, y allí llamó a “fortalecer la vigilancia revolucionaria en los centros de trabajo y demostrar la firmeza de la Revolución” y a “marchar hacia los barrios y comunidades”.

También hizo hincapié en la producción de alimentos, cuya acuciante escasez ha sido uno de los motivos que empujó a los cubanos a lanzarse a las calles para pedir “libertad” y gritar “abajo el comunismo” hace dos días.

Manifestación por Cuba en Plaza Independencia. Foto: Francisco Flores
Manifestación por Cuba en Plaza Independencia. Foto: Francisco Flores

El hasta hace poco número dos del PCC, ahora oficialmente retirado, se refirió a las largas colas de horas que los cubanos se ven obligados a hacer bajo el sol para comprar productos básicos debido al desabastecimiento y recomendó que se organicen “para hacerle más llevadera la situación al pueblo”.

Al oriente de Cuba, cuna de la Revolución cubana, se trasladó el comandante Ramiro Valdés, según un reporte de Radio Mambí.

La localidad santiaguera de Palma Soriano fue precisamente uno de los primeros puntos en los que estallaron las protestas el domingo, y hasta allá se fue Valdés, de 88 años, quien según los medios estatales “tan pronto irrumpió en su glorioso uniforme verde olivo fue aclamado por el pueblo”.

El “Héroe de la República de Cuba, el moncadista, expedicionario del Granma e invasor de la columna del Che Guevara, se dirigió a todos, se interesó por sus inquietudes y tras reiterar que ni en estos duros tiempos la Revolución abandona a sus hijos, les pidió marchar a sus casas, y así sucedió sin dilación”, asegura la crónica oficialista, aunque no hay disponibles videos que ilustren el relato.

Miles de cubanos tomaron las calles el domingo para protestar contra el Gobierno al grito de “¡libertad!” en una jornada inédita que se saldó con decenas de detenidos y enfrentamientos después de que Díaz-Canel conminara a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes. Ayer se informó de al menos un muerto.

Respuesta de EE.UU.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado “maleconazo” de agosto de 1994, se produjeron con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad.

El Gobierno de Estados Unidos urgió ayer al régimen de La Habana a “respetar la voz del pueblo cubano” reabriendo internet y otros medios de comunicación, a la vez que pidió la liberación de los detenidos durante las manifestaciones.

Así se expresó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien criticó los apagones de comunicaciones e internet que se han producido en Cuba después de las protestas del domingo.

Una mujer levanta una bandera de Cuba en una de las jornadas de protestas. Foto: AFP
Una mujer levanta una bandera de Cuba en una de las jornadas de protestas. Foto: AFP

Price rechazó las acusaciones reiteradas por Díaz-Canel de que Estados Unidos está detrás de las manifestaciones y el embargo que ese país mantiene sobre Cuba desde hace seis décadas, del grueso de las penurias económicas en la isla.

Las necesidades del pueblo cubano son “intensas”, reconoció el portavoz, pero apuntó que responden a la “corrupción, la mala gestión y quizá, indiferencia, de su propio Gobierno” y no “a nada que haya hecho Estados Unidos”. (Con información de AFP y EFE).

“Festejaban la Eurocopa o la Copa América”

El primer vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, negó la existencia de las protestas en Cuba y aseguró que lo que se informa a través de redes sociales es parte de “un hecho mediático” que no tiene “nada que ver con la realidad”. En una rueda de prensa, Cabello dijo que lo que apareció el domingo sobre Cuba en redes sociales era gente que “estaba celebrando la Eurocopa y sacaban esas fotos como que estaba ocurriendo en Cuba, o en Argentina, que estaban celebrando la Copa América”.

“Una intervención militar en Cuba es lo que quieren los fidelistas”
Manifestación en Cuba. Foto: AFP

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, el demócrata Bob Menéndez, descartó ayer martes una intervención militar de Estados Unidos en Cuba. “No vamos a tener una intervención militar en Cuba”, aseguró a periodistas el veterano senador de origen cubano, actualmente el latino de más alto rango en el Congreso estadounidense. Menéndez, acérrimo crítico del régimen en Cuba, rechazó de plano una invasión a la isla. “No lo ha hecho ninguna administración republicana, ni los más anticomunistas”, dijo. “Así que vamos a dejar eso de lado porque eso es lo que quieren los fidelistas. Los que mantienen el poder en Cuba quieren promover eso”.

“No va a haber una intervención militar en Cuba”, insistió. “Lo que sí va a haber es un respaldo al pueblo cubano”.

La política de Estados Unidos es apoyar a los cubanos “para que se respeten sus libertades, para que puedan decidir libremente quién los gobierne, para que puedan rezar en el altar que quieran, para que puedan desarrollar su oportunidad económica personal sin la decisión del Estado”, dijo.

Menéndez aplaudió la “solidaridad” del presidente estadounidense Joe Biden, quien el lunes expresó el apoyo de Estados Unidos a los manifestantes y urgió al gobierno de Miguel Díaz-Canel a no recurrir a la violencia para reprimirlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados