DÍA DE LA INDEPENDENCIA

Marchas en Argentina en contra de la cuarentena por el COVID-19 y el gobierno K

Con grandes banderas argentinas y haciendo oír las bocinas de sus autos, los manifestantes, muchos sin barbijo, expresaron una amplia gama de reclamos.

Los argentinos salieron a la calle a reclamar por el fin de las medidas de confinamiento por el coronavirus. Foto: Reuters
Los argentinos salieron a la calle a reclamar por el fin de las medidas de confinamiento por el coronavirus. Foto: Reuters

Argentina celebró ayer el Día de la Independencia en medio de manifestaciones contra el gobierno, la propagación del coronavirus y llamados a la unidad por parte del presidente Alberto Fernández.

Con epicentro en el Obelisco de Buenos Aires, la protesta convocada por redes sociales en defensa “de las libertades individuales” se repitió en distintas ciudades del país.

“No se puede parar la justicia. Eso es lo peor, se paraliza uno de los poderes más importantes. Tampoco podemos dejar de trabajar, la salud importa pero la economía también. No va una sin la otra. El Estado no está para dejarnos paralizados, no es así que nos cuida”, dijo a la AFP José Carlos Vélez, de 49 años, que se manifestaba en el centro de Buenos Aires.

Con grandes banderas argentinas y haciendo oír las bocinas de sus autos, los manifestantes, muchos sin barbijo, expresaron una amplia gama de reclamos.

“Para mí, está mal manejado desde el principio. ¿Cómo vamos a estar 110 días encerrados? Tenemos 1.500 muertos, no es tanto. ¿Cuántos muertos tenemos por otras enfermedades? No somos ricos, tenemos que trabajar”, se lamentó Rubén Aguirre, un taxista de 51 años.

El presidente Fernández repite que con el aislamiento social obligatorio, vigente desde el 20 de marzo, se han “salvado vidas” en Argentina, ya que dio tiempo para mejorar la infraestructura y se logró hasta el momento evitar un colapso del sistema de salud. Insiste además en que lo que afecta a la economía es la pandemia, más allá de la cuarentena, por lo que se prevé que Argentina caerá casi 10% en 2020.

En las protestas, se escuchaban virulentas expresiones contra la vicepresidenta Cristina Kirchner y hasta leyendas contra la legalización del aborto.

“No al atropello”, “Nueva normalidad = miseria”, se leía en carteles. En la zona del Obelisco un móvil del canal de noticias C5N que cubría la marcha, fue atacado por manifestantes.

La semana pasada murió por coronavirus Ángel Spotorno, un jubilado de 75 años que organizaba y participó de marchas “anticuarentena” y decía que “los comunistas no tenían que volver”, según contó a la prensa una familiar.

Poco antes de que se desataran las manifestaciones por la tarde, el presidente Fernández llamó a terminar con los “odiadores seriales” y renovó su mensaje de unidad para enfrentar la pandemia del coronavirus.

“Ninguna sociedad concreta su destino en medio de insultos y de divisiones, y teniendo al odio como común denominador. Yo vine acá a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos en busca de ese destino común”, declaró.

Durante la movilización se lanzaron duras críticas contra al vicepresidenta Cristina Kirchner. Foto: Reuters
Durante la movilización se lanzaron duras críticas contra al vicepresidenta Cristina Kirchner. Foto: Reuters

El acto que tradicionalmente se celebra en la ciudad norteña de Tucumán, donde se declaró la independencia el 9 de julio de 1816, se realizó de modo virtual desde la residencia de Olivos, en Buenos Aires, con la presencia en una pantalla de los 24 gobernadores tanto del oficialismo como de la oposición.

“No vengo a instalar un discurso único. Sé que hay diversidad de todo tipo, de género e ideológica, y la celebro. Lo que necesito es que esa diversidad sea llevada con responsabilidad. La primera responsabilidad está en no mentir, en decir la verdad y respetarnos”, lanzó Fernández.

Un sector duro de la oposición liderada por el expresidente Mauricio Macri (2015-2019) viene aumentando las críticas a la prolongada cuarentena por el coronavirus e impulsa protestas acusando al gobierno de “atacar a las libertades individuales”.

“¡LIBRES! ¡¡Feliz Día de la Independencia!!”, dice el mensaje del expresidente ayer con motivo del 9 de julio. Esta semana Macri reapareció en público, con críticas a la administración del Frente de Todos.

Fernández, en tanto, ha defendido el aislamiento social obligatorio decretado el 20 de marzo e insistió en que “todos estuvimos de acuerdo en que había que preservar la vida y la salud de la gente antes que nada. No había dilema ni disyuntiva”. “Fuimos capaces de ser solidarios, y tomar la solidaridad como un valor supremo”, afirmó.

Fernández ha reiterado que “la pandemia y no la cuarentena” es la que asesta un duro golpe a la economía de Argentina, cuya presidencia asumió el 10 de diciembre cuando el país llevaba casi dos años de recesión y en grave crisis de deuda.

El Fondo Monetario Internacional prevé este año de pandemia una caída de 9,9% del PIB para Argentina, que registra unos 88.000 casos de COVID-19 y más de 1.700 fallecidos.

El virus ataca por derecha e izquierda
hisopado

La pandemia del coronavirus sigue penetrando en las esferas del poder en Sudamérica, sin respetar ideologías. Así como le llegó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ahora le tocó a Diosdado Cabello, el número dos del régimen del venezolano Nicolás Maduro.

Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, se encargó de informar de su contagio.

“Queridos compañeros y compañeras, cumplo con informar que luego de realizarme las pruebas correspondientes he resultado positivo en COVID-19, desde ya me encuentro aislado cumpliendo el tratamiento indicado, gracias por sus buenos deseos, con la moral en alto. Nosotros Venceremos”, indicó en su cuenta de Twitter.

Poco después de su anuncio, el presidente Nicolás Maduro dijo en la televisión oficial que Cabello necesitaría varios días de tratamiento y recuperación, pero que “ya se encuentra descansando, está bien”.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, también informó ayer jueves que dio positivo a una prueba de coronavirus y que se encuentra bien y en aislamiento. “He dado positivo a COVID-19, estoy bien, trabajaré desde mi aislamiento. Juntos, vamos a salir adelante”, escribió Áñez en su cuenta de Twitter.

“Voy a estar en cuarentena unos 14 días hasta que me haga otra prueba”, declaró la mandataria derechista de 53 años en un video publicado en la misma cuenta.

Este es el segundo caso de un presidente sudamericano con coronavirus, después de que Bolsonaro anunciara el martes que dio positivo por COVID-19.

Tres miembros del gabinete de Áñez, entre ellos los ministros de la Presidencia, Yerko Núñez, y de Salud, Eidy Roca, habían anunciado en días recientes que estaban también contagiados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados