REINO UNIDO

El escándalo del príncipe Andrés estremece a la monarquía británica

La reina Isabel enfrenta un tiempo difícil tras la acusación a su hijo por abuso sexual a una adolescente.

La reina Isabel II, Trump y su esposa Melania en Londres. Foto: AFP
La reina Isabel II, Trump y su esposa Melania en Londres. Foto: AFP

La reina Isabel II recibió la semana pasada en el Palacio de Buckingham al presidente Donald Trump y otros líderes mundiales para celebrar el 70° aniversario de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en lo que constituyó otra prueba de su extraordinaria longevidad: ella accedió al trono solo tres años después de la fundación de la alianza.

Asimismo, esos días también mostraron a la Casa de Windsor en un melancólico punto de inflexión, con la Reina de 93 años como una figura histórica y su hijo y heredero el príncipe Carlos, de 71 años, actuando con más agresividad para afianzar su control, como quedó en evidencia cuando intentó contener el reciente escándalo que envolvió a su hermano menor, el príncipe Andrés.

Las tremendas repercusiones de la entrevista televisada de Andrés sobre su amistad con Jeffrey Epstein -el financista caído en desgracia y procesado por hechos de abuso sexual con menores, que se suicidó en una cárcel de Nueva York-, ha puesto en el centro de la atención pública la manera cómo la Reina conduce a la familia real. También ha dramatizado cómo el príncipe Carlos realmente asume su papel de heredero de la Corona.

Después de la desastrosa entrevista en la BBC, en la que Andrés no mostró ni la mínima empatía con las adolescentes víctimas de Epstein y ofreció una defensa dudosa de su propia conducta, Carlos llamó por teléfono a su madre desde Nueva Zelanda para que le quitara a su hermano todos sus compromisos públicos. El Príncipe de Gales estaba preocupado porque el escándalo se había disparado con tanta rapidez que amenazaba eclipsar las elecciones generales que se realizarán el próximo jueves en el Reino Unido, informó The Times.

Desde hace tiempo, Carlos quiere racionalizar la familia real, con menos miembros desempeñando funciones oficiales y recibiendo fondos públicos o generando hechos perjudiciales. Pero, la debacle de Andrés es el hecho más visible de que el cambio ha comenzado. Algunos diarios británicos casi le imploraron al heredero que asumiera el control.

Principe Andrés de Inglaterra, en junio de 2019. Foto: Reuters
Principe Andrés de Inglaterra, en junio de 2019. Foto: Reuters

Necesidad de firmeza, dice diario.

En un editorial bajo el título Príncipe en las sombras, The Times argumentó que la monarquía necesita una mano más firme en el centro. “Esto solo puede provenir del príncipe Carlos”, sostuvo. “Si bien él mismo ha enfrentado el escándalo, ya ha asumido un papel más importante y puede hacer más, actuando en los hechos como el heredero de la Corona”.

La última crisis estalló en momentos en que los líderes políticos del Reino Unido, paralizados por la difícil salida de su país de la Unión Europea (UE), no están en condiciones de ayudar. Lejos de contribuir a estabilizar la Corona, como lo hizo el primer ministro Tony Blair cuando la Reina hizo una evaluación errónea del sentimiento popular tras la muerte de la princesa Diana en 1997, los políticos actuales la envuelven con sus propias maquinaciones.

Voces críticas acusaron el primer ministro Boris Johnson de engañar a la Reina cuando le pidió a ella que suspendiera el Parlamento por algunas semanas, en lugar de por pocos días como es lo habitual, en un esfuerzo por cortar la discusión y acción de los legisladores sobre la salida de la UE. La decisión fue declarada ilegal por la Suprema Corte de Justicia.

“La política, como la vemos ahora, es sucia, deshonesta y caótica”, dijo Penny Junor, una biógrafa real. “La monarquía es una piedra de estabilidad que ha servido bien al país en tiempos de crisis. Pero, estamos llegando al final de un año complicado, lo que agrega a los problemas de la familia”.

Perdió a su consejero de peso político

La reina Isabel es amada por los ciudadanos del Reino Unido. Tuvo una pérdida importante en su entorno, en 2017, cuando su secretario privado de muchos años, Christopher Geidt, abandonó después de un enfrentamiento con Carlos y Andrés. Geidt tenía peso político y lo demostró en momentos clave para el país.

Edward Young -el actual secretario de la Reina- es una presencia con menos firmeza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)