CAMPAÑA PRESIDENCIAL

Para Donald Trump, la opción es entre el “caos” (Joe Biden) y el “orden” (él)

Las elecciones del 3 de noviembre serán las más importantes en la historia de Estados Unidos, dijo el presidente que busca la reelección.

VEA EL VIDEO 

La semana pasada los demócratas plantearon las elecciones del próximo 3 de noviembre en términos de “la oscuridad” contra “la luz”. Esta semana fue el turno de Donald Trump, que cerró el jueves de noche la convención republicana afirmando que la opción será entre “el caos” (Joe Biden) o “el orden” (él).

En su discurso de aceptación de la candidatura, Trump reiteró varias veces que estas serán las elecciones “más importantes” en la historia de Estados Unidos. “Nadie estará a salvo en los Estados Unidos de Biden”, aseveró Trump en uno de los pasajes más aplaudidos de su discurso.

“Estas elecciones decidirán si salvamos el sueño americano o si permitimos que una agenda socialista demuela nuestro querido destino (...). Si le dan la oportunidad, Joe Biden será el destructor de la grandeza estadounidense”, añadió.

Biden respondió ayer viernes en Twitter: “Cuando Donald Trump dice que no estarás a salvo en el Estados Unidos de Joe Biden, mira a tu alrededor y pregúntate: ¿Qué tan seguro te sientes en el Estados Unidos de Donald Trump?”.

Nominación de Donald Trump durante la convención republicana. Foto: AFP
Nominación de Donald Trump durante la convención republicana. Foto: AFP

A partir de ahora la campaña electoral entra en la recta final, con Trump y Biden ya oficializados como candidatos, y las encuestas dándole una muy escasa al demócrata que hace arriesgado pronosticar un resultado.

Los discursos de Trump y Biden mostraron a dos candidatos abismalmente diferentes en cuanto a su concepción y programa. Con reproches cruzados, los dos abordaron su visión del camino que debe seguir el país y las tres crisis fundamentales que lo aquejan: el coronavirus, el problema racial y la recesión económica.

Joe Biden y Kamala Harris. Foto: AFP
Joe Biden y Kamala Harris. Foto: AFP

De momento, las encuestas, según el promedio de sondeos que elabora RealClearPolitics, dan a Biden una ventaja de 7,1 puntos a nivel nacional, con una intención de voto del 49,6%, frente a 42,5% de Trump.

Pero esa ventaja es medio punto inferior a la que tenía Biden hace tan solo una semana, al concluir la convención demócrata. Y si se trata de la media docena de estados que se considera que serán decisivos para inclinar la balanza entre uno y otro candidato (Arizona, Carolina del Norte, Florida, Michigan, Pensilvania y Wisconsin), la diferencia se estrecha a 3 puntos, con una media de 48,1% para Biden y un 45,1% para Trump.

En esos estados, que Trump ganó en 2016 y necesita ahora para replicar su victoria electoral, Biden tiene una ventaja máxima de 5,8 puntos, en el caso de Pensilvania, pero que se va reduciendo hasta llegar a un empate en Carolina del Norte.

“En este punto, la elección es para Biden, pero digo esto enfáticamente, esta elección está demasiado ajustada como para dar un ganador”, dijo el consultor político republicano Frank Luntz a la cadena CNBC.

En su discurso de aceptación de la candidatura, Trump atacó duramente a su rival demócrata, al que identificó con la “izquierda radical” que quiere “destruir al país”.

“Trump está reciclando su estrategia de 2016 de convencer a los votantes de que su rival es aún más inaceptable que él. Sabe que es impopular y ha decidido perfilar a Biden como el caballo de Troya de una izquierda que destruirá Estados Unidos”, resumió para EFE el profesor de políticas en la Universidad de Minesota, Larry Jacobs.

Trump también se refirió el jueves a las protestas contra el racismo y la violencia policial en Estados Unidos desde el homicidio de George Floyd en mayo, pero lo hizo para condenar la “débil” respuesta de los demócratas a lo que describió como una “turba”.

“Su voto decidirá si protegemos a los estadounidenses que cumplen la ley o si damos rienda suelta a anarquistas violentos, agitadores y criminales que amenazan a nuestros ciudadanos”, subrayó.

En el apartado de política exterior, Trump destacó el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, su combate al Estado Islámico (ISIS) y su guerra comercial con China

“China se apoderaría de nuestro país, si Joe Biden es elegido. Yo les haré rendir cuentas por la tragedia que han causado en todo el mundo”, prometió en referencia al origen chino de la pandemia. Agregó que China quiere que gane Biden.

Pese a las limitaciones que impone la pandemia, Trump reanudó ayer viernes su campaña en New Hampshire, un estado que en las elecciones de 2016 ganó la demócrata, Hillary Clinton, por un estrecho margen de votos.

Fuegos artificiales en la Casa Blanca para celebrar la nominación de Trump. Foto: AFP
Cientos de personas siguieron el discurso de Trump en los alrededores de la Casa Blanca. Foto: AFP

Por su lado, la compañera de fórmula de Biden, la senadora Kamala Harris, pronunció un discurso virtual en la marcha que conmemoró el 57 aniversario del histórico discurso de Martin Luther King, en Washington.

“El camino que nos queda por recorrer no va a ser fácil (...) Tenemos la oportunidad de hacer historia, aquí y ahora”, dijo Harris, la primera mujer negra en aspirar a la Vicepresidencia de Estados Unidos.

La construcción del muro

En el plano migratorio, Donald Trump defendió que “las fronteras de Estados Unidos hoy son más seguras que nunca”, y añadió sobre su promesa estrella en la campaña electoral de 2016: “El muro (en la frontera con México) pronto estará completo, y está funcionando de una forma que supera todas nuestras expectativas”.

“Produciremos la vacuna tal vez antes de fin de año”
Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters

En su discurso de aceptación de la candidatura el jueves, Donald Trump le dedicó un buen rato a hablar de la pandemia del coronavirus y volvió a mostrarse seguro de que se dispondrá de una vacuna antes de fin de año. “Produciremos una vacuna antes de fin de año, ¡y tal vez incluso antes!”, insistió.

“Derrotaremos al virus, acabaremos con la pandemia y saldremos más fuertes que nunca”, aseguró el 45º presidente de Estados Unidos, cuya gestión de la crisis sanitaria sumada a una histórica crisis económica ha sido fuertemente criticada, incluso entre sus filas.

Ayer viernes, en un mensaje por Twitter, el candidato demócrata Joe Biden criticó a Trump por la escenificación de su discurso final en la Convención Republicana ante un grupo de más de 1.500 personas, muchas de ellas sin mascarillas en los jardines de la Casa Blanca.

“Los estadounidenses cancelan bodas y celebran funerales sin familiares. Se están sacrificando para que no tengan que morir más gente”, dijo Bidden, que pidió a Trump “predicar con el ejemplo”.

En Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia, suman 5,8 millones de personas contagiadas con el coronavirus, y 181.186 fallecidos por COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, institución referente en evolución de los casos.

Ivanka, la heredera política
Ivanka en una reunión con su padre, el presidente de EEUU, Donald Trump. Foto: EFE

“Cuatro años después, aquí estoy”: más segura, mezclando anécdotas íntimas y apasionados elogios para defender los logros de Donald Trump, su hija Ivanka apareció el jueves como su posible heredera, la única de los cinco hijos del presidente invitada a cerrar la convención republicana.

Sonriendo y saludando a una audiencia expectante reunida en los jardines de la Casa Blanca, Ivanka ingresó al escenario con la canción “I’m still standing” de Elton John.

“Esta noche me presento ante ustedes como la orgullosa hija del presidente de la gente”, afirmó Ivanka Trump, de 38 años, desde un obvio lugar de honor.

En la inauguración de la convención republicana el lunes, el encendido discurso de su hermano Donald Jr., el primogénito de 42 años, lo mostró como un digno delfín. Y los otros hijos adultos del presidente, Eric (36) y Tiffany (26), también ensalzaron a su padre en los últimos cuatro días.

Pero fue Ivanka la única que tuvo el privilegio de pronunciar, en vivo, el discurso de presentación de su padre en la noche en que fue investido oficialmente para postularse a un segundo mandato el 3 de noviembre.

“Papá, la gente te ataca porque eres atípico. Pero yo te amo porque eres sincero y te respeto porque eres eficiente”, lanzó Ivanza, madre de tres hijos y hoy la asesora más cercana del presidente, que algunos quieren ver algún día en la Casa Blanca.

“Ya sea que estés de acuerdo con él o no, siempre sabes cuál es su posición. Reconozco que el estilo de comunicación de mi padre no es del agrado de todos. Y sé que sus tuits pueden parecer sin filtro. Pero los resultados, los resultados hablan por sí solos”, dijo, provocando aplausos.

“Washington no ha cambiado a Donald Trump. Donald Trump ha cambiado a Washington”, enfatizó. “Hoy más que nunca, Estados Unidos necesita cuatro años más de un guerrero de la Casa Blanca”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados