ESTADOS UNIDOS

Trump acepta la candidatura republicana en medio de las protestas raciales

Los dos candidatos que están proclamados por sus convenciones. Ahora comienza una campaña electoral que se prevé dura hasta el 3 de noviembre.

Trump se presenta como el baluarte del sueño americano amenazado por el “caos” y la “izquierda radical”. Foto: Reuters
Trump se presenta como el baluarte del sueño americano amenazado por el “caos” y la “izquierda radical”. Foto: Reuters

Bajo un marco de tensión por las protestas raciales, manifestaciones populares en contra de su continuidad en la Casa Blanca, y las crisis sanitaria y económica como consecuencia de la pandemia del COVID-19, el presidente Donald Trump cerró anoche la convención republicana, aceptando formalmente la candidatura para las elecciones del 3 de noviembre, donde pondrá en juego su reelección ante el demócrata Joe Biden.

Los disturbios raciales volvieron esta semana en Kenosha (Wisconsin), después de que Jacob Blake, un hombre de raza negra, recibiera siete disparos en la espalda de un policía blanco el domingo pasado, tres meses después de la muerte de George Floyd, otro afroamericano asfixiado por un policía en Mineápolis (Minesota).

Blake, que quedó parapléjico, sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital.

La noche del martes al miércoles, al menos dos personas fallecieron y una resultó herida durante los disturbios en Kenosha.

Trump ha sido criticado por su respuesta a las protestas y disturbios raciales. El presidente suele centrarse en el aspecto violento de las protestas y en su compromiso para restablecer “la ley y el orden”, al tiempo que culpa a los demócratas de los disturbios.

Trump se presenta así como el baluarte del sueño americano amenazado por el “caos” y la “izquierda radical” que en su opinión representan los demócratas y la candidatura de Joe Biden.

“Tenemos que ganar. Esta es la elección más importante en la historia de nuestro país”, dijo tras ser nominado por abrumadora mayoría al abrirse el lunes la Convención Republicana en Charlotte, en Carolina del Norte. “Su sueño americano estará muerto” si el demócrata Biden gana, alertó entonces el presidente, que no ha dejado de agitar el fantasma del “socialismo” y las sospechas de un fraude electoral a través del voto por correo.

Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: Reuters
Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: Reuters

Anoche, Trump pronunció su discurso de aceptación de la candidatura republicana desde los jardines de la Casa Blanca. Los fuegos artificiales pusieron fin a la velada, mientras a los alrededores de la residencia oficial se convocaron manifestaciones de protesta.

“No toleraremos saqueos, incendios provocados, violencia y anarquía en las calles estadounidenses”, tuiteó el miércoles el presidente, prometiendo “restaurar la LEY y el ORDEN”. Pero sin mencionar nunca a Blake.

“No se trata de saber (...) si Estados Unidos será republicano o demócrata. La elección es si Estados Unidos va a seguir siendo Estados Unidos”, afirmó por su parte este miércoles el vicepresidente Mike Pence desde el Fuerte McHenry, en Baltimore, un lugar emblemático por haber inspirado el himno nacional de Estados Unidos y desde donde aceptó volver a integrar la fórmula con Trump.

Esta segunda nominación de Trump, de 74 años, llega en medio de una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes en Estados Unidos, cuando el país llora más de 180.000 muertos por COVID-19, el desempleo alcanza el 10,2%, y masivas manifestaciones piden desde hace tres meses el fin del racismo y la brutalidad policial.

Ayer jueves, el candidato demócrata Biden acusó a Trump de alimentar, por pura “estrategia política”, la violencia que estalló en las protestas contra el racismo en Estados Unidos.

“He dicho claramente No hay lugar para la violencia, los saqueos o los incendios. Ninguno. Cero”, escribió Biden.

La violencia está “empeorando y sabemos por qué. Donald Trump se niega incluso a reconocer que existe un problema de disparidad racial en Estados Unidos”, añadió el candidato demócrata.

“En lugar de tratar de calmar las aguas, está echando gasolina a todos los fuegos”, dijo. “La violencia no es un problema ante sus ojos, es una estrategia política. Y cuanto más violencia, mejor para él” para ser reelegido, acusó.

Biden y su compañera de fórmula, la senadora negra Kamala Harris, hablaron el miércoles con la familia de Jacob Blake para brindarle su solidaridad.

COVID-19

Uno de los anuncios que Trump se reservó para su discurso de anoche, fue la compra de 150 millones de pruebas rápidas de COVID-19 como parte de un acuerdo con el grupo farmacéutico Abbott por un total de 750 millones de dólares.

“Este es un avance importante que ayudará a nuestro país a permanecer abierto, hacer que los estadounidenses vuelvan al trabajo y los niños a la escuela”, dijo la directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Alyssa Farah.

Donald Trump sostiene un aparato que en 5 minutos detecta coronavirus. Foto: AFP
Trump acordó la compra a una farmacéutica de 150 millones de test rápidos para detectar el coronavirus. Foto: AFP

La Agencia de Medicamentos de Estados Unidos otorgó a Abbott el miércoles por la noche la autorización de uso de emergencia para su nueva prueba del coronavirus.

En su sitio web, Abbott dice que la prueba se comercializará por cinco dólares y que dará resultados en 15 minutos. En un comunicado, Abbott agregó que entregará decenas de millones de pruebas en septiembre, llevando la producción a 50 millones de pruebas por mes en octubre.

Presidenta de la Cámara de Representantes pide que no haya debates
Nancy Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, opinó ayer jueves que no debería haber debates entre los candidatos presidenciales, de cara a los comicios de noviembre, ya que, en su opinión, no se debería “legitimar” una conversación con el presidente, Donald Trump, que se presenta a la reelección.

“No creo que debiera haber ningún debate -dijo Pelosi-. (...) No legitimaría una conversación con él (Trump) ni un debate en términos de la Presidencia de Estados Unidos”, agregó la demócrata en su rueda de prensa semanal, donde auguró que el mandatario “probablemente actuará de una forma que está por debajo de la dignidad de la Presidencia”.

En ese sentido, Pelosi recordó las “acciones vergonzosas” de Trump durante los debates en 2016 con la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton. Pelosi se refería a los insultos y las innumerables interrupciones que Hillary Clinton sufrió durante los debates frente a Trump en la campaña de los comicios de 2016.

“La NBA se ha vuelto una organización política”, dice Trump
Sin básquetbol en la NBA

El presidente Donald Trump opinó ayer jueves que la NBA se ha convertido en una organización política y señaló que eso “no es bueno”, después de que los jugadores decidieran acabar con un boicot temporal en protesta por la brutalidad policial contra los afroamericanos.

“Se han vuelto como una organización política y eso no es bueno. No creo que sea bueno para el deporte ni para el país”, indicó Trump a los periodistas, en respuesta a una pregunta sobre la protesta de los jugadores. “No sé mucho sobre las protestas de la NBA. Sé que sus índices (de audiencia) han sido muy malos porque opino que mucha gente está un poco cansada de la NBA”, dijo el mandatario durante una visita a la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para informarse sobre el huracán Laura.

Los jugadores de la NBA decidieron ayer jueves poner fin al boicot.

La normalidad ha vuelto a la burbuja de Orlando después del aplazamiento de los seis partidos programados para el miércoles y los de ayer jueves, de acuerdo a varios medios estadounidenses, como The Washington Post o la cadena CNN.

Se espera que la competición se reanude hoy viernes para cumplir con los compromisos adquiridos con las cadenas de televisión, que no pagarán los derechos si la temporada se suspende.

Tras una primera reunión ayer entre los jugadores, la decisión fue la de seguir con los ‘playoffs’.

El boicot se dio en protesta por el incidente del pasado domingo en la localidad de Kenosha (Wisconsin), donde un hombre de raza negra, Jacob Blake, recibió siete disparos en la espalda por parte de un policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados