ESTADOS UNIDOS

Jacob Blake: el porqué de las protestas y disturbios en EE.UU.

La policía disparó a un hombre negro por la espalda; las manifestaciones en Estados Unidos volvieron a resurgir tras este hecho.

Protestas en Estados Unidos. Foto: AFP
Protestas en Estados Unidos. Foto: AFP

La policía disparó por la espalda a un hombre negro en una localidad del norte de Estados Unidos, reavivando las protestas contra el racismo y la violencia policial que han sacudido al país en los últimos meses.

Dos policías fueron suspendidos y una investigación se abrió el lunes luego de que Jacob Blake, de 29 años, resultara gravemente herido horas antes por disparos en la espalda en Kenosha, en el estado de Wisconsin, provocando fuertes disturbios y la imposición de un toque de queda local.

La víctima fue sometida a una cirugía de emergencia y hospitalizada en una unidad de cuidados intensivos en la ciudad de Milwaukee, a unos 40 km al norte de donde ocurrieron los hechos el domingo por la tarde.

El incidente, ocurrido tres meses después de que el afroestadounidense George Floyd muriera asfixiado por un policía blanco en Minneapolis, en el vecino estado de Minnesota, recibió la enérgica condena del candidato presidencial demócrata Joe Biden.

El departamento de Justicia de Wisconsin dijo que su división de investigación criminal está investigando lo sucedido. "Los oficiales involucrados han recibido una baja administrativa", informó en un comunicado.

Un video del incidente grabado desde un teléfono móvil, y que se hizo viral, muestra cómo un hombre negro es seguido por dos policías armados mientras se dirige a una camioneta gris. Cuando abre la puerta e intenta sentarse en el asiento del conductor, uno de los policías le toma por la camiseta y le dispara varias veces por la espalda.

Ben Crump, un abogado de derechos civiles que representa a la familia de Floyd y tomó la defensa de Blake, dijo que los tres hijos de la víctima estaban en la camioneta y que el hombre solo trataba de "desescalar" un incidente doméstico.

"Cuando se alejó para ver cómo estaban sus hijos, la policía le disparó varias veces en la espalda a quemarropa", señaló en un comunicado.
"Estarán traumatizados para siempre. No podemos permitir que los oficiales violen su deber de PROTEGERnos. ¡Nuestros niños se merecen algo mejor!", había tuiteado antes.

Protestas en Estados  Unidos. Foto: AFP
Protestas en Estados Unidos. Foto: AFP

Disturbios en todo Estados Unidos: especialmente en Kenosha y Oakland

Esta nueva oleada de protestas raciales en EE. UU. se desató el domingo después de que le dispararan a Blake, quien se teme que haya quedado parapléjico.

La ciudad estadounidense de Kenosha, en Wisconsin, fue escenario de protestas tras el hecho. Por esto, la ciudad declaró luego un toque de queda nocturno.

Además, las protestas raciales en EE. UU. llegaron a Oakland la madrugada del jueves, la ciudad con mayor presencia de afroamericanos del área de la Bahía de San Francisco, donde se produjeron disturbios, fuegos y cargas policiales por primera vez desde julio.

Centenares de manifestantes se concentraron a las 20.00 horas del miércoles (3.00 GMT) en las cercanías de la principal comisaría de Policía de la ciudad, que apareció completamente blindada, y desde allí marcharon por las calles de la urbe dejando a su paso cristaleras rotas, barricadas y multitud de pequeños fuegos.

La ciudad, que tiene casi un cuarto de población negra y es una de las más empobrecidas de la zona -especialmente cuando se compara con sus vecinas San Francisco y San José- ya fue hace unos meses escenario de violentos enfrentamientos entre manifestantes y Policía a raíz de la muerte del afroamericano George Floyd.

Dos muertos en protestas y un detenido

Protestas antirracistas. Foto: AFP
Protestas antirracistas. Foto: AFP

Un adolescente fue detenido el miércoles en Estados Unidos tras la muerte de dos personas durante las protestas antirracistas en Kenosha, Wisconsin, adonde el presidente Donald Trump anunció el envío de fuerzas federales adicionales.

Durante las protestas del martes, dos personas murieron por disparos y una tercera resultó herida después de que un hombre blanco vestido de civil y con un rifle de asalto abriera fuego contra los manifestantes. Los dos fallecidos eran blancos.

"Esta mañana las autoridades del condado de Kenosha emitieron una orden de arresto contra el individuo responsable del incidente, acusándolo de homicidio intencional en primer grado", dijo la policía de la localidad de Antioch, en el vecino estado de Illinois.

"El sospechoso de este incidente, un residente de Antioch de 17 años, se encuentra actualmente bajo la custodia del sistema judicial del condado de Lake en espera de una audiencia de extradición para transferir la custodia de Illinois a Wisconsin", agregó.

Videos muestran a uno de los vigilantes, un joven blanco del que se sospecha que es el adolescente arrestado, disparando a los manifestantes con un rifle de asalto y golpeando aparentemente a dos personas que intentaron detenerlo.

Luego, el hombre camina libremente por la calle, con el arma en el pecho, mientras los manifestantes se dispersan y los vehículos policiales pasan a su lado.

El silencio de Wisconsin

Black Lives Matter. Foto: AFP
Black Lives Matter. Foto: AFP

Tras días de silencio, las autoridades de Wisconsin publicaron este miércoles su primer comunicado sobre lo ocurrido. Según ellas, Blake tenía un cuchillo "en su poder" cuando el agente, que llevaba siete años en la policía, le disparó.

El arma fue encontrada en el interior del automóvil, pero las autoridades no aclararon si Blake la llevaba en sus manos cuando recibió los disparos.

La decisión de Trump

Trump anunció el envío de refuerzos policiales y efectivos de la Guardia Nacional a Kenosha para "restaurar la LEY y el ORDEN!".

"No toleraremos saqueos, incendios provocados, violencia y anarquía en las calles estadounidenses", tuiteó el presidente, en su primera reacción sobre los disparos contra Blake el domingo.

Pero los funcionarios locales dijeron que ya tenían cientos de policías de todo el estado, unos 250 efectivos de la Guardia Nacional y alguaciles federales y del FBI que los ayudaban con la situación.

El boicot en el deporte

Dinsey, Orlando. La NBA tras la decisión de suspender los partidos como protesta. Foto: AFP
Dinsey, Orlando. La NBA tras la decisión de suspender los partidos como protesta. Foto: AFP

Indignados por los disparos contra Blake, los Milwaukee Bucks, un equipo de la NBA del estado de Wisconsin, se negó a jugar un partido contra los Orlando Magic este miércoles, en los playoffs de la liga profesional de baloncesto estadounidense.

Esa decisión llevó a los demás equipos que debían jugar este miércoles -los Houston Rockets, los Oklahoma City Thunder, Los Angeles Lakers y los Portland Trail Blazers - a renunciar a sus encuentros en la cancha de Disney World, en Florida.

"Estamos cansados de las matanzas y de la injusticia", dijo George Hill, de los Milwaukee Bucks, según el portal digital The Undefeated.

Los equipos de la MLS estadounidense, que disputaban la séptima jornada, no jugaron sus compromisos y se unieron este miércoles a las protestas que empezaron en la NBA por el caso de brutalidad policial .

Los primeros en tomar la decisión en la MLS fueron los jugadores del Inter Miami y el Atlanta United, que se enfrentaban en el Inter Miami Stadium y decidieron no jugar el partido.

Y como una bola de nieve, ocurrió lo mismo en el juego entre el Dallas FC y los Rapids de Colorado en Frisco, en el Real Salt Lake-Los Ángeles FC y en el de Portland Timbers-San Jose Earthquakes, que anunciaron en sus respectivas cuentas de redes sociales que tampoco saldrían al campo de juego.

Varios deportes se sumaron a las protestas. Foto: AFP
Varios deportes se sumaron a las protestas. Foto: AFP

Los cuatro compromisos de la MLS no se disputaron en señal de protesta ante la represión policial que existe en Estados Unidos contra los ciudadanos afroamericanos.

De esta forma los deportistas estadounidenses, encabezados por los jugadores de la NBA, dieron este miércoles un golpe sobre la mesa al sumarse a las protestas por el caso de Blake.

La tenista japonesa Naomi Osaka, cuarta cabeza de serie, que este miércoles alcanzó las semifinales del Premier 5 de Cincinnati, anunció en las redes sociales que no jugará el partido de este jueves ante la holandesa Elise Mertens.

Osaka, de 22 años, ganadora de dos Grand Slam, Osaka, dijo que no acudirá a la pista de Flushing Meadows (Nueva York), donde se disputa este año el torneo de Cincinnati, debido a la pandemia del coronavirus, en protesta por la injusticia racial que considera se vive en Estados Unidos, tras el tiroteo policial al hombre negro de 29 años, Jacob Blake, ocurrido el pasado domingo, en la localidad de Kenosha (Wisconsin).

Los afroestadounidenses cuyas muertes violentas han avivado las protestas antirraciales en EEUU

Sus nombres se han convertido en un canto de cólera en las protestas que recorren Estados Unidos. Son afroestadounidenses y sus muertes este año a manos de la policía o de civiles han provocado manifestaciones en varios países.

Breonna Taylor:

Breonna Taylor, una técnica de emergencias de 26 años, fue abatida por la policía en su propio apartamento.

El 13 de marzo, tres policías vestidos de civil entraron a su domicilio en la ciudad de Louisville, en Kentucky (este), con una orden de allanamiento en busca de dos presuntos narcotraficantes. Era de noche.

El novio de Taylor, que estaba en la cama con ella, agarró una pistola y disparó a los agentes. Según dijo más tarde, pensaba que eran delincuentes.
Los policías, que no habían activado las cámaras que llevan encima, mataron a Taylor de ocho disparos. Uno de los agentes resultó herido en el tiroteo.

Los tres policías rellenaron un informe sobre lo ocurrido plagado de errores, y fueron suspendidos.

Pero más de cinco meses después, ninguno de ellos ha sido detenido ni inculpado, y la herida sigue abierta en la comunidad afroestadounidense de Kentucky.

George Floyd:

Este hombre de 46 años murió asfixiado el 25 de mayo durante su arresto en Minneapolis, en el estado de Minnesota, en el Medio Oeste de Estados Unidos.

Un policía blanco le clavó la rodilla en el cuello durante más de ocho minutos, ignorando las súplicas de Floyd, que advirtió varias veces de que no podía respirar.

La detención y muerte de Floyd fue filmada por transeúntes, y el vídeo se viralizó en las redes sociales provocando una gran conmoción en todo el país.

La indignación causó multitudinarias protestas en Estados Unidos para denunciar el racismo sistémico y la violencia policial, y tuvo eco en el extranjero, donde también hubo manifestaciones contra los malos tratos infligidos a las minorías étnicas.

El rostro de Floyd, que era padre de tres niños, se ha convertido en el símbolo de las marchas antirracistas en Estados Unidos.

Ahmaud Arbery
Este joven de 25 años fue asesinado a tiros en febrero en la ciudad de Brunswick, en Georgia (sur). Había salido a correr por un barrio residencial cuando dos hombres blancos, un padre y su hijo, lo asaltaron a plena luz del día.

Según ellos, persiguieron a Arbery en su camioneta tras confundirlo con un ladrón.

El escándalo estalló una vez más tras la difusión de un vídeo del asesinato en las redes sociales a principios de mayo, y aumentó cuando se comprobó que nadie había sido detenido dos meses después de lo ocurrido.

La indignación pública llevó a una nueva investigación y a la detención de tres hombres: Gregory McMichael, de 64 años, su hijo Travis, de 34, y William Bryan, de 50 años, el autor del vídeo del asesinato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados