REPERCUSIÓN ELECTORAL

Campaña electoral en Estados Unidos: nunca se vio elegir así a un presidente

Joe Biden habla desde su hogar, Donald Trump va por TV y en actos; gana terreno voto por correo.

Presidente de Estados Unidos Donald Trump visita fábrica de Ford. Foto: AFP.
Presidente de Estados Unidos Donald Trump visita fábrica de Ford. Foto: AFP.

El ex vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, rechazó la idea de que está “escondido” en su hogar en el Estado de Delaware en medio de la pandemia del coronavirus, argumentó que cumple con los lineamientos de salud pública y declaró que está ganando en la campaña de las elecciones presidenciales contra Donald Trump.

Los dos rivales -falta la votación de las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano que los confirmen- serán protagonistas de una elección inusual en la que gana terreno la emisión del voto por correo debido a los riesgos que implica la concurrencia a los circuitos. Si bien las elección está fijada para el 3 de noviembre, deben tomarse las previsiones porque votar con anticipación tiene diferentes plazos, de acuerdo con cada estado.

Biden enfrenta creciente preocupación de los donantes demócratas, así como de antiguos miembros de los gobiernos de Barack Obama, de que la campaña que realiza desde su casa le da menos visibilidad a los votantes de la que tiene Trump. Muchos de sus aliados argumentan que, mientras Biden lidera en las encuestas de intención de voto para noviembre, su campaña debe ser más ágil y creativa contra un presidente que domina la atención nacional en televisión y en las redes sociales.

Ansioso. 

Al ser preguntado por George Stephanopoulos en el programa Good Morning America de la cadena ABC, cuando “retornará a la campaña”, Biden, que apareció desde un improvisado estudio de televisión en su hogar, dijo que estaba en campaña.

“Tú sabes que todo el mundo dice que ‘Biden se está escondiendo’. Pero, te diré que nos va muy bien”, comentó. “Estamos ganando, si miras los resultados de las encuestas. No digo que eso vaya a perdurar hasta noviembre -no lo sé- pero ahora la idea de que ajustarnos a las normas y seguir los lineamientos fijados por los médicos me perjudica, es absolutamente absurdo”.

Biden puntualizó que sigue los lineamientos expuestos por autoridades de la salud como el Dr. Anthony Fauci -el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos- y criticó a Trump por desafiar los llamados de las jerarquías de salud pública para que use tapabocas en reuniones.

“Me siento realmente frustrado con esta idea de que de alguna manera se pueden abrir las actividades y que podemos movernos”, indicó Biden. “Estoy ansioso por salir a hacer campaña. George, como tú sabes, cuando estoy en campaña, habitualmente soy el primero en llegar y el último en irse. Me encanta la interacción con las personas. No intento evitarla, pero busco dar el ejemplo de cómo debemos actuar para abordar esta crisis de salud y en la economía”.

En la última semana, hizo dos apariciones virtuales a la distancia, en una mesa redonda con habitantes de Wisconsin y en un diálogo con donantes a su campaña.

Joe Biden. Foto: AFP.
La última aparición pública de Joe Biden fue el 8 de marzo, en Tougalou, Mississippi. Foto: AFP.

Dudas.

Pero, más allá de los mensajes que emite y las entrevistas que le realizan, Biden tiene intervalos de varios días sin ningún evento público.

Cuando faltan poco más de cinco meses para las elecciones presidenciales, Biden se encuentra en una posición extraordinaria: los líderes partidarios se han unido con rapidez en torno de su candidatura. Pero, todavía tiene que demostrar que es un candidato formidable que puede fijar e imponer la agenda de políticas nacionales que impulsarán los democrátas, en tanto su campaña todavía no ha podido resolver los desafíos sin precedentes de competir por la Casa Blanca desde el hogar.

La incapacidad de Biden de ejercer influencia sobre el debate suscitado por el coronavirus y el colapso económico de Estados Unidos, preocupa a muchos demócratas. Muy pocas veces sale a la ofensiva contra Trump con efecto duradero. Y, la manera como manejó el caso que lo puso a prueba recientemente -responder a la acusación de ataque sexual realizada por Tara Reade, quien trabajó con él en el Senado- suscitó escepticismo sobre sus instintos y la agilidad de su equipo político.

No hay duda que Trump tiene enormes problemas políticos y que él y su campaña aún no han sabido cómo abordar a Biden, pasando de ataques a China, a lanzar golpes sobre la agudeza mental de su rival y denuncias contra Hunter Biden, el hijo del exvicepresidente por su participación en la principal empresa energética de Ucrania. Algunos dirigentes demócratas que son optimistas sobre las chances de Biden, igual están preocupados porque tienen dudas de si el candidato y su equipo están prontos para enfrentar la campaña de destrucción personal que Trump acelerará.

David Axelrod, quien fue estratega jefe de Barack Obama, escribió un artículo en The New York Times que fue interpretado como un llamado a la lucha para que la campaña de Biden se acelerara y expandiera su operación digital. El artículo causó indignación a varios allegados al exvicepresidente.

Después, en una entrevista, Axelrod elogió a la jefa de campaña de Biden, Jennifer O’Malley Dillon, aunque advirtió: “Si bien Trump está herido, es un candidato peligroso. No se ajusta a ninguna norma. Tiene el poder de la presidencia. Es persistente”.

Entre las denuncias de fraude y un derecho

La votación por correo es vista como una opción necesaria debido a la pandemia que golpea a Estados Unidpos, pero el presidente Donald Trump ha ratificado su osposición a esa vía.

Todos los estados tienen mecanismos de voto por anticipado y por correo, pero varían las fechas en las que puede emitirse el sufragio. Cinco estados y las Islas Vírgenes admiten por ley que todos los votos se emitan por correo. Once de los 16 estados que limitan el voto “en ausencia”, aliviaron las normas electorales para permitir que todos los ciudadanos voten por correo en las primarias que restan y, en algunos casos, también en noviembre.

Los soldados pueden votar cuando se encuentran lejos de sus estados de origen, desde 1864, durante la Guerra Civil.

Si bien ha ofrecido apoyo para que personas de avanzada edad y los militares en el exterior puedan votar por correo, Trump, que vota por esa vía, advierte sin ninguna prueba que permitir que se generalice la emisión del sufragio por correo es una receta para el fraude electoral.

Ante la inesperada realidad creada por el coronavirus que desgarra a Estados Unidos, algunos estados han adoptado normas para amparar a votantes que temen contraer el virus mientras esperan el turno en un circuito de votación. Sostienen que los votantes que sienten un temor razonable al virus tienen el derecho de votar de manera remota. (The New York Times)

Biden es el líder por 5,5 puntos

Las encuentas de intención de voto para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre muestran a Joe Biden, de 77 años, con ventaja sobre Donald Trump, de 71 años, a nivel nacional. El promedio de las encuestas que realiza el sitio RealClearPolitics indica que Biden tiene 48,4% y Trump 42,9% de la intención de voto. Eso se traduce hasta ahora en 183 votos en el Colegio Electoral para Biden y 125 para Trump.

Para ser elegido presidente se necesitan 270 votos del Colegio Electoral. Estados Unidos tiene un sistema de elección indirecta, por el cual los votantes eligen delegados de cada candidato al Colegio y estos votan para elegir al presidente.

Trump visita a planta automotriz, acto electoral

El presidente Donald Trump convirtió el jueves su visita a una planta de Ford que produce respiradores en todo un acto de campaña en uno de los estados de los que depende su reelección en noviembre próximo, y rechazó de nuevo ponerse la mascarilla en público aunque era obligatorio en la fábrica.

La visita a esa fábrica en Michigan fue el tercer viaje de Trump a un estado clave en las elecciones de noviembre desde el comienzo de la pandemia, que obligó al mandatario a suspender los mítines multitudinarios que daba regularmente y que quiere retomar.

Mientras tanto, el mandatario ha aprovechado visitas oficiales a los estados clave de Arizona, Pensilvania y ahora Michigan, pagadas con fondos públicos, para organizar eventos de un tono parecido al de sus actos electorales.

“No sé cómo los sindicatos no están respaldando a Trump en lugar de al demócrata de turno. Un demócrata que ni siquiera sabe dónde está”, dijo Trump durante su discurso en la fábrica situada en Ypsilanti (Michigan), en referencia a Joe Biden.

El mandatario se saltó varias veces el discurso preparado por sus asesores para criticar a su rival en las elecciones de 2016, Hillary Clinton, y afirmar que “es muy importante que gane una segunda vez” las elecciones. El presidente se había apoyado, hasta antes de la crisis desatada por el COVID-19, en el buen desempeño de la economía y un desempleo históricamente bajo, proponiendo cuantro años más en el mismo sentido. El coronavirus cambió todo porque en este momento hay 38 millones de estadounidenses en el seguro de desempleo.

Sin embargo, en la recorrida por la planta automotriz, Trump aseguró que la perspectiva económica será buena, cuando se supere la pandemia y por eso quiere la reanudación de la mayoría de las actividades a nivel nacional.

Ninguno de los candidatos puede hacer campaña normalmente y Trump se ve enfrentado a una suerte de plebiscito sobre su gestión en la crisis.

“Realmente no sabemos cómo se desarrollará esto”, dijo Christopher Arterton profesor de ciencoa política de la Universidad George Washington.

A su vez, el historiador de la American University, Allan Lichtman, estimó que “esta elección es principalmente un reférum sobre el presidente Trump. (Con información de EFE y AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados