Publicidad

El presidente electo buscará tranquilizar y dar confianza a los mercados; expectativa por su equipo económico

Milei habló de inflación, falta de empleo genuino y pobreza en su discurso de anoche, aunque no mencionó a su futuro ministro de Economía. No obstante, el libertario prometió hacerlo hoy.

Compartir esta noticia
La vicepresidenta Victoria Villarruel celebra con seguidores de La Libertad Avanza
La vicepresidenta Victoria Villarruel celebra con seguidores de La Libertad Avanza.
Foto: AFP

Javier Milei es elpresidente electo de Argentina y, si con su equipo quiere sacar adelante al país, deberá generar confianza con un plan económico claro y convincente que, por lo menos hasta ahora, se desconoce. Basta pensar que aún no ha nombrado ministro de Economía, aunque prometió hacerlo el día después de ser electo, es decir hoy.

Si algo llamó la atención del discurso del actual ministro de Economía y hasta ayer candidato a la Presidencia, Sergio Massa, es que puso la responsabilidad de la economía en “el nuevo presidente”, cuando aún quedan por delante unos cuantos días para su asunción. Esto levanta dudas sobre cómo será la transición y muestra que la oposición a Milei será muy dura.

Nuevo gabinete

El País consultó con el economista argentino Jorge Piedrahita, quien consideró que la incertidumbre económica continuará por varias semanas, cuando se forme el nuevo gabinete y aparezcan las figuras que conformarán el equipo económico de Milei. “El primer ministro de economía es un fusible político fácil”, advirtió. Asimismo consideró que es probable que aparezcan figuras de la administración de Macri, algunas muy sólidas pero otras que fracasaron en el pasado. “Hay que estar atentos en ese sentido”, agregó.

Algo interesante es que Milei ganó con más margen del proyectado por muchos analistas, con lo que -en primera instancia- el riesgo de ingobernabilidad que muchos anunciaban, podría haber quedado atemperado. Habrá que ver, porque los cambios disruptivos que propone el nuevo presidente también lo exponen más a resistencias cuando quiera romper esquemas, como promete. “El margen de unos diez puntos le permitirá tener un mandato relativamente fuerte. Se mantiene el riesgo de la ingobernabilidad, pero en el mapa político, viendo el resultado electoral, Milei quedó con una mayor autoridad que la pensada inicialmente”, dijo Piedrahíta.

Agustín Iturralde, economista del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) de Uruguay, observó también que la transición será complicada (basándose en la palabras de Massa y conociendo el “avispero político” que caracteriza a Argentina).

Opinó que “el mejor Milei que podremos ver es si deja espacio para la casta, para aquellos integrantes de la casta que han demostrado buena experiencia y que puedan implementar sus propuestas”. Las expectativas se centran, entonces, en la composición de su equipo económico.

“Dar tranquilidad"

¿Qué hará Milei en sus primeros días de gobierno? Tanto Iturralde como Piedrahíta, respondieron que es fundamental que Milei transmita “tranquilidad” a los mercados y a la sociedad en general, ante el modelo económico disruptivo que busca implementar.

En su discurso anoche, luego de conocerse los resultados, el libertario reafirmó que los cambios no serán graduales. “No hay lugar para el gradualismo, para la tibieza, para las medias tintas”, afirmó.

“Su plan no genera dudas por sus ideas, sino por cómo las podrá -o no- implementar, y por las personas que formarán su equipo económico”, reafirmó Iturralde. A su entender, Patricia Bullrich es una de las figuras con experiencia y moderación que podría ayudar a dar la tranquilidad que en este momento requiere el vecino país. “La credibilidad también será un rol que podrá venir de los actores de Juntos x el Cambio”, agregó el economista.

Medidas

Siguiendo los lineamientos del modelo económico que plantea Milei, todo indica que para equilibrar la economía (tarea titánica con sus problemas estructurales de muchos años), probablemente primero se enfoque en disminuir los gastos del Estado más que en subir impuestos. “Si bien ha planteado cortar con determinados subsidios, proyectamos que los dejará correr un tiempo más. Milei reconoce la realidad social de nuestro país y no querrá recortar de golpe los recursos para las familias. Sabe de los límites de su motosierra en una sociedad donde el 40 % son pobres y vive de los subsidios”, aventuró el argentino Piedrahíta.

Según este economista, más allá de las medidas que se tomen o no, Argentina no se salvará de la hiperinflación. “Hay que ver cómo va a lograr equilibrios fiscales, ajustes de precios, la salida del cepo cambiario, todos los elementos de distorsión. A nosotros, en Uruguay, también son las cosas que más nos interesan”, observó Iturralde.

Otro punto fundamental es la deuda que tan ahogada tiene a Argentina. Es esperable que el presidente electo se siente cuanto antes con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Junto a Bullrich, ya se reunió con el FMI en el pasado agosto y todo indica que el organismo verá con buenos ojos su meta de bajar el gasto. Eso estaría a su favor, en un contexto complicado.

Lo cierto es que el panorama económico no luce nada bueno en el corto plazo y habrá que esperar cómo se encamina todo en este terreno incierto.

Las medidas más controversiales que plantea Milei, como ser la eliminación del Banco Central y la dolarización de la economía, requieren ajustes previos, por lo que se hará esperar, si acaso ocurre (hay analistas que afirman que la dolarización no es posible en una Argentina sin dólares). Recordemos que Milei mismo aclaró que le llevaría unos 18 meses encaminar la meta de la dolarización, en un “patear la pelota para adelante”. Consultado sobre si Milei habría dejado un poco de lado “su caballito de batalla” de la dolarización y moderado algunas de sus propuestas, Iturralde afirmó: “No es moderación, en todo caso sería más institucionalización”.

Piedrahíta pone en la mesa de análisis otra carta que Milei podría sacar del bolsillo, si se encuentra entre la espada y la pared: recurrir a “decretos de necesidad y urgencia” para hacer avanzar sus proyectos.

Inflación, estancamiento, falta de empleo genuino y pobreza fueron los temas económicos que mencionó en su discurso anoche, y por ahí comenzará su accionar. También habló de “comercio libre”, lo que podría favorecer a Uruguay en el contexto de las nuevas reglas que podrían darse en el Mercosur. Los economistas proyectan que en Uruguay seguiremos con el impacto de la diferencia de cambio con Argentina y el turismo emisivo de uruguayos hacia ese país.

Además

Empresarios, Galperín, "libres" y Uruguay

La magnitud del triunfo de Milei sorprende en particular a los empresarios, uno de los sectores más vapuleados en los últimos años y, al mismo tiempo, hasta hace unas horas, mayoritariamente interesados en que ganara Massa. Esta aparente contradicción parte de un círculo vicioso: en la medida en que el ámbito del capital privado se fue achicando, creció su dependencia con el regulador. Es lo que pasó en el país, al menos desde 2012.

Massa es desde esa óptica un depositario de la Argentina corporativa. La persona en quien, cámaras empresariales afectadas por las trabas para importar, confiaban para que se les autorizaran importaciones.

Es probable que la propia necesidad haya llevado a muchos referentes del establishment a sobreestimar las fortalezas del ministro y candidato.

En realidad, a Milei le tienen desconfianza. No solo los que dependen más de los negocios con el Estado, sino muchos de sectores competitivos que se han habituado a llevarse bien con el funcionario indicado resulta decisivo para tener éxito.

Hasta ahora, la reacción empresarial más genuina sobre la victoria de Milei pareció ser la palabra con que Marcos Galperin acompañó en Twitter una foto de cadenas rotas: “Libres”.

Hace cuatro años, cansado de la Argentina, como tantos otros, el dueño de Mercado Libre decidió mudar su domicilio a Uruguay. La Nación/GDA

"El tema fiscal es el centro de los desequilibrios"

Según la consultora Exante, resolver el problema fiscal va a ser un imperativo para el próximo gobierno, factor que -según sus estudios- está en el centro del resto de los desequilibrios macroeconómicos de Argentina.

“El próximo gobierno va a tener que frenar el aumento del gasto público como sea, el cual está creciendo a una velocidad preocupante. Y, en parte, eso lo va a tener que hacer reduciendo en algún momento los subsidios, sincerando el verdadero valor de las tarifas públicas y liberando parte de los precios”, dijo a El País Mathías Consolandich, consultor senior de Exante.

Como se dice habitualmente en Economía, Consolandich parafraseó: “Si la política no hace los ajustes, la realidad los terminará haciendo”.

El consultor puso foco en la deuda con el FMI del próximo año: “Son vencimientos de deuda importantes que el gobierno (de Alberto Fernández) los ha ido postergando, y además esa deuda está indexada”.

La indexación de la deuda significa que no se licúa con la inflación. Y la situación es más grave aún al no contar el país con reservas internacionales para hacer frente a esa deuda.

“El nuevo gobierno va a tener que restaurar su credibilidad en los mercados financieros para recomponer el acceso al financiamiento externo que le permita llevar adelante un plan de estabilización, que le posibilite también amortiguar los efectos del ajuste sobre la economía y la población”, resumió Consolandich.

Respecto la inflación, Consolandich, advirtió: “En Argentina hay una espiral inflacionaria altísima que despierta todo tipo de comparación con episodios en el pasado que terminaron en escenarios hiperinflacionarios. A fines de la década de los 80, Argentina demostró que no tarda mucho en pasar de valores mensuales de inflación de dos dígitos, como los que estamos viendo hoy, a incrementos de tres dígitos en un mismo mes. No estoy diciendo que Argentina vaya por ese camino, pero que hay que estar muy atentos”.

Consultado sobre el dólar, proyectó que, aunque nominalmente que la divisa suba bastante, “probablemente Argentina no se vaya a abaratar mucho más en dólares de lo que está hoy en día, por lo menos no de forma muy duradera”, respondió.

La implementación del plan económico de Milei (que aún se desconoce en sus detalles) se enfrentará a un congreso dividido y la presión de distintos grupos de interés (del empresariado, de la agroindustria, los exportadores y demás). Promete un comercio libre, y “volver a ser una potencia mundial”.

Es cierto que Argentina cuenta con riquezas en su agro, ganadería, petróleo y litio. La sequía, la peor en muchos años, quedó atrás, lo que actúa a favor de la economía.

Sin embargo, el consultor de Exante se mostró tajante: “Los problemas de Argentina no se resuelven con un próximo año sin sequía o con Vaca Muerta. Los años con impuestos a las exportaciones se han vuelto estructurales, las retenciones generan distorsiones, se desincentiva la inversión”, afirmó. Según Exante, Argentina estará en recesión independientemente de cómo se lleve adelante el ajuste fiscal u otras medidas.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad