EL AVANCE DE LA PANDEMIA

Alemania se despega del resto de Europa y declara que el coronavirus está "bajo control"

Por primera vez, el ratio de infección, que mide el número de personas contaminadas de media por cada enfermo de COVID-19, cayó al 0,7%.

Traslado a su país de un paciente francés desde un hospital universitario alemán después de recuperarse del COVID-19. Foto: AFP
Traslado a su país de un paciente francés desde un hospital universitario alemán después de recuperarse del COVID-19. Foto: AFP

Alemania es uno de los primeros países europeos en declarar “bajo control” la epidemia del nuevo coronavirus, después de un mes de restricciones para frenar los contagios. Por primera vez, el ratio de infección, que mide el número de personas contaminadas de media por cada enfermo de COVID-19, cayó al 0,7%, según el instituto Robert Koch, la autoridad federal encargada de la vigilancia epidemiológica.

La epidemia está “bajo control y es manejable”, anunció el ministro de Salud, Jens Spahn.

La canciller Angela Merkel dijo el miércoles que el sistema de salud alemán podría “desbordarse” si se daba cualquier nuevo aumento de la tasa de infección. Con un índice “de 1,1, podríamos alcanzar los límites de nuestro sistema de salud en términos de camas en reanimación de aquí a octubre”, alertó. Con una “tasa de 1,2, llegaríamos a los límites de nuestro sistema de salud en julio. Con un índice de 1,3, nos situaríamos ya en junio”, detalló.

Alemania, que no optó por un confinamiento estricto como otros en Europa, impuso grandes restricciones en todo el territorio, desde el cierre de las escuelas y lugares culturales hasta la prohibición de reuniones de más de dos personas.

“Podemos decir ahora que esto ha funcionado, que hemos logrado pasar de un crecimiento dinámico a un crecimiento lineal, las tasas de infección han disminuido de manera significativa”, destacó Spahn, que precisó que Alemania realizó hasta el momento tests a 1,7 millones de personas.

“Otra cifra importante y prometedora es también que desde el 12 de abril hay más enfermos que se recuperan cada día que nuevas infecciones”, subrayó.

El país contaba ayer viernes con 133.830 casos oficialmente declarados de nuevo coronavirus (+3.380 en 24 horas), y 3.868 fallecidos, según el Instituto Robert Koch.

Vuelta a clases.

Alemania, que recibió en sus hospitales a varias decenas de enfermos franceses o italianos, empezará ahora a flexibilizar sus restricciones.

Las escuelas e institutos de enseñanza empezarán a abrir progresivamente a partir del 4 de mayo. Alrededor de 2,6 millones de alumnos regresarán a partir de ese día a las aulas de forma gradual.

En algunas zonas, como Baviera, la reapertura de clases se aplaza hasta el 11 de mayo.

Las tiendas de más de 800 metros cuadrados podrán por su parte recibir de nuevo a sus clientes.

Esta “etapa ganada” es sin embargo “frágil”, advirtió el miércoles la canciller, cuya popularidad está en lo más alto tras 14 años en el poder.

Los grandes eventos, como conciertos o competiciones deportivas, seguirán prohibidos al menos hasta el 31 agosto. Las concentraciones de más de dos personas están vedadas en los lugares públicos y se debe respetar una distancia mínima de 1,5 metros. Habrá que “aprender a vivir con el virus”, insistió el ministro de Salud.

Para evitar un resurgimiento de la epidemia, Alemania instaurará el uso de mascarillas. Sin embargo, no ha seguido por el momento el ejemplo de Austria de obligar el uso de mascarillas a nivel nacional en las tiendas y el transporte público, y se ha limitado a “recomendar firmemente” su uso.

La economía.

A la buena noticia de que Alemania le está ganando la batalla al nuevo coronavirus, le sale al cruce las consecuencias económicas de la pandemia.

La economía alemana, la más grande de Europa, se encuentra en su situación más seria desde la Segunda Guerra Mundial, dijo ayer viernes el ministro de Economía, Peter Altmaier. “La economía alemana se encuentra en una situación más grave que cualquier otra que hayamos experimentado en la posguerra”, dijo Altmaier, aunque añadió que la base de la economía germana se encontraba en situación saludable.

Reino Unido.

En contraste con la situación en Alemania, y en alguna medida con España e Italia que están aplanando la curva de contagios y fallecidos, el Reino Unido atraviesa actualmente el pico de la pandemia. Ayer viernes, el número de muertos por coronavirus en hospitales británicos llegó a 14.576 tras 847 fallecimientos en las últimas 24 horas, según revelaron autoridades sanitarias del país.

Londres en tiempos de coronavirus. Foto: Reuters
Londres en tiempos de coronavirus. Foto: Reuters

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, que actúa en representación del primer ministro, Boris Johnson, anunció el jueves que el Reino Unido extenderá al menos tres semanas más las medidas de confinamiento obligatorio a fin de evitar la propagación de la enfermedad.

Tras pasar varios días hospitalizado -llegó a estar en cuidados intensivos-, Johnson continúa su recuperación de los efectos del coronavirus y no está desempeñando ningún “trabajo gubernamental”, informó un portavoz de Downing Street, su residencia y despacho oficial.

Polémica en España.

En España la curva de expansión de la pandemia se aplana, pero crece la polémica por el recuento de datos, porque no hay homogeneidad entre los que aporta cada región.

Para unificar criterios, el Ministerio de Sanidad publicó ayer viernes una orden para que todas las Comunidades Autónomas (regiones), aporten unos datos armonizados sobre casos registrados, (solo los que se les haya hecho test), fallecimientos, ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), entre otros. Según los últimos datos oficiales, en España hay registrados 182.816 casos de coronavirus y se han producido 19.130 fallecimientos, mientras que ya hay 74.797 personas que se han curado.

La epidemia pierde fuerza en Francia

Las muertes en Francia por coronavirus se acercaron a 19.000 ayer viernes, pero la mayoría de los datos indicaban que la propagación de la enfermedad se está desacelerando después de un mes de encierro. Durante una conferencia de prensa, Jerome Salomon, responsable de salud pública, dijo que el número de personas en hospitales había disminuido por tercer día consecutivo, y que el número total en unidades de cuidados intensivos había caído por noveno día consecutivo.

“Nuestros esfuerzos colectivos demuestran su eficacia. El encierro está comenzando a dar sus frutos”, dijo Salomon. Los 6.027 pacientes en la UCI son la menor cantidad desde el 1 de abril y más de 1.000 menos que el máximo de 7.148 del 8 de abril. Antes de que COVID-19 comenzara a extenderse, Francia tenía 5.000 camas de hospital con equipo de ventilación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados