LA PANDEMIA DEL COVID-19

Tapaboca obligatorio en el súper: entre la escasez y preocupación por inseguridad

El uso de tapaboca en los supermercados y las grandes superficies comerciales será obligatorio a partir del próximo viernes.

Desde el viernes será obligatorio llevar tapaboca para ir a hacer las compras. Foto: Fernando Ponzetto
Desde el viernes será obligatorio llevar tapaboca para ir a hacer las compras. Foto: Fernando Ponzetto

El uso del tapaboca en los supermercados y las grandes superficies comerciales será obligatorio a partir del próximo viernes, informó el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado.

El jerarca señaló ayer que los clientes deberán llevar su barbijo al hacer las compras y que en caso de no tener uno, les será proporcionado de forma gratuita por los comercios.

Sin embargo, desde la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU), se aclaró a El País que no es posible entregar los tapabocas sin costo. Tampoco se ha manejado hasta el momento la idea de cobrarlos, porque entre otras cosas ello desalentaría a los clientes que concurren al supermercado a hacer pequeñas compras.

Por otro lado, la obligación de llevar mascarillas dentro de los comercios o en la vía pública, como promueve el gobierno, preocupa por el hecho de que estas puedan ser utilizadas por delincuentes para cometer asaltos u otros delitos.

El gerente general de la ASU, Daniel Menéndez, dijo ayer a El País que “podríamos estar hablando de que hay que entregar 500.000 tapabocas por día”, por lo que es imposible asumir el costo de ofrecerlos de forma gratuita. Entre otras cosas, señaló que no hay stock de barbijos en plaza. Y que de regalarlos en los supermercados, parte del público iría únicamente a llevárselos gratis.

Hay 33.000 personas que trabajan en los supermercados del país, a las cuales se les entregan tres tapabocas descartables al día, o seis de tela para ser usados en cuatro meses.

“Todavía tenemos que definir bien la instrumentación. Tenemos dos días”, señaló Menéndez. El empresario indicó que el sector apoya “plenamente” la iniciativa del gobierno y que por eso exigirá el uso del tapaboca a partir del próximo viernes, pero aclaró que también se intentará “evitar la violencia” entre el personal de seguridad y los clientes, “cosa que ya ha pasado por no dejar entrar a más de una persona a la vez”.

Preocupación por inseguridad.

¿El uso masivo de tapabocas puede complicar la situación en cuanto a los robos a supermercados y otros comercios? Hay opiniones distintas respecto a este tema, pero algunos expertos consideran que la situación complicará más el panorama de la seguridad pública.

El comisario mayor retirado Sergio Guarteche -exjefe de Policía de Canelones y de Durazno, así como exdirector del Programa de Policía Comunitaria- dijo a El País que “sin ningún lugar a dudas la situación va a ser aprovechada por los delincuentes” porque el uso de tapabocas “ayuda a pasar desapercibido”. Y agregó: “Es usar el sentido común. El delincuente siempre está aprovechando la oportunidad. Y esta es una oportunidad linda para él: entrar a un supermercado con la cara tapada”. Las empresas de seguridad y la Policía deberán estar más atentas ante esta nueva realidad, dijo Guarteche.

En la misma línea, el consultor en temas de seguridad Edward Holfman, quien fue gerente de seguridad en una cadena de supermercados, dijo a El País que en aquellas instituciones que manejan dinero, el rostro de los clientes siempre debe estar libre de cualquier obstáculo. “Y sí, esto repercute, pero primero está la salud y luego la seguridad”, opinó Holfman. “Cuando hay robos, siempre hay cámaras en los locales para identificar a alguno de los delincuentes. Pero ahora no vas a identificarlo porque los que ingresan usan tapaboca”, indicó el experto.

mascara barbijo tapaboca tapabocas coronavirus prevencion
Tapabocas. Foto: Archivo

El barbijo suele cubrir desde la nariz al mentón, pero igual tapa menos que un casco, recordó el comisario mayor retirado y licenciado en seguridad pública Robert Parrado. “Solo quedan los ojos y el cabello a la vista. Y sí, tiene un impacto negativo y los delincuentes se están adaptando a la nueva realidad por el coronavirus”, indicó Parrado. A él ya le llegaron algunos casos de robo con barbijo.

En cambio, una alta fuente de la Policía dijo a El País que no cree que haya un aumento en la inseguridad por este tema. “La persona que va delinquir ya entra con el casco puesto”, indicó. También sostuvo que en este momento es prioritario lo sanitario y que es obligación usar el tapaboca en los supermercados. Si alguien se niega a hacerlo, puede ser detenido.

Una fuente vinculada a una empresa de seguridad dijo que desde el punto de vista del control y de la seguridad “va a ser más complejo identificar” a los posibles delincuentes. Es decir, será más difícil el trabajo de los guardias, pero no creen que eso conlleve a un aumento en la cantidad de robos al menos en una primera instancia.

Y un encargado de una empresa de seguridad, que pidió no ser identificado, indicó que se pueden tomar medidas para intentar minimizar el “efecto barbijo”. Por ejemplo, en el mundo ya existen programas con inteligencia artificial que reconstruyen el rostro desde los ojos. Incluso sostuvo que es viable que los bancos puedan pedir que una persona, cuando entre a una institución, desprenda el tapaboca de un lado y muestre la cara a la cámara al ingresar.

En tanto, el presidente del Círculo Policial, comisario general retirado Wilfredo Rojas, admitió que el uso obligatorio del tapaboca incide en forma negativa en la seguridad pero también indicó que hay “un equilibrio” y eso está en las medidas de control de acceso en forma limitada a los supermercados, algo que en algunos casos se está aplicando.

“Eso minimiza el peligro de robos. Pero hay que convivir con los riesgos, es parte de la cosa”, afirmó Rojas.

Exhortación se acata poco en los ómnibus
Ómnibus: pasajeros con tapabocas. Foto: Francisco Flores.

El secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, anunció ayer que el gobierno irá haciendo obligatorio el uso del tapaboca en distintos espacios con el objetivo de prevenir el contagio de coronavirus. “Donde nosotros vamos a ir avanzando en los procesos de protección es en tratar de que se utilice el tapaboca cada vez que salís de casa”, expresó el jerarca en diálogo con el programa “Primera mañana” (El Espectador).

Delgado aclaró que “no hay norma habilitante que nos permita hoy obligar en un servicio público al uso de determinadas cosas, pero vamos camino a eso. Ya sea por la vía coercitiva de disposiciones o por la vía del control social, nadie que suba al ómnibus podrá hacerlo sin tapaboca”.

“Estamos trabajando con la Cámara del Transporte, que implica ómnibus, taxis, remises y coches escolares. El Sinae (Sistema Nacional de Emergencias) les dio la primera partida de tapabocas. Después ellos compraron más. Nosotros esperamos llegar esta semana con un gran porcentaje de pasajeros, por no decir la totalidad, viajando con tapaboca”, agregó el jerarca.

Si bien la Intendencia de Montevideo informó que el uso del tapaboca es “obligatorio” en el transporte desde el sábado pasado, un relevamiento hecho por El País permitió establecer que muchos de los pasajeros no están llevando este implemento de seguridad. La disposición abarca también a guardas y conductores, así como a choferes de aplicaciones, taxistas y remiseros.

Desde la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) se dijo a El País que no alcanzan los tapabocas para todos los pasajeros, así como tampoco el alcohol en gel de las unidades, por lo que se pide a los usuarios que viajen provistos de ambos implementos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados