DENUNCIA POR DISCRIMINACIÓN

Según Jackson Bar, el incidente con Romina Juani comenzó por dos carteras en la barra

Los responsables de dar la cara por el boliche del Parque Rodó informaron que el local tiene cámaras pero que estas no graban, por lo cual no poseen un registro de los hechos.

Romina Juani: tiene 27 años y más de 31.000 seguidores en Instagram. Fue Miss Trans en 2016. Foto: Facebook Romina Juani
Hizo una denuncia pública y otra policial. IMM y Fiscalía también tomaron su caso. Foto: Facebook Romina Juani

Ni consumo de drogas ni ejercicio de la prostitución, como algunos habían especulado y la Miss Trans Romina Juani se encargó de desmentir. La discusión que terminó el sábado con la expulsión de Juani y una amiga del boliche Jackson Bar se inició por dos carteras que ellas colocaron encima de la barra, según dijeron ayer los responsables del local a las autoridades de la Intendencia de Montevideo.

Los encargados de dar la cara por la denuncia pública de discriminación que involucra al boliche del Parque Rodó fueron su encargado de Relaciones Públicas y dos abogados, quienes informaron que el local tiene cámaras pero que estas no graban, por lo cual no poseen un registro de los hechos.

La denunciante había dicho a El País que el local “tiene cámaras que pueden corroborar que no estaba teniendo ninguna conducta inapropiada” cuando fue expulsada.

Los responsables del Jackson Bar dieron sus explicaciones ante el director de la División Jurídica de la IMM, Ernesto Beltrame, el director del Servicio de Convivencia Departamental, Facundo Pérez, y el coordinador de la Secretaría de la Diversidad, Andrés Scagliola.

El prosecretario general de la Intendencia, Juan Canessa, dijo a El País que se trató de “una charla informal” para escuchar la versión de los responsables del local, quienes repitieron más de una vez que “repudian la discriminación”.

La comuna esperaba que Juani formalizara ayer su denuncia, la cual primero envió vía e-mail, tras presentarla en la Seccional 5ª de Policía.

“Después se dará un tiempo al local para que haga los descargos que crean correspondientes”, precisó Canessa.

“Quien las fue a echar es una persona del staff del local, no de la seguridad, y ellos reconocen que su actitud tiene rasgos de discriminación”, agregó el prosecretario general de la Intendencia.

Como se recordará, en su denuncia pública, Juani comentó que los argumentos manejados por el personal del boliche referían a que “los travas son así, o son gritones, o queman, o se prostituyen”.

En su cuenta de Instagram, la Miss Trans Uruguay 2016 compartió un video que registró un diálogo con el personal. Uno de ellos se refiere a ella como “flaco”, para luego agregar: “Bueno: flaco, flaca, flaque... no sé lo que sos, la verdad”.

El caso también llegó a la Fiscalía General de la Nación. El fiscal encargado de investigar la denuncia, Pablo Rivas, ordenó el martes que se le tomara declaración al propietario del local, a los empleados y a la denunciante.

Posibles sanciones.

Canessa indicó que el boliche puede ser pasible de una multa de 20 Unidades Reajustables ($ 24.000) por discriminar. En el caso de que exista reincidencia, el monto de la sanción aumenta, e incluso se puede llegar (en la quinta reincidencia) a la clausura del local. Aunque esto también puede ocurrir con una sola resolución municipal, ante una postura clara de un local que sea discriminatoria (por ejemplo, manifestar que no permite el ingreso de negros o gais).

Problemas con los "patovicas"

Canessa dijo que está al tanto de que hay otras denuncias públicas sobre malos tratos del personal de vigilancia en la puerta del Jackson Bar. Indicó que si un boliche quiere prohibir la entrada de personas que, por ejemplo, concurren con ojotas, esto debe establecerse en un cartel en la puerta. Pero recordó que, por ley, no se permite ningún tipo de discriminación, lo cual incluye raza, nacionalidad, orientación sexual, religión y opinión política.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados