ESTUDIO DE FEMI ENCIENDE ALERTA

El 61% de los médicos cree que hay una "sobrecarga" en el sistema de salud

El 61% de los médicos del interior del país alerta que el sistema de salud está “sobrecargado”, a raíz de la pandemia, según un sondeo que realizó la Federación Médica del Interior.

Sala de CTI. Foto: AFP
El 46% dijo que teme que su lugar de trabajo colapse y no pueda atender a enfermos. Foto: AFP

El 61% de los médicos del interior del país alerta que los servicios de salud en los que trabajan están “sobrecargados”. En tanto, un 36% advierte que están pudiendo desempeñar sus tareas “normalmente”, un 2,6% entiende que el sistema está “casi saturado” y un 0,4% que “está totalmente desbordado, sin personal, material ni camas disponibles”. Así lo establece una encuesta a estos profesionales realizada por la Federación Médica del Interior (FEMI) a la que accedió El País.

El 89% de los médicos que participó del sondeo sostiene que está “preocupado” (44%) o “muy preocupado” (45%) por la situación sanitaria, mientras que el 5% dice que esta “es alarmante y está fuera de control”. Queda un 6% que, al contrario, dice que está “tranquilo”.

Al ser consultados sobre qué es lo que más les preocupa con respecto al coronavirus, el 49% respondió que contagiarse y/o poner en riesgo a su familia o entorno, el 46% dijo que teme que su lugar de trabajo colapse y no pueda atender a enfermos y al 1% le preocupa no saber qué medidas tomar frente a un paciente infectado.

Por otro lado, el 3% de los consultados señala que le preocupa no tener los equipos de protección necesarios para combatir el COVID-19 que pueda tener un paciente, y al 1% no tener si quiera los insumos básicos, como ser el alcohol en gel.

Hay otros datos de la encuesta que también han generado alarma. La presidenta de FEMI, Patricia Nava, señaló a El País que “algo a destacar y que llama la atención” es que el 37% de los médicos encuestados respondió que si bien existen protocolos claros, “el personal no los cumple como debería”.

Un 52% de los profesionales que entiende que sí hay protocolos claros y que se cumplen, frente a un 11% que advierte que no los hay. En este sentido, las autoridades de FEMI intentarán buscar respuestas en aquellos centros en los que sus trabajadores advierten que no se cumplen del todo con los protocolos. “Vamos a averiguar por qué está pasando esto”, comentó Nova.

Vacunas contra el COVID-19.

El sondeo de FEMI también hurgó sobre la predisposición de los médicos a recibir la vacuna contra el coronavirus, algo que está previsto para dentro de poco. Las aspiraciones del gobierno son empezar a vacunar ya a fines de febrero y el personal de la salud es el que está primero en la fila.

A nivel nacional, el 85% está dispuesto a recibir las dosis contra el virus, mientras que un 15% no lo está. Si bien la cifra no sorprendió en FEMI, sí lo hicieron algunas particularidades al analizar y comparar los datos por departamento.

Dosis de vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP
Dosis de vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP

Es que en Soriano, por ejemplo, tan solo la mitad de los médicos quiere recibir la vacuna contra el coronavirus, mientras que en Rocha el 96% quiere tenerla, ubicándose como el departamento en el que sus médicos más quieren ser vacunados contra el COVID-19.

Para el gobierno es imperioso que el personal de la salud se vacune en una primera etapa, de modo de quedar inmunizado y no contagiar al atender a los infectados.

Otras sorpresas que reveló el estudio.

Algunos de los resultados más llamativos de la encuesta de FEMI están al analizar y comparar los departamentos entre sí. Por ejemplo, el 25% de los médicos de Rivera sostiene que “la situación (de la evolución de la pandemia en su departamento) es alarmante y está fuera de control”, mientras que en Maldonado esa cifra baja a 12% y es cero en Soriano, Tacuarembó, Flores y Florida.

Por otro lado, los médicos de Cerro Largo son quienes más estuvieron en cuarentena preventiva con resultado negativo tras hacerse un hisopado (49%). Un 3% indicó que sí estuvo en cuarentena por haber sido COVID-19 positivo. El resto (48%) dijo no haber estado nunca en cuarentena.

Los médicos de Treinta y Tres, seguidos por los de Artigas, encabezan el podio de los profesionales que sí tuvieron la enfermedad. Son el 9% y el 7%, respectivamente.

La encuesta también relevó a aquellos médicos que trabajan en el interior pero también en la capital del país. Allí, el 53% de los encuestados respondió que estuvo en contacto con un paciente infectado a lo largo de la emergencia sanitaria, mientras que un 47% dijo que nunca lo estuvo.

Médico tomando una muestra para un test de coronavirus. Foto: AFP
Médico tomando una muestra para un test de coronavirus. Foto: AFP

Por otro lado, el 18% de los médicos consultados que trabaja en Montevideo respondió que “la situación es alarmante y está fuera de control” al ser consultado sobre “¿cómo se siente respecto a la evolución de la pandemia en su departamento?”. En este punto, el 47% respondió que está “muy preocupado” por la situación, el 29% que está “preocupado” y el 6% que está “tranquilo”.

Los resultados del sondeo fueron ayer enviados al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, y en FEMI esperan una pronta respuesta.

El gremio realizó el sondeo a través de un bot (programa informático que efectúa automáticamente tareas reiterativas mediante Internet a través de una cadena de comandos o funciones) a 1.069 profesionales del interior, algunos de ellos que al mismo tiempo se desempeñan en Montevideo, a los que se les pidió contestar ocho preguntas sobre la situación de la pandemia. La encuesta fue realizada entre los días 10 y 17 de este mes.

Los casos de coronavirus.

Se realizaron ayer 7.847 exámenes de COVID-19 y se detectaron 857 casos nuevos de la enfermedad, de acuerdo al boletín del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).

Se confirmaron seis nuevas muertes por coronavirus, lo que eleva el total de decesos desde la aparición de la enfermedad en Uruguay a 336. Se trata de dos pacientes de Montevideo de 85 y 77 años; un paciente de Artigas de 95 años; un paciente de Tacuarembó de 76 años; un paciente de San José de 71 años y un paciente de Durazno de 69 años. Hay 106 en el CTI.

La tasa de positividad (que refiere a la cantidad de test positivos sobre el total de realizados) pasó de 9,22% el martes a 10,92% ayer.

¿De dónde son los nuevos casos reportados hoy? 511 de Montevideo, 125 de Canelones, 34 de Rivera, 26 de Tacuarembó, 24 de Durazno, 22 de Maldonado, 20 de San José, 17 de Artigas, 15 de Rocha, 13 de Salto, 12 de Colonia, 10 de Cerro Largo, 9 de Paysandú, 7 de Treinta y Tres, 7 de Lavalleja, 3 de Soriano, 1 de Flores y 1 de Florida.

Prevén unos 1.000 casos diarios para fin de mes
Los test serológicos desarrollados por UdelaR y el Pasteur, y producidos por ATGen fueron la base para los estudios en Uruguay. Foto: AFP

El GACH asesora al gobierno, pero no es el gobierno. Aunque parezca lógico y se haya planteado desde el inicio del funcionamiento de este grupo científico, algunos integrantes del colectivo sintieron la necesidad de reforzar el concepto y así hacérselo llegar al Poder Ejecutivo.

Por eso ayer, en la reunión virtual que los coordinadores del GACH mantuvieron con parte del gobierno, pidieron que se busque mejorar la construcción discursiva para que la ciudadanía tenga claro cuándo una medida cuenta con el aval científico y cuándo es mera iniciativa de la administración. En ese sentido, enfatizaron, la toma de decisión corre por cuenta de Presidencia de la República.

En la noche anterior, los cerca de 55 integrantes del GACH se reunieron para una puesta a punto. En ella hubo una coincidencia: Uruguay está en una fase de la pandemia que lo ubica en el límite entre la zona de riesgo naranja y rojo de Harvard. Y esa no es una zona de control ni deseable. En eso hubo consenso científico.

El coordinador del área de Datos, Fernando Paganini, presentó los modelos y dijo que con la capacidad de testeo actual es esperable que se lleguen a los 1.000 casos diarios para fin de mes. Eso significa que la pandemia seguiría en crecimiento, pero un poco más desacelerada que lo evidenciado previo a las medidas del gobierno y las licencias de verano.

Luego vinieron los matices. Algunos científicos entienden que se trata de una meseta pasajera, tal vez fruto del efecto verano, pero que enseguida retomará su fase de crecimiento y, por tanto, hay que tomar medidas más restrictivas.

Otros fueron más optimistas. De hecho, los coordinadores generales dieron a entender que tal vez Uruguay pudiera continuar con medidas “parche”: de corta duración e impacto puntual.

Tanto los intensivistas como los matemáticos y biofísicos fueron los más preocupados e insistentes con la necesidad de restringir la movilidad. Uno de ellos llegó a sugerir el corte de actividades por dos semanas.

También, según informó el programa radial Así nos va, hubo un tirón de orejas y se les pidió a los colaboradores de GACH que cuando den entrevistas y den opiniones a título personal lo aclaren. Según supo El País, también se aclaró que los voceros oficiales son Rafael Radi, Henry Cohen y Fernando Paganini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados