PANDEMIA

Expertos estudian opciones para mejorar inmunidad contra el coronavirus

Fuentes de la salud señalaron a El País que los avances del grupo ad hoc de vacunas son “auspiciosos”, pero que todavía no se pueden adoptar medidas para “reforzar” la inmunidad.

Una persona en un vacunatorio para recibir una vacuna contra el coronavirus en Uruguay. Foto: Estefanía Leal
Una persona en un vacunatorio para recibir una vacuna contra el coronavirus en Uruguay. Foto: Estefanía Leal

La posibilidad de administrar en la población una eventual tercera dosis para reforzar la inmunización contra el COVID-19 comienza a ser cada vez más una opción para los expertos.

Un informe del grupo ad hoc de la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones que se encuentra en la órbita del Ministerio de Salud Pública (MSP), y al que accedió El País, advierte que “las dosis suplementarias según su plataforma apuntan a mejorar la respuesta inmune y no a subsanar las diferencias en eficacia” entre distintos tipos de vacunas.

Un reciente estudio chileno señala que la vacuna china de Sinovac previene en un 65,3% el contagio sintomático y en un 86% las posibilidades de morir por la enfermedad. En el caso de Pfizer, un estudio realizado en Israel advierte que esta vacuna protege al 95,3% contra las infecciones y al 97,7% contra la muerte por coronavirus.

Fuentes de la salud señalaron a El País que los avances del grupo ad hoc de vacunas son “auspiciosos”, pero que todavía no se pueden adoptar medidas para “reforzar” la inmunidad dado que faltan estudios científicos como para tomar determinaciones. Esto incluso es advertido por el propio grupo en el documento: “Hasta el momento no existe evidencia sobre la necesidad de dosis complementarias para ninguna vacuna”, señala.

Un inmunólogo y una fuente especializada en la rama, señalaron a El País que por el momento “nadie sabe cuánto dura la inmunidad” como consecuencia de administrar cualquier tipo de vacuna. Tampoco si las diferentes plataformas son suficientes para “cubrir” el efecto de las distintas variantes.

En lo que sí parecen ya ponerse de acuerdo los médicos y científicos, es en que, en caso de darse una intercambiabilidad entre una y otra vacuna, la misma debe ser siempre administrada en pacientes que hayan recibido la misma “plataforma”. Por ejemplo, si un usuario se inmuniza con Pfizer, deberá luego hacerlo con Pfizer o con Moderna, dado que ambas comparten la misma tecnología (ARN mensajero).

“Existe consenso en que la recomendación, dadas las condiciones actuales, es completar el esquema con la misma vacuna que recibió en la dosis inicial”, advierte un pasaje del mismo documento.

En el MSP prefirieron ayer no hacer declaraciones al ser consultados sobre la posibilidad de que puedan administrarse “refuerzos” tras las dos dosis, aunque, una fuente de la secretaría indicó que “nada es descartado”.

En el mundo esta opción ya es considerada. De hecho, miles de voluntarios en el Reino Unido recibirán una tercera dosis en un ensayo clínico que comenzó este miércoles.

La prueba es observada a lo lejos por expertos locales que entienden que del estudio podrán desprenderse varias lecturas que permitirán adoptar medidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados