RENDICIÓN DE CUENTAS

Los planteos del oficialismo para subir el gasto y dar "oxígeno" a quien lo necesita

Legisladores de Cabildo Abierto piensan en usar activo del FMI y el resto en utilizar lo que se obtenga de la recaudación impositiva.

Debate en la Cámara de Senadores. Foto: Francisco Flores
Debate en la Cámara de Senadores. Foto: Francisco Flores

En este tema puntual, el acuerdo entre los socios del partido de gobierno es prácticamente unánime: este es el año para aumentar el gasto en la Rendición de Cuentas para, ya sin pandemia de por medio, dar los recursos necesarios a las reformas que están en marcha y a los salarios que requieren de un refuerzo.

La posición del Ejecutivo, que no tiene nada de particular respecto a otros gobiernos, ya fue adelantada (tender a no incrementar el gasto), pero todos asumen con naturalidad que de acá al 30 de junio se abrirán varias instancias de negociación en las que se arribará a un acuerdo.

Así que el punto de partida está claro. “Hay que dar el oxígeno necesario a los sectores que lo necesitan, y no se le puede quitar a aquellos que lo precisan”, sintetizó el senador Guido Manini Ríos en diálogo con El País, con una frase que bien puede resumir no solo la postura de Cabildo Abierto sino también la del Partido Colorado, el Partido Independiente, el Partido de la Gente y de algunos legisladores del Partido Nacional.

Dicho esto, la discusión que se inicia a partir de ahora será, entonces, de dónde obtener los recursos extra. Y en esto ya trabajan -algunos más formalmente que otros- todos los socios del oficialismo, para elevar luego las propuestas al Ejecutivo, que en semanas deberá enviar su proyecto al Parlamento.

“Es real que al ser gobierno tenemos que decir lo que queremos, pero también de dónde lo sacamos”, reconoció en ese sentido un legislador oficialista. O, como también lo reconoció Manini: “Todo lo que uno propone tiene que tener financiación”.

¿Pero qué proponen en concreto? Conceptualmente, todos saben que los caminos son dos: con lo que se obtenga de la recaudación impositiva o mediante endeudamiento. Como con casi todo, entre medio hay matices. Y no todos coinciden.

Activo del FMI

En Cabildo Abierto piensan en un mecanismo que ya propusieron en setiembre del año pasado, cuando la discusión era de dónde obtener recursos para financiar el plan de asentamientos: los Derechos Especiales de Giro que otorga a todos los países el Fondo Monetario Internacional, un activo financiero que en Uruguay asciende a US$ 585 millones. “Cuando a nosotros se nos pregunta de dónde sacar la plata, respondemos que estos fondos se siguen sin usar”, señaló a El País el diputado de ese partido Álvaro Perrone. Su líder, el senador Manini, lo pone así: “En vez de renovar los bonos del Estado, proponemos usar estos derechos, y con lo que nos ahorramos en pago de interés, lo utilizamos para distintas políticas. Es una propuesta original”.

El cálculo de los cabildantes determina que ese ahorro anual es cercano a US$ 50 millones, que piensan redirigir a -entre otras cosas- más salarios para los militares que están más sumergidos, y para docentes que se desempeñan en instituciones de contexto crítico, como una forma de incentivarlos a elegir esos destinos, tal como adelantó Manini en entrevista con El País ayer domingo.

Pero son los únicos que hacen este planteo, porque el resto de los legisladores del oficialismo prefieren referirse al aumento de la recaudación por el repunte de la actividad económica, y a la proyección de crecimiento estimada para este año.

El resto salvo el diputado del Partido de la Gente Daniel Peña, quien tiene otra idea: “Revisar las ventas de los bienes inmuebles del Estado” y con esas ganancias invertir en lo que haga falta.

La vía del crecimiento

“Hay elementos objetivos de la economía: el país ya creció en 2021 y hay previsiones de un crecimiento de 4,5% del PBI para este año. Se va a recaudar más”. Esa es la foto que tiene Uruguay hoy, en palabras del diputado colorado Felipe Schipani.

Una reflexión similar hace el diputado del Partido Independiente Iván Posada. “La perspectiva macroeconómica de nuestro país es de crecimiento, por lo que, respetando los compromisos en materia fiscal, hay un determinado margen que se puede utilizar para dar respuesta a los temas más importantes”. ¿Cuáles? Ya se han mencionado: la reforma educativa -que es una específica preocupación del Partido Colorado (ver nota aparte)-, la reforma del Estado, aspiración particular del partido conducido por el ministro de Trabajo, Pablo Mieres; y la inversión en ciencia y tecnología, dijo Posada.

Los blancos, mientras tanto, siguen sin tener un posicionamiento orgánico, por lo que hay opiniones que en ocasiones pueden ser directamente opuestas (ver recuadro).

Por un lado, se alzan voces como la del senador Jorge Gandini, que entiende que “hay cosas para corregir” en esta Rendición y que no tiene dudas de que, de haber margen para ampliar el gasto, deberá venir del “crecimiento de la recaudación”. Y habla incluso de un “margen holgado, porque además hay una mayor recaudación proyectada”.

Pero gasto tiene que haber porque hay “prioridades” que atender y que implican el incremento de recursos, como por ejemplo: “El compromiso que tenemos todos -sostuvo Gandini- de mejorar el nivel salarial de la Policía”.

Por el otro lado, hay posturas como la del diputado Sebastián Andújar, que tiene claro que “aumentar el gasto te puede llevar a aumentar el déficit fiscal”, un camino que a su vez puede conducir a “más impuestos”.

“Si se aumenta el gasto tiene que ser para un objetivo netamente social, una política bien focalizada, dirigida para los que se encuentran en una situación vulnerable para reforzar las medidas que ya se están tomando”, opinó el representante, que esta semana tuvo un cruce con Perrone, porque rechazó que el oficialismo discutiera en los medios todos estos temas. Andújar llegó a decir que “no es inteligente en este momento fantasear con incrementar el gasto”, algo que ahora el cabildante volvió a contestar: “No se puede hablar de fantasía cuando hay US$ 585 millones para usar”.

Penadés: “La tormenta todavía no terminó”

El senador nacionalista Gustavo Penadés está convencido de que el Ministerio de Economía y Finanzas tiene una meta que cumplir: “Ser muy responsable en el manejo de las cuentas públicas”. Y llamó a los compañeros de la coalición de gobierno a no “confundirse” con la idea de que “el país está mejor”. Porque aunque sea cierto, “no terminó la tormenta en la que estamos sumergidos tanto por factores nacionales como internacionales”, afirmó en referencia a la guerra en Europa del Este y a la inflación exponencial. Entonces, para el legislador la fórmula no es “ni gasto cero ni echar hasta el derrame”. “Entre todos vamos a tener que manejar esto con responsabilidad”, dijo. Y anunció que en estos días los coordinadores del oficialismo se reunirán para poner sobre la mesa las aspiraciones en común.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados