ENTREVISTA

Manini Ríos: "Hay que convencer al pueblo de reformar la seguridad social"

"Hay que cambiar el despliegue policial. La Policía se retiró del contacto con el vecino", manifestó también el cabildante.

Guido Manini Ríos. Foto: Estefanía Leal
Guido Manini Ríos. Foto: Estefanía Leal

Van más de dos años de gobierno, y el líder de Cabildo Abierto, el senador Guido Manini Ríos, celebra la buena “salud” de la coalición, pese a sus disputas internas. Y hace anuncios en tres de los principales temas de la actual agenda del oficialismo: propondrá aumentar el gasto en la Rendición de Cuentas para dar más salario a docentes y militares; poblar las comisarías; y salir a “convencer al pueblo” sobre la necesidad de encarar ya la reforma del sistema previsional.

-¿Qué salud le ve a la coalición después de los obstáculos que ha salvado, como las discusiones presupuestales, la pandemia, el referéndum?

-Yo creo que la salud de la coalición es buena. Tal vez mejor de lo que muchos quisieran. En los distintos temas a veces se presentan distintas visiones. Pero yo creo que eso, más que debilitar a la coalición, la fortalece. Cabildo Abierto claramente tiene una historia y una identidad diferentes a las de los demás, y por algo la gente que votó a Cabildo no votó a los blancos ni a los colorados. Pero eso no significa que se debilite la coalición. Volviendo a la pregunta, la salud de la coalición es todo lo buena que era esperable al empezar el gobierno.

-El jueves, en la residencia de Suárez y Reyes, en donde el presidente Luis Lacalle Pou citó a los legisladores de la coalición para escuchar sobre las principales conclusiones de la reforma previsional en ciernes, usted preguntó sobre el impacto en la sociedad. ¿Qué es lo que teme?

-Al comenzar la exposición, (Rodolfo) Saldain mostró gráficas bastante catastróficas de lo que va a pasar en el futuro en el caso de no hacerse una reforma. Yo creo que todo el sistema político tiene bien claro que la reforma es, tarde o temprano, inevitable. Y que cuanto más se demore en hacerse, más drásticas van a tener que ser las medidas que se adopten. La pregunta que yo hice fue acerca de cómo cambiarían esas gráficas al principio, por efecto de la reforma. Es decir, si esto es realmente la reforma que se necesita o si es algo que va a ameritar una nueva reforma dentro 10, 20 años. La respuesta fue que aplicando esto van a empezar a mejorar las gráficas, aunque sea un proceso que lleve muchos años.

-¿Y qué cree sobre la opinión de algunos actores de la coalición de que si se aprueba esta reforma sin consenso político puede ser un tiro en el pie para las próximas elecciones? ¿Usted dónde se para en esa disyuntiva?

-Yo estoy convencido de que la reforma es necesaria. Creo que hay un tema de responsabilidad. Quienes tienen cierta responsabilidad en la conducción del país, y lo tiene básicamente la coalición en el gobierno -aunque la oposición también tiene su cuotaparte-, deben asumir la importancia que tiene este tema. Todos sabemos que el país va rumbo a un precipicio, y que puede llegar un momento en el cual haya problemas para pagar las actuales jubilaciones. Si sabiendo eso no se hace la reforma y se sigue pateando para adelante, como ha venido pasando desde hace mucho tiempo, habrá una responsabilidad histórica y algún día se le pasará la cuenta a los responsables que no fueron capaces de llevar adelante la reforma.

-Usted cree entonces que no importa si el oficialismo no cuenta con el apoyo del Frente Amplio. Que la responsabilidad de la coalición es hacerla ahora.

-Sí, la responsabilidad es hacerla ahora. Pero indudablemente que hay que buscar los puntos de consenso con el Frente Amplio. Si esta reforma sale con el apoyo de todos los partidos políticos, es una señal mucho más fuerte.

"Hay que cambiar el despliegue policial. La Policía se retiró del contacto con el vecino".

Guido Manini Ríos. Foto: Estefanía Leal
Guido Manini RíosLíder de Cabildo Abierto

-Pero usted sabe que ya hay legisladores del oficialismo, como los senadores blancos Jorge Gandini y Gustavo Penadés, que adelantaron que si el Frente Amplio no acompaña no estarían dispuestos a hacer en soledad una reforma que tendrá su costo político. Entonces, en un escenario en que no estén los votos de la oposición, ¿qué es lo que tendría que hacer la coalición?

-Yo creo que hay que buscar la reforma. Si no está el apoyo de la oposición, si tenemos la certeza de que la oposición va a actuar con oportunismo llevando agua para su molino electoral, dando manija a todos aquellos que puedan ser afectados por los límites que se pongan, indudablemente que lo que hay que hacer es convencer al pueblo uruguayo de la necesidad de hacer la reforma igual. Y habrá que dejar en evidencia a aquellos que actúan en forma mezquina, y hacer la mejor reforma posible que comprenda y favorezca a la mayor cantidad de gente. Hay amplios sectores de la población, que son los más sumergidos hoy, que van a ser beneficiados: van a cobrar más de lo que cobran hoy. Entonces eso, sumado a la toma de conciencia de la opinión pública de la necesidad de esta reforma, puede llevar a que se termine transformando en una reforma popular.

-¿Cómo evalúa el incremento de la inseguridad en las últimas semanas? ¿Cree que la pandemia tuvo una incidencia clave más allá de la gestión en el descenso demostrado en los dos primeros años?

-Por un lado, es probable que la menor movilidad de toda la gente en general durante la pandemia haya ayudado a que fuera más efectivo el control del delito. Aunque también es claro que en los años de pandemia aumentó el número de imputados, condenados y de gente en prisión. O sea que igual los delincuentes siguieron actuando. También es claro que hay un combate más efectivo en el territorio, contra las bocas de droga y contra todos los niveles del narcotráfico. Y eso lleva también a un enfrentamiento entre las distintas bandas que en cierta forma explica esta situación.

"En la Rendición vamos a proponer una partida extra para docentes de contexto crítico".

Guido Manini Ríos. Foto: Estefanía Leal
Guido Manini RíosLíder de Cabildo Abierto

-La oposición señala ahora que esa explicación es la que entonces daba el ministro Eduardo Bonomi y que el hoy oficialismo rechazaba. ¿No cree que están cayendo en la misma dialéctica?

-Bueno, por eso digo que la explicación viene por varios lados. No cabe duda que aquí se ha cedido un terreno al narcotráfico y el mundo de la droga en los años de las administraciones frenteamplistas. Nosotros hemos planteado más de una vez algunos aportes en el tema de seguridad que creemos que todavía no se han implementado adecuadamente.

-¿Cuáles?

-Básicamente, y esto lo he hablado personalmente tanto en su momento con el fallecido ministro Jorge Larrañaga como luego con el ministro Luis Alberto Heber, sobre la necesidad de cambiar el concepto de despliegue policial. La Policía se ha ido retirando del contacto con el vecino, se han establecido grandes comandos a retaguardia y se ha ido achicando la presencia en comisarías.

-Pero la gestión de Larrañaga empezó a revertir ese proceso.

-Empezó a revertirlo, pero el ritmo es lento y no es tan visible. Uno va hoy a una comisaría y generalmente no están los elementos o no tienen móvil para ir a atender la denuncia de inmediato. También habría que hacer algunos cambios en otras políticas: hemos hablado de la necesidad de tener una cárcel de alta seguridad. En nuestro programa proponíamos una cárcel a cargo de militares donde estuvieran los delincuentes más peligrosos, y sin contacto con el exterior. Y sobre todo, apostamos al trabajo obligatorio para todos los presos.

-En la Rendición de Cuentas el Ejecutivo viene siendo claro en cuanto a mantener en cero el aumento de gasto. Ustedes, sin embargo, piden aumento.

-Sí. Nosotros vamos a plantear algunos puntos que van a significar gasto. Por ejemplo, queremos que haya una partida extrasalarial para aquellos docentes, de Secundaria y Primaria, que están en los centros de estudio de zonas de contexto crítico. Queremos que se transformen en los lugares más deseados por los docentes cuando van a elegir hora. Y también vamos a buscar un significativo aumento al personal más sumergido de las Fuerzas Armadas.

-¿Qué expectativas tiene de que el Ejecutivo responda a la minuta de comunicación que usted promovió en el Senado para exonerar de IVA a 19 productos de la canasta básica?

-Mire, he tenido conversaciones con el equipo económico y me dijeron que se va a tomar otro tipo de medidas, aunque con el mismo espíritu, la misma filosofía. Se va a implementar de otra forma, no como está planteado en la minuta. Va a haber una devolución en los próximos días. Esto no cayó en saco roto.

-Dijo que sin dudas va a ser candidato en 2024. ¿Qué fórmula se imagina?

-Yo ya había dicho hace dos años que en 2024 iba a ser candidato. Es mi intención. En la vida política los tiempos corren y pueden haber muchos cambios, pero mi intención es esa. Hay muchas figuras que están teniendo mucha aceptación en la gente y que tienen su perfil y que podrían perfectamente constituirse también en candidatos o compañeros de fórmula. Hoy no estamos pensando en la campaña, sino en cumplir de la mejor manera posible en aquellos lugares donde tenemos responsabilidades.

“El clima de unidad en cabildo es contundente”

-Recientemente el Congreso de su partido aprobó la conformación de nuevos espacios. La ministra Irene Moreira es la dirigente más encaminada en ese sentido, pero ha tenido por eso algunos reclamos internos. ¿Cómo ha visto esa situación?

-Que haya distintas corrientes dentro de un partido no es una mala cosa. Lo que sí exigimos a todos es respetar lo que son los ejes vertebrales de Cabildo Abierto: las ideas del artiguismo del siglo XXI, la preocupación por los más débiles, la no intromisión en los asuntos de los uruguayos desde afuera. En cuanto a las diferencias internas o alguna crítica que pueda haber surgido dentro del partido, creo que han sido muy menores. Siempre habrá voces que son un poco diferentes a otras. Pero creo que el clima de unidad que tuvimos en Las Piedras la semana pasada fue contundente para quienes pretenden siempre ver las divisiones de Cabildo.

Penalizar a magistrados es de "sentido común"

-¿Le preocuparon las declaraciones del fiscal de Corte, Juan Gómez, en contra de su proyecto que crea el delito de prevaricato para jueces y fiscales?

-Sí, me preocuparon. No es bueno que el fiscal de Corte haga apreciaciones sobre un proyecto de ley en los términos en que lo hizo (N.de.r: lo llamó un proyecto “impresentable”). Me parece que está totalmente fuera de lugar. Este es un proyecto de sentido común. Es decir, que un fiscal o un juez sean responsables penalmente por haber actuado intencionalmente, y esa palabra la subrayo, y llevado a la cárcel a un inocente u ocultado pruebas para exonerar a una personas.

-Algunos dicen que ya están dados los mecanismo para que los damnificados denuncien esas situaciones.

-Lo que hay son ciertas figuras legales que son totalmente genéricas y que no atienden este problema con la gravedad que realmente tiene, a tal punto que nunca se aplican.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados