CUMBRE PRESIDENCIAL RIOPLATENSE

Primer encuentro de Lacalle y Fernández como presidentes: "Nos la debíamos", dijo el uruguayo

Lacalle Pou se encargó de preparar el asado y tras la reunión, que se extendió por cuatro horas, destacó que fue “una buena reunión” en la que hablaron “de todo un poco”.

Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou este jueves en la estancia presidencial de Anchorena (Colonia). Foto: Casa Rosada
Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou se reunieron ayer en Anchorena (Colonia) donde compartieron un “asado de camaradería”. Foto: Casa Rosada

Se hizo esperar más de lo previsto. Pasó casi un año desde el último encuentro de los presidentes de Uruguay y Argentina, Luis Lacalle Pou y Alberto Fernández. Y aquella vez, el 10 de diciembre de 2019, el uruguayo aún no se había colgado la banda Presidencial, sino que participó de la asunción del argentino en calidad de mandatario electo. Por eso, a pesar de la insistencia de los periodistas para conocer el contenido de las conversaciones entre ambos líderes, el canciller Francisco Bustillo destacó que “lo que se necesitaba, que es lo más rescatable” era “el encuentro en sí mismo”. En ese sentido, Lacalle Pou dijo a la prensa que no se trató de “una visita protocolar”, sino de un asado y de “una buena reunión” en la que hablaron “de todo un poco”. “Nos la debíamos”, reconoció.

En la noche de miércoles los presidentes acordaron que se encontrarían en la estancia de Anchorena, en Colonia, en el mediodía de ayer. Y así fue como, tras recibir la noticia de que el resultado de un hisopado dio negativo, Fernández se subió a un helicóptero junto Juan Pablo Biondi, su secretario de Comunicación y Prensa, y cruzó el Río de la Plata. Lacalle lo estaba esperando en la estancia, con el fuego prendido, acompañado por Bustillo y por el embajador de Argentina en nuestro país, Alberto Iribarne. El encuentro se extendió por cuatro horas.

Varios medios argentinos destacaron que se trató de una visita “sorpresiva”, que nunca estuvo en la agenda oficial del mandatario, e incluso Clarín publicó que fue “una partida secreta en la que quedó boquiabierto y sin información el canciller Felipe Solá”.

“Solá estaba al tanto del encuentro y no hubo secretismo”, remarcó sin embargo Bustillo en diálogo con El País. “Se trató de mantenerlo con cierta reserva para darse la oportunidad de hablar distendidamente”, expresó de todos modos.

En la misma línea, Fernández dijo, al volver a su país, que “fue una muy buena reunión” y que pudieron “hablar distendidos sobre los problemas de la región en general y de Argentina y Uruguay en particular”.

“Los dos sentimos que debemos hacer mucho más profundo el vínculo y la relación de nuestros pueblos. También creemos que hay que trabajar juntos para que la región vuelva a unirse, respetando la diversidad ideológica y haciéndonos fuertes en un mundo que se globaliza. Estamos convencidos que juntos podemos aportar mucho a este objetivo”, agregó.

Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou en la estancia presidencial de Anchorena. Foto: Walter Paciello
Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou en la estancia presidencial de Anchorena. Foto: presidencia.gub.uy

El encuentro, en definitiva, tuvo una relevancia simbólica más que ejecutiva. “Realmente no hubo una decisión puntual sobre ningún tema, porque no hubo un análisis de ningún tema puntual, porque cada tema merece una atención muy particular”, insistió Bustillo.

“Lo que se necesitaba, que es lo más rescatable, es el encuentro en sí mismo, porque las relaciones hay que cultivarlas, cuidarlas, profundizarlas. Lamentablemente, debido a la pandemia, las relaciones están teniendo carácter virtual y por eso se dejan aspectos trascendentes”, dijo el canciller.

Si bien ninguno de los mandatarios reconoció nunca que la relación entre ambos era fría y distante, El País informó el 8 de octubre que habían retomado esa semana el contacto después de más de tres meses sin diálogo. En esa conversación telefónica Lacalle y Fernández acordaron encontrarse, pero la reunión de ayer fue coordinada el 8 de noviembre en el viaje que hicieron Bustillo y Fernández a Bolivia, para participar de la asunción del Luis Arce.

Desarrollo de la hidrovía.

La mayoría de los medios uruguayos y argentinos se enteraron del encuentro cuando los mandatarios ya estaban con las copas de vino servidas a orillas del Río de la Plata, bajo unos árboles que hacían sombra. Las especulaciones sobre los motivos del almuerzo comenzaron entonces a proliferar. Al mediodía fue que uno de los asesores de Lacalle informó a El País que el mandatario había pedido encargarse personalmente del asado. “A mí me gusta jugoso, caliente y bastante salado. Tenía una salmuera de como hace dos semanas que todavía estaba vigente, así que le dimos con salmuera, y (además) le metimos un ingrediente brasileño, farofa”, dijo Lacalle a la prensa cuando se iba de Anchorena.

Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou este jueves en la estancia presidencial de Anchorena (Colonia). Foto: Comunicación presidencial
VEA EL VIDEO

El gesto del anfitrión, que preparó asado de tira, entraña y chorizos, quedó registrado por las cámaras de Comunicación Presidencial, que difundió videos de Lacalle sirviendo la mesa a sus invitados.

Pero más allá de lo simbólico, el canciller contó que uno de los temas que estuvo arriba de la mesa fue el desarrollo de la hidrovía que habilite una mejor navegabilidad del Río Uruguay, un proyecto que Lacalle presentó por primera vez personalmente a Fernández, quien se comprometió a estudiarlo.

En caso de conseguir el apoyo para desarrollar este emprendimiento, el gobierno uruguayo tendría que convocar también al de Brasil, de donde se pretende sacar carga por el Río de la Plata. De todas maneras, Bustillo informó que “todavía no se habló de dar ese paso”.

Hay otros temas que están en la agenda bilateral y sobre los que, según Bustillo, no se habló en profundidad, como el turismo, la temporada de verano y la pandemia. El presidente argentino había anunciado ayer temprano que la vacunación en su país empezará “entre fines de diciembre y los primeros días de enero”.

De lo que sí hablaron, “aunque sin profundizar”, insistió Bustillo, fue sobre los posibles acuerdos comerciales del Mercosur con la Unión Europea (UE) y China.

En referencia al acuerdo con la UE, Búsqueda informó ayer que los europeos consideran necesario firmar con el Mercosur un documento complementario “vinculante” sobre temas ambientales. “Lo medioambiental no es un tema de preocupación de la UE, sino que es preocupación de todos, también del Mercosur. Somos muy respetuosos de lo que hace Brasil (con la Amazonia) y creemos que Brasil tiene la misma preocupación. Después de 20 años, cuesta imaginar que este sea un motivo de discusión o diferencias”, planteó el canciller, que viajará a Europa antes de fin de año para avanzar en este acuerdo.

La relación entre los líderes de Uruguay y Argentina
fernandez lacalle vazquez

Pasteras. Alberto Fernández y el canciller Francisco Bustillo se conocieron durante el conflicto por la instalación de una planta de celulosa en suelo oriental, que enemistó a los gobiernos de Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez. Fernández era funcionario del gobierno argentino y Bustillo, embajador uruguayo en Buenos Aires.

Madrid. El almuerzo de ayer fue el tercer encuentro entre los presidentes de Uruguay y Argentina, Luis Lacalle Pou y Fernández, aunque el primero en el que los dos están en el cargo. Bustillo contó a El País que recibió a ambos en su residencia en Madrid, cuando era embajador uruguayo en España.

Buenos aires. El último antecedente de un encuentro entre ambos mandatarios es el del pasado 10 de diciembre, cuando Lacalle, en calidad de presidente electo, acompañó a Tabaré Vázquez a la Casa Rosada para saludar al flamante mandatario argentino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados