ELECCIONES INTERNAS

Mujica cantó, el cuarto secreto de Mieres se cayó, Cosse perdió su cartera y más: perlitas de la votación

Las curiosidades durante la votación de los precandidatos en las elecciones internas. 

José Mujica votando en las elecciones internas 2019. Foto: Leonardo Mainé
José Mujica votando en las elecciones internas 2019. Foto: Leonardo Mainé

Durante días, incluso semanas, los precandidatos se preparan para el día de las elecciones. Junto con asesores, jefes de prensa y coordinadores crean un meticuloso camino para que no haya ningún imprevisto. Sin embargo, no todo puede preverse: 

Bien tempranito llegó el expresidente de la República José Mujica, quien segundos después de bajar de su auto fue abordado por periodistas y personas que ya lo esperaban en la puerta del Liceo N° 70, ubicado en Santín Carlos Rossi esquina Haití.

Tras responder varias preguntas dos hombres se acercaron para saludarlo: "No se besan los hombres, eso lo hacen los rusos", indicó mientras se reía. 

En ese mismo instante se acercó un periodista del programa Aquí está su disco, de Radio Montecarlo, quien le consultó qué tema quería escuchar en la mañana. "Qué ganas de llorar en esta tarde gris", cantó Mujica y agregó: "Con (Anibal Troilo y (Roberto) Goyeneche", en referencia a la canción "En esta tarde gris". 

Momentos más tarde, pero en Pocitos, llegaba la precandidata frenteamplista Carolina Cossequien llegó acompañada de su madre y de su hija para votar en el Colegio Monte VI. 

Mientras caminaba, aseguró que también tenía que acompañar a su madre a su circuito de votación: "Si no la acompaño me deshereda", bromeó.

Tras saludar a las personas que la esperaban en el lugar, se acercó a la mesa de votación, pero al momento de sacar la credencial no encontraba su cartera. "¿Mi cartera?, preguntó. Finalmente, uno de sus acompañantes la encontró y se pudo efectuar la votación. 

Carolina Cosse. Foto: Francisco Flores
Carolina Cosse. Foto: Francisco Flores

El precandidto del Partido Independiente, Pablo Mieres, también madrugó para ir a votar. Cerca de las 9:30 llegó al Colegio Inmaculado Corazón de María Adoratrices ubicado en el Centro. 

En el momento en que se acercó a la mesa de votación, la estructura armada atrás para que funcionara como cuarto secreto se cayó sobre una de las secretarias de votación. 

Al igual que en las elecciones pasadas, el precandidato blanco Luis Lacalle Pou realizó una recorrida por varias zonas del departamento de Canelones, para saludar a los votantes que lo apoyan.

En su primera pasada, cerca del centro de Las Piedras, se le acercó "Borges", un militante del Partido Nacional, que en sus manos llevaba la Rendición de Cuentas de la primera legislatura de Lacalle Pou como diputados.

Juntos recordaron anécdotas y se despidieron con un abrazo.

Más tarde, ya después de haber votado, Lacalle Pou paró en Pueblo Castellanos, algo que ya tiene como tradición, donde comió un asado con la familia García y jugó un partido de bochas. Cerraron un empate 1 a 1.

Para los amantes de la lectura, la primera edición de un libro es tomada como una reliquia. Lo mismo piensa el expresidente y precandidato colorado Julio María Sanguinetti quien desde su casa, antes de votar, le mostró a El País la primera edición de "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez. 

"Acá está, en el 87 cuando recién salió. Era otra generación, era el gran momento del boom literario, García Márquez, (Ernesto) Sabato, (Juan Carlos) Onetti ya venía de atrás y para mí tenía otra connotación porque era un compañero de trabajo, trabajamos juntos en Acción", expresó. 

Sobre esta primera edición, indicó: "Lo compré en su momento, en el mismo momento en que salió. Ahora cuesta no sé cuánta plata", indicó. 

Después de votar en Juanicó, el precandidato frenteamplista Oscar Andrade compró una torta frita, mientras caminaba por las calles de Las Piedras. Lacalle Pou también le había comprado a esas mismas mujeres, quienes le dijeron que estaban vendiendo para colaborar con la escuela.

Oscar Andrade come una torta frita, el día de las elecciones. Foto: Mariana Malek
Oscar Andrade come una torta frita, el día de las elecciones. Foto: Mariana Malek

Al momento que sacó la credencial para mostrársela a los integrantes de la mesa de votación, Edgardo Novick la miró y bromeó por cómo se veía entonces. "Miren el pelo que tenía", dijo Novick señalando la foto de la credencial y mostrándosela a todos los periodistas y los integrantes de la mesa que estaban cerca. "Tenía pelo", insistió.

Luego de las risas, agarró el sobre y entró al cuarto secreto para sufragar. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)