UN FUNCIONARIO BAJO LA LUPA

Miguel Ángel Toma, "el soldado" fiel de Tabaré Vázquez

En el gobierno aseguran que el asesor jurídico del Presidente “tiene mucho, mucho poder”

La lealtad de Toma con Vázquez va incluso más allá de la pertenencia a la Masonería. Foto: Nicolás Pereyra
La lealtad de Toma con Vázquez va incluso más allá de la pertenencia a la Masonería. Foto: Nicolás Pereyra

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El calor se sentía a pleno. Era 2 de diciembre de 2014, y en la tarde ya entraba a picar el sol. Tabaré Vázquez citó a su comando de campaña en el Four Points para la primera reunión luego del triunfo electoral. La euforia de la victoria, el verano, y las vacaciones a la vista, daban pocas ganas de vestir traje y corbata. Los asesores del entonces presidente electo llegaron distendidos y con vestimenta informal.

Solo uno siguió la línea de Vázquez y se diferenció: Miguel Ángel Toma Sanchis. El abogado de 67 años fue el único que zafó del rezongo y fue encomendado a ser el vocero oficial de la reunión. "Las declaraciones a la prensa las va a hacer Miguel. Es el único que vino de corbata. Y sepan que a partir de ahora vuelve la corbata a la Presidencia", advirtió Vázquez a su equipo marcando una clara diferencia con lo que había sido el gobierno de José Mujica.

Toma es eso: es la línea de Vázquez. Es la formalidad, la reserva absoluta. Es la lealtad pase lo que pase, y la actuación con el perfil más bajo posible. Es hablar poco y hacer mucho. Es el "soldado" más fiel del presidente de la República. Y por eso su cargo no está en discusión para el jefe de Estado.

Incluso, para Vázquez no está en discusión su permanencia en el gobierno, en momentos donde un tema de gran sensibilidad le explotó en sus propias manos. Es que Toma recibió de manos del exministro de Defensa, Jorge Menéndez, las actas del Tribunal de Honor donde José Gavazzo admitió desaparecer el cadáver de un dirigente tupamaro —Roberto Gomensoro— en democracia.

La denuncia sobre el caso Gavazzo se demoró más de un mes en las oficinas de la Presidencia y eso pesa para los jerarcas públicos involucrados, lo que alcanza al principal asesor jurídico de Vázquez. Sus responsabilidades las definirá la investigación de la Fiscalía.

¿Toma fue el "cortafuego" del tema Gavazzo en Presidencia? ¿Por qué tiene tanto poder en el entorno de Vázquez? ¿Cuál es la razón para que el líder histórico del Frente Amplio lo proteja y le mantenga su confianza?

Miguel Ángel Toma, secretario de la Presidencia de la República. Foto: Archivo El País
Miguel Ángel Toma, secretario de la Presidencia de la República. Foto: Archivo El País

Él no es frenteamplista. Pero no duda en ir a apoyar al partido de gobierno cuando se lo piden. "¿Qué haces vos acá?", le dijo sorprendido un dirigente astorista cuando lo vio en el acto aniversario del Frente Amplio en febrero de 2018. Fue en Piriápolis y tenían la necesidad de contrarrestar el acto de enero de los autoconvocados de "Un Solo Uruguay". "Me pidieron que venga, y vine", le respondió Toma que había llevado una bandera roja, azul y blanca colgada en su cuello.

Ingresó a la Gran Logia de la Masonería a través de Óscar Magurno. Ambos se conocieron en el ambiente de la salud, cuando Toma estaba en el Ministerio de Salud Pública en el gobierno de Jorge Batlle.

Su iniciación lo hermanó con Vázquez, quien también integra la logia. Pero su extrema lealtad no viene por este costado. El contacto inicial fue por el lado empresarial. Fue su asesor en la toma de decisiones en la salud, cuando el actual presidente aún se desempeñaba como médico oncólogo. Incluso logrando un fallo ventajoso para el líder frenteamplista por la compra de equipamiento para el tratamiento del cáncer.

El secretario de la Presidencia responsabilizó a Defensa por no denunciar los hechos. Foto: Nicolás Pereyra
El secretario de la Presidencia responsabilizó a Defensa por no denunciar los hechos. Foto: Nicolás Pereyra

En este episodio también apareció el hijo del ahora mandatario, Javier, que trabaja en el área tecnológica.

En Presidencia repiten una y otra vez que Toma "tiene mucho poder". Y enfatizan en "mucho". Casi a modo de advertencia. Sin embargo ninguno se anima a detallar cómo ejerce su poder. "Deja todo por escrito", dice un ministro.

Sí son varios los que recuerdan una de sus frases de cabecera. "Siempre digo que no ofende quien quiere, sino quien puede. Y pocos pueden". Así lo dice y luego sonríe. Y así lo recuerdan varios en el gobierno.

Tampoco ninguno de los consultados para esta nota se anima a criticarlo. Ni siquiera a elogiarlo. "¿Toma? Tas loco nene. Yo trato de solo comunicarme por mail", dijo un ministro y cortó el teléfono.

Destitución que está grabada en casete

Asegura que lo conoce muy bien. Incluso tiene en un casete el audio grabado de su última charla. Conrado Bonilla fue designado por Jorge Batlle como ministro de Salud Pública. Toma era el director de esa cartera. "A raíz de nuestra mala relación empezó a hablar mal de mí con dos abogados del ministerio muy amigos. Decía que nunca había visto un ministerio más corrupto y formado por tanta gente sabandija", recordó Bonilla a El País. El exministro dijo incluso que Toma filtraba información a agentes privados de la salud sobre las decisiones del ministerio. "Ese día fui caliente al ministerio. Él estaba de licencia en Artigas. Le pedí que estuviera a las 9 de la mañana en mi despacho. Me hice de una llave, como que era de la puerta del despacho. Lo hice pasar. Puse la llave. Tranqué. Se la mostré. La guardé en el bolsillo y le dije: Ahora estamos entre hombrecitos. Usted anda hablando mal de mí. Y para estar diciendo mentiras tiene que defenderse, porque esto no es un tema de hablar así no más. Usted es un jodido. Cobarde", recordó Bonilla que le dijo. "Y esa discusión está toda grabada", agregó. El exministro dijo que Toma no se supo defender. "Solo tartamudeaba, como es bien él. Un gran flojo, un pusilánime", aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)