EN LA PALOMA

Lacalle marca que solo con candidato único se puede ganar la Intendencia de Montevideo

Lacalle Pou pidió unidad a su partido, reivindicó concertar por Montevideo y volvió a criticar al Frente Amplio.

Luis Lacalle Pou junto a su esposa, Lorena Ponce De León, en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo
Luis Lacalle Pou junto a su esposa, Lorena Ponce de León, en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

Bermuda de lino celeste, camisa de manga corta blanca con rayas y unas zapatillas sin medias. Solo y muy bronceado. Así llegó Luis Alberto Lacalle Herrera a la cita. “¡Pa! Que gentío. Se ve que ganamos”, comentó el expresidente al ver la inmensa carpa repleta de gente que se había llenado para despedir a su hijo, Luis Lacalle Pou, de la militancia partidaria.

Pero antes de dar un paso al costado para asumir la Presidencia, Lacalle Pou le marcó la cancha al Partido Nacional, dejó indicaciones para el funcionamiento político de la coalición, defendió concertar con sus socios por Montevideo y descargó sus ultimas municiones contra el Frente Amplio.

Dijo que los blancos no se pueden dividir. Que la actividad del sector “Todos” se debe comandar colegiadamente por cuatro de sus principales dirigentes (ver nota aparte). Que las incertidumbres del funcionamiento de la coalición son naturales en todo proceso nuevo. Que algunos de sus integrantes ya se van a acostumbrar a trabajar en conjunto cuando se terminen de conocer.

Luis Lacalle Pou en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo
Luis Lacalle Pou en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

Pero también les dijo que deben trabajar con prudencia y eficiencia para las elecciones departamentales. Que tienen chance de recuperar tres departamento, uno de ellos Rocha. Incluso les dijo -en medio del gran alboroto montevideano entre colorados, independientes y cabildantes- que se pongan las pilas para concertar y llegar a un acuerdo. Es que de lo contrario auguró una victoria del Frente Amplio.

“También les digo: yo en Montevideo quiero concertar. Porque si no, no le vamos a ganar al Frente Amplio”, expresó Lacalle Pou y desató los aplausos del público. La de ayer fue la reunión más grande desde que se inició el encuentro herrerista hace ya más de dos décadas atrás.

Lacalle Pou pidió desdramatizar el proceso de definición de candidaturas. Y transmitió sus directrices para ayudar. “Lo primero que tenemos que hacer es silencio”, dijo. “Silencio acompañado de la paciencia y levantando algún teléfono para destrabar hablando”, subrayó.

“Los dirigentes de Montevideo son suficientemente inteligentes, si necesitan una mano estoy. Porque es un tema muy importante”, dijo el líder blanco que en pocas semanas quedará imposibilitado por la Constitución de hacer política partidaria.

Cuenta regresiva

Al iniciar la carrera electoral Lacalle Pou descargó una aplicación en su teléfono celular para contabilizar cuántos días faltaban para las elecciones. Ahora puso nuevas metas: La toma de mando el 1 de marzo de este año, y la transmisión del mando cuando se retire en 2025. Es que el 2 de marzo de ese año volverá a militar por el Partido Nacional.

El presidente de la Juventud blanca, Armando Castaingdebat, fue el anfitrión del evento. El joven dirigente le entregó una plaqueta en nombre de todos los jóvenes como forma de homenaje en este acto de despedida a uno de “los mejores políticos que ha parido la patria”, dijo.

Luis Lacalle Pou en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo
Luis Lacalle Pou en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

El futuro mandatario se emocionó, dejo unos minutos para escuchar los aplausos y el grito de “¡Presidente! ¡Presidente!”, y chequeó su celular.

“Hoy de mañana me emocioné y como no me gusta que me vean salí para afuera un ratito. Quedan 36 días para empezar el gobierno, y quedan 1.862 días para volver a la militancia dentro del Partido Nacional”, arrancó el futuro presidente. “Muy bien”, acotó su padre que lo escuchaba.

“A diferencia de todas las cuentas regresivas que yo he hecho en todos estos tiempos esta va a ser de 1.862 días de entrega total al país. Y creo que vamos a estar cumpliendo con lo que nos enseñaron como nacionalistas, que primero está el país y después está el partido”, comentó el líder blanco.

“Obviamente voy a extrañar todo esto. Ir a Masoller”, dijo en referencia a la cantidad de eventos que mantienen activa la liturgia blanca. “Ojalá que alguno de mis hijos vaya”, deseó el futuro presidente. Y allí miró para un costado donde estaba su padre.

“Yo sé que Lacalle va a ir. Es más: Se va a sentir liberado”, dijo y el expresidente le devolvió un gesto de aprobación. Hace ya casi diez años que el histórico dirigente blanco está en cuarteles de invierno.

Así se lo pidió su hijo para iniciar su carrera en 2014. Y Luis Alberto cumplió. Se retiró de los escenarios políticos. Ayer su hijo se lo agradeció. “Quiero agradecer al más puro exponente del herrerismo vivo que es Luis Alberto Lacalle que también entendió el proceso. De participar, de estar sin ser protagonista. Ese es un mensaje de generosidad”, expresó el presidente electo.

"Llegar vivo" 
Luis Alberto Lacalle Herrera en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

Luis Alberto Lacalle Herrera no se pierde el encuentro anual herrerista en La Paloma. Ayer fue a escuchar nuevamente a su hijo, el futuro mandatario que se cruzará la banda presidencial como lo hizo él en 1990.

“¿Es un regalo importante en su vida esto, ver a su hijo presidente?”, le preguntó un periodista al exjefe de Estado. “Yo pido a Dios llegar hasta el 1° de marzo vivo para verlo jurar. Después…”, comentó Lacalle Herrera y desató los aplausos de varios militantes blancos que se le acercaron a pedirle una foto de recuerdo.

Ley de urgencia

El futuro mandatario se comprometió a trabajar intensamente. Pero pidió dedicación. A la hora de defender su propuesta legislativa de urgente consideración volvió a aparecer el Lacalle Pou de la campaña, firme en la crítica hacia el Frente Amplio.

“La ley de urgente consideración que está en boca de todos. Y como era de esperar le están dando más palo que en las llamadas. Pero es palo a tapa cerrada. Estoy esperando un dirigente del Frente Amplio que diga qué bueno que van a mejorar el sistema de adopciones”, dijo sosteniendo que los dirigentes de la coalición de izquierda no leyeron el proyecto.

Ayer Lacalle Pou se paró frente a su barra por ultima vez. “Es un hasta luego”, aclaró. Es que a partir del 1 de marzo, cuando asuma la Presidencia de la República deberá gobernar para todos los uruguayos.

Luis Lacalle Pou junto a sus seguidores en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo
Luis Lacalle Pou junto a sus seguidores en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

Mensaje de despedida de su barra partidaria

Su larga campaña la preparó para ser el líder de todo el partido. Evitó las críticas y agravios a sus competidores en la interna, y sin mencionarlo se mantuvo en “la positiva” que anunció en 2014. Con esa estrategia Lacalle Pou triunfó en la elección interna y se convirtió en el candidato de todo el Partido Nacional, para luego ser el candidato de toda la oposición política.

Por eso, el líder blanco quiere que ante su ausencia de las tiendas partidarias, su barra se mantenga unida y activa para lograr mantenerse en el poder en 2025.

Ayer Lacalle Pou le pidió a los líderes de los grupos que conforman su sector político “Todos hacia adelante” que trabajen en una especie de “colegiado” en la dirección. “Vamos a tener una especie de colegiado en la conducción del sector. Y yo en Luis Alberto Heber, en Javier García, en Álvaro Delgado y el (Carlos) Pájaro Enciso, que fueron los sectores que conformaron, confió”, declaró.

Pero por si alguno estaba pensando en estrategias políticas diferentes mandó su mensaje claro. Explicó que si el sector funcionó, lo único que se pueden plantear es mejorarlo y no desunirlo.

Luis Lacalle Pou junto a Beatriz Argimón en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo
Luis Lacalle Pou junto a Beatriz Argimón en el encuentro anual herrerista en La Paloma. Foto: Ricardo Figueredo

“Estoy seguro que no está en la cabeza de nadie, pero retroceder y ser menos para pensar que después vamos a ser más es un error garrafal. Yo sé que no está en la mente de nadie pero lo digo igual. Esa conducción colegiada va a hacer que el sector sobreviva”, subrayó.

También les pidió que sean los principales fiscalizadores de su mandato, algo que ya había solicitado al final de la campaña. Les recordó que los va a extrañar, que va a poner todo su esfuerzo en gobernar bien al país, y que espera volver a militar por el Partido Nacional ni bien entregue la banda presidencial en 2025.

Es un hasta luego”, se despidió Lacalle Pou. En la primera fila, sentadas en el piso, lo escuchaban la futura vicepresidenta Beatriz Argimón y su esposa Lorena Ponce de León. Ambas emocionadas sin temor de mostrar sus lágrimas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)