GOBIERNO ELECTO

¿Dónde se hospedarán los invitados para el cambio de mando presidencial?

El Radisson es el hotel que recibirá la mayor cantidad de delegaciones y en eso influye su cercanía al lugar donde todo sucederá el próximo domingo 1° de marzo.

Suite presidencial: tiene 300 metros cuadrados, con cocina, comedor, living y hasta sauna. Ya está adjudicada para el 1° de marzo. Foto: Radisson
Suite presidencial: tiene 300 metros cuadrados, con cocina, comedor, living y hasta sauna. Ya está adjudicada para el 1° de marzo. Foto: Radisson

Los entonces príncipes Felipe y Letizia se alojaron al menos dos veces en el hotel Radisson: en el cambio de mando de 2005, cuando Tabaré Vázquez se convirtió en presidente por primera vez, y en el de 2010, cuando asumió José Mujica. De hecho, en el Radisson le construyeron a Felipe una cama especial debido a su altura, y esa cama aún está en el hotel. “Es de esas cosas personalizadas para un huésped”, dijo a El País una fuente del hotel. Su padre, el rey Juan Carlos I, también se alojó en el hotel el 1° de marzo de 2015, cuando Vázquez inició su segundo mandato.

¿Felipe volverá al Radisson? Si bien aún no está confirmado en forma oficial (desde la embajada de España dijeron a El País que esperan instrucciones), todo indica que el rey Felipe VI viajará a Uruguay al cambio de mando y se alojará en el tradicional hotel ubicado frente a la Plaza Independencia, ahí donde se realizará el traspaso de la banda y Luis Lacalle Pou se convertirá en nuevo presidente.

El Radisson es el hotel que recibirá la mayor cantidad de delegaciones y en eso influye su cercanía al lugar donde todo sucederá. En el hotel dicen que también incide que poseen “las jerarquías más altas de habitaciones” de la ciudad. “Podemos alojar a autoridades que no son presidentes, por ejemplo reyes. Estamos en eso, pero no está confirmado. Tenemos todo adecuado”, indicó un encargado del hotel que pidió no ser identificado.

Las veces anteriores Felipe se alojó en la Queen Suite, la segunda mejor habitación del hotel. La mejor es la suite presidencial, que tiene 300 metros cuadrados: cocina, comedor, living, baño social, dormitorio y sauna. Allí se alojaron la expresidenta argentina Cristina Kirchner, la chilena Michelle Bachelet, el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales y el estadounidense George Bush, entre otros.

Para esta vez ya está adjudicada, pero en el hotel no quieren decir a quién. Entre las delegaciones latinoamericanas está confirmado que, entre otras, Colombia y Ecuador se alojarán en el Radisson, según supo El País. Pero también otras delegaciones más chicas, como las de Nueva Zelanda, Ucrania, Japón y Chipre.

Por estos días en el hotel actualizan las banderas de todos los países visitantes y preparan los regalos para los presidentes y sus esposas en los casos en que corresponda. Preparan obsequios de cortesía con cosas típicas uruguayas y del hotel.

También tienen en cuenta cómo distribuir las habitaciones en el edificio de 24 pisos y allí inciden las relaciones entre los gobiernos. En la dirección de Protocolo de Cancillería, encargada de distribuir las delegaciones, “nunca ponen a dos presidentes que se lleven mal en el mismo hotel, pero pueden poner a dos países que no tienen una buena relación”, explicó el informante. Si eso sucede, el hotel los ubica con varios pisos de diferencia.

Por país.

El presidente argentino Alberto Fernández puso en duda este jueves su asistencia a la investidura de Lacalle debido a que el 1° de marzo se inauguran las sesiones ordinarias del Congreso en Argentina. Dijo que quizás viaje un día más tarde.

Tabaré Vázquez y Luis Lacalle Pou saludan a Alberto Fernández. Foto: Captura
Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou en la asunción del argentino Foto: Captura

En el Radisson tienen la información de que está descartada la presencia de Fernández el domingo 1° de marzo. Todo indica que participará el canciller Felipe Solá. Sí está confirmada la presencia del presidente brasileño Jair Bolsonaro y, como es habitual en estos casos, lo acompañaría el canciller Ernesto Araújo, dijeron a El País en la embajada.

El presidente paraguayo Mario Abdo Benítez viajará junto al canciller Antonio Rivas el propio 1° de marzo en su avión presidencial. Vienen por el día.

El principal problema para Abdo es que ese día se realiza en su país el acto por los 150 años de la muerte del mariscal Francisco Solano López.

También está confirmada la presencia del presidente colombiano Iván Duque junto a la canciller Claudia Blum y una comitiva que se cierra por estos días. Llegarán en la madrugada anterior y en principio se irán sobre las 20 horas del domingo, por lo que no participarían de la cena que Lacalle Pou brindará en la residencia de Suárez. Duque se quedará en el Radisson, igual que el vicepresidente ecuatoriano Otto Sonnenholzner, quien representará al presidente Lenín Moreno y estará acompañado por el canciller José Valencia. Llegarán el 29 de febrero y se irán en la madrugada del 2 de marzo.

En la embajada de Chile, en tanto, dicen que aún no tienen confirmada la presencia del presidente Sebastián Piñera. Está en duda, en parte debido a la tensa situación política que se vive en su país. Por su parte, el presidente peruano Martín Vizcarra no puede salir del territorio por temas constitucionales y lo representará el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos.

La presidenta boliviana Jeanine Áñez tampoco vendrá, según informaron a El País en la embajada. Sí lo hará la canciller Karen Longaric. Pero Áñez fue invitada por el gobierno electo. Así lo justificó ayer el canciller Ernesto Talvi: “Bolivia ha tenido un quiebre institucional, en el que hay un gobierno de transición que anunció para el 3 de mayo elecciones democráticas”. Dijo que, si Venezuela tuviera un calendario electoral similar, también hubieran invitado al presidente de ese país, Nicolás Maduro.

La delegación china se queda en el Sofitel

El majestuoso hotel Sofitel, frente a la playa Carrasco, recibirá a varias delegaciones el domingo 1° de marzo. Hace dos semanas Presidencia de la República bloqueó las Suite Prestige, de las más lujosas del hotel. Según supo El País, en el Sofitel tienen la confirmación de que seis de esas habitaciones serán ocupadas por la delegación china, que fue invitada al cambio de mando por el presidente electo, Luis Lacalle Pou. ¿Por qué invitan a China, que es una dictadura, y no a Cuba o Venezuela? “Nosotros somos parte de un sistema interamericano donde existe tal cosa como una carta democrática”, dijo el futuro canciller Ernesto Talvi, y así justificó la no invitación a esos gobiernos. Aún no está definido si invitarán al venezolano Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados