AÑO 2014

100 años de elecciones: nuevo triunfo del Frente Amplio con Tabaré Vázquez

Retuvo la mayoría parlamentaria y ganó en el balotaje. Vázquez se convirtió así en el segundo uruguayo en ser elegido presidente dos veces en forma directa por la ciudadanía, luego de Julio María Sanguinetti.

Tabaré Vázquez celebra la victoria de las elecciones de 2014. Foto: Archivo El País
Tabaré Vázquez sostiene un pabellón nacional durante un acto de campaña del Frente Amplio en 2014. Foto: Archivo El País

El Frente Amplio alcanzó en 2014 su tercer triunfo consecutivo, llevando a Tabaré Vázquez a su segunda Presidencia. La coalición de izquierdas retuvo la mayoría parlamentaria que había logrado en 2004 y 2009 y se impuso con holgura en el balotaje.

El médico socialista Vázquez, expresidente del club de fútbol Progreso, intendente de Montevideo entre 1985 y 1989, presidente de la República entre 2005 y 2010, se convirtió así en el segundo uruguayo en ser elegido presidente dos veces en forma directa por la ciudadanía, luego de Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000).

Las internas se realizaron el 1° de junio, con una llamativamente baja participación: solo 37% de los habilitados. Vázquez recibió en el Frente Amplio 89,1% de votos, contra 17,8% de Constanza Moreira. Pedro Bordaberry resultó el ganador en el Partido Colorado, con 74%, en tanto José Amorín Batlle obtuvo 25,5% y Manuel Flores Silva un porcentaje mínimo. Como vice, Bordaberry designó a Germán Coutinho, exintendente de Salto.

La mayor sorpresa se registró en el Partido Nacional, donde el diputado Luis Lacalle Pou, hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle, alcanzó el 54,3%, contra 45,3% de Jorge Larrañaga, luego de haber iniciado la carrera muy por detrás en las encuestas.

Lacalle Pou, que completó la fórmula con Larrañaga, llevó adelante su campaña bajo el lema “Por la positiva”, buscando poner el énfasis en nuevas propuestas antes que criticar lo realizado por los gobiernos del Frente Amplio.

Campaña electoral en Uruguay en 2014. Foto: Archivo El País
Acto del Partido Nacional en las elecciones de 2014. Foto: Archivo El País

Vázquez eligió como candidato a vice a Raúl Sendic, hijo del líder histórico de los tupamaros. Su programa se basó en la continuidad de las políticas económicas y de seguridad, con el acento en un “gobierno ordenado” y la propuesta de un sistema nacional de cuidados para la primera infancia y los adultos mayores.

Uno de los roces de la campaña se registró alrededor de la edad de los dos candidatos favoritos: los 74 años de Vázquez contra los 41 de Lacalle Pou. Este afirmó que en su gobierno tendría un “consejo de ancianos”, que integrarían los expresidentes, incluso Vázquez. El postulante frenteamplista señaló que en la elección habría que optar “entre una selección sub 20 o la mayor” para ir a un mundial. El candidato blanco hizo una acrobacia conocida como “la bandera” y Vázquez comparó las propuestas de su adversario como “pompas de jabón”.

Durante los meses previos a la primera vuelta del 26 de octubre e incluso en la última semana, las encuestas presentaban un panorama complicado para el oficialismo, debido a lo que esos números parecían indicar como un crecimiento de la oposición.

Sin embargo, esa noche los datos del escrutinio comenzaron a trazar un mapa político diferente al pronosticado, pero muy parecido al de 2009: el Frente Amplio estaba cerca del 50% de los sufragios válidos y con ello mantenía la mayoría parlamentaria.

Campaña electoral en Uruguay en 2014. Foto: Archivo El País
Campaña electoral en Uruguay en 2014. Foto: Archivo El País

El Partido Nacional registró el 31,9% de los votos, en tanto el Partido Colorado tuvo con el 13,3% su segunda peor votación histórica, solo por arriba de la de 2004.

El Partido Independiente aumentó ligeramente su caudal, alcanzando una banca en el Senado. Un dato nuevo de las elecciones de 2014 fue la consolidación de fuerzas de izquierda no frenteamplistas: Asamblea Popular obtuvo un diputado y el Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI) estuvo a pocos votos de lograrlo.

Con esos resultados, la campaña corta hacia el balotaje no tuvo estridencias ni sorpresas. La reiteración del apoyo colorado a la fórmula del Partido Nacional no fue suficiente. El Frente Amplio, en tanto, anunció que para esa instancia iría “por ciudadanos” y no por acuerdos con otros sectores.

El 30 de noviembre Vázquez recibió 1.241.568 votos (53,5%) y superó a José Mujica como el presidente más votado de la historia. El Frente Amplio venció en 12 de los 19 departamentos, confirmando su crecimiento más allá de Montevideo: en el balotaje de 1999 solo había vencido en la capital.

Presos de Guantánamo, un tema nuevo en la campaña
Guantánamo: la base militar de Estados Unidos en la isla de Cuba está destinada a presos por terrorismo desde los atentados del 11/S. Foto: El Comercio / GDA

La transformación en las costumbres, tanto políticas como sociales, determinaron que viejas tradiciones electorales, como los grandes actos de campaña, se volvieran menos habituales. En cambio, alcanzaron gran importancia los mensajes a través de las redes sociales.

Un elemento nuevo y sorpresivo en 2014 fue la discusión acerca de la llegada de presos de la prisión estadounidense de Guantánamo, una iniciativa del presidente José Mujica con su colega Barack Obama, que incluía el arribo de familias sirias desplazadas por la guerra civil en ese país.

Los integrantes de la fórmula del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga se pronunciaron en contra de los presos, no así de los sirios.“Son presos de ustedes, ilegítimos de ustedes, y me los quieren mandar a mí. Eso no es negocio para nadie”, dijo Lacalle Pou.

Tabaré Vázquez, en cambio, se manifestó a favor de la iniciativa de Mujica. “Es un acto de humanidad que lleva adelante el gobierno uruguayo, que sí es por la positiva”, dijo.

Finalmente, seis presos de Guantánamo llegaron al país el 8 de diciembre de 2014.

Fue rechazada la baja de la imputabilidad.

Una propuesta para bajar la edad de imputabilidad penal fue rechazada en el plebiscito simultáneo a la primera vuelta electoral de 2014, al alcanzar solo 46,9% de los votos.

La iniciativa, lanzada en 2011 por el sector Vamos Uruguay de Pedro Bordaberry y acompañada por el Herrerismo, además de bajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años planteaba la creación de un instituto especial, independiente del Inau, para atender esos menores y el mantenimiento de un registro de antecedentes de los infractores. Se recogieron 367.000 firmas entre la población para plebiscitarla, superando las 250.000 exigidas por la normativa.

Bicicleteada contra la edad de la baja de imputabilidad. Foto: Archivo El País
Bicicleteada contra la edad de la baja de imputabilidad. Foto: Archivo El País

El tema estuvo en el centro de los debates durante la campaña, en consonancia con la importancia que alcanzó el tema de la seguridad para la población en los últimos años. Dos comisiones tomaron protagonismo: “Vivir en Paz” para defender la propuesta y “No a la Baja”, para mantener el régimen vigente. Esta última, con el símbolo de un colibrí, señaló que los adolescentes no eran responsables de la situación de inseguridad.

A la vez, candidatos de todos los partidos expresaron sus opiniones a favor (básicamente los impulsores del proyecto) y en contra (el Frente Amplio, el Partido Independiente y el sector Alianza Nacional de Jorge Larrañaga).

El sí a la baja estuvo adelante en las encuestas durante unas semanas, pero luego comenzó a descender hasta fracasar.

Las encuestas se equivocaron en los pronósticos
Mesa de votación en las elecciones de 2014. Foto: Archivo El País

A partir de 1984, las encuestas de intención de voto se convirtieron en un elemento habitual en las campañas electorales, sobre todo porque generalmente acertaron sus pronósticos sobre tendencias electorales. En 2014, sin embargo, las empresas de opinión pública, en mayor o menor medida, fallaron en sus proyecciones sobre la primera vuelta electoral.

En general, las encuestadoras consideraron en la previa que la suma de votos de los partidos tradicionales superaría al Frente Amplio, con lo cual parecía probable que aquellos alcanzaran en conjunto mayoría parlamentaria y que el balotaje tuviera una definición incierta.

Las proyecciones le daban al oficialismo entre 41% y 45,6% de los votos, aunque Luis Eduardo González, director de Cifra, no descartó la posibilidad de sorpresas que “darían dolor de cabeza a las encuestadoras”.

En la noche del domingo, los primeros datos del escrutinio comenzaron a indicar otra cosa: el Frente Amplio estaba votando mejor de lo pronosticado. La tendencia se acentuó con el correr de las horas.

Al otro día de los comicios, cuando la coalición estaba cerca del 50% y de retener la mayoría parlamentaria, representantes de las encuestadoras realizaron su autocrítica y anunciaron que revisarían su metodología.

Resultados de las elecciones de 2014

Primera vuelta

Frente Amplio

Tabaré Vázquez-Raúl Sendic 1.134.187 (49,4%)

Partido Nacional

Luis Lacalle Pou-Jorge Larrañaga 732.601 (31,9% )

Partido Colorado

Pedro Bordaberry-Germán Coutinho 305.699 (13,3%)

Nuevo Espacio

Pablo Mieres-Conrado Ramos 73.379 (3,2%)

Asamblea Popular

Gonzalo Abella-Gustavo López 28.869 (1,2%)

PERI

César Vega-Richard Álvarez 17.835 (0,8%)

Partido de los Trabajadores

R. Fernández Rodríguez-A. Revuelta 3.218 (0,1%)

Segunda vuelta

Tabaré Vázquez-Raúl Sendic 1.241.568 (53,5%)

Luis Lacalle Pou-Jorge Larrañaga 955.741 (41,2%)

Fuente: Una democracia única, de Nelson Fernández y Hugo Machín (Fin de Siglo, 2017)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)