DEBATE POR LA LUC

El Frente Amplio teme una "parte dos" de la desmonopolización de Ancap

Se aprobó fijación de precios en función del valor de paridad de importación. La oposición no apoyó la realización de estudios sobre tributos y subsidios.

Sesión de la Cámara de Senadores. Foto: Francisco Flores
El Senado tiene tiempo hasta el domingo a la hora 23.59 para aprobar la ley de urgente consideración. Foto: Francisco Flores

El Senado aprobó ayer los artículos de la ley de urgente consideración que establecen el precio de paridad de importación como elemento de referencia para fijar el valor del combustible con la intención de bajarlo. El Frente Amplio no apoyó la realización de estudios sobre tributos y subsidios, al entender que se prepara una “parte dos” de la desmonopolización.

El senador colorado Germán Coutinho fue el único en no votar ninguno de los tres artículos, al entender que era mejor la propuesta original de desmonopolización que promovió el presidente Luis Lacalle Pou y que no alcanzó consensos dentro de la coalición de gobierno.

En diferentes intervenciones, desde el Frente Amplio se reconoció el trabajo del senador colorado Adrián Peña, encargado de negociar la alternativa a la desmonopolización de Ancap, que establece la obligatoriedad del Ejecutivo de justificar cada 60 días el precio del combustible. “Ancap tiene un buen producto, el gran problema es el precio. Entonces, trabajemos en el gran problema que es el precio y que es aquello que nos hemos comprometido todos los integrantes de la coalición”, sostuvo Peña.

La exministra de Industria y senadora Carolina Cosse aseguró que el primer proyecto de LUC “era altamente inconveniente para Uruguay”. Agregó que se acompaña la iniciativa que establece como valor de referencia la paridad de importación porque si se calcula el equivalente del precio “Ancap saldrá bien parada”.

Cosse insistió en que los números son públicos y están publicados en la web de Ancap y marcan que, en 2019 se ahorraron US$ 126 millones por refinar y no importar. Más allá de eso, aseguró que “las empresas públicas representan un enorme patrimonio para la soberanía energética”.

El senador nacionalista Sergio Botana consideró que, al renunciar a la desmonopolización, el gobierno ha dado muestras que “no se ata a mecanismos y formulas vinculadas a lo ideológico”. Señaló que el objetivo final es el mismo: no encarecer el costo del combustible que lleva al productor rural a tomar la decisión de no sembrar.

Precio del combustible economía y mercado
Foto: Archivo El País.

A su turno, el senador comunista Óscar Andrade dijo que el pueblo uruguayo ya fue convocado a las urnas en 1992 y 2003 para opinar acerca de la propiedad de las empresas públicas. “Debe haber pocos temas en que se lo ha convocado de forma reiterada y hubo mayoría significativa contundente”, aseguró.

Según Andrade, el margen para bajar el precio del combustible es mucho menor al que se dice -alrededor de 30%- y ronda el 12%, ya que el combustible está gravado por Imesi. Luego de escuchar a varios senadores del Frente Amplio, la senadora nacionalista Graciela Bianchi aseguró que “no hubo dos LUC”, porque la primera fue “un borrador”. “El presidente Luis Lacalle Pou sabía que esto no iba a salir, acá no se cayó nada, no se derrotó nada. Se logró la voluntad del presidente de la República que el tema se discutiera”, añadió en respuesta al discurso repetido por la oposición a lo largo del debate de ayer. El comentario mereció una breve intervención del senador socialista Daniel Olesker, cargada de ironía: “Yo creí que los dirigentes sindicales éramos los únicos que proponíamos 10 para sacar 7, pero se ve que también en la LUC ha sido una estrategia”.

Más allá de las diferencias sobre el tema de los combustibles y el papel de Ancap en la economía, el Frente Amplio se negó a votar un tercer artículo que crea un ámbito que estudiará los subsidios, la rentabilidad de la refinería y un comparativo de precios con el mercado externo en un plazo de 180 días desde la promulgación. Cosse dijo que la información está disponible y advirtió: “Parecería que va a haber una parte dos de un nuevo intento por plantear la desmonopolización”.

Inclusión financiera dividió al Senado
Inclusión Financiera. Foto: Fernando Ponzetto

La ley de inclusión financiera, bandera de los gobiernos del Frente Amplio, fue uno de los temas más picantes en el debate parlamentario.

En la ley de urgente consideración se plantea que se puedan hacer transacciones de hasta US$ 100.000 en efectivo y habilita a los empresarios a pagar en dinero cuando hay acuerdo con el trabajador.

“Si el Uruguay abrazó la inclusión financiera como se dijo acá, qué problema, seguirán usando. Si no lo hicieron se les da la posibilidad remota de cambiarlo. Entiendo que siempre dar más opciones de libertad es bueno”, aseguró en el debate la senadora nacionalista Carmen Asiaín. Por su parte, Óscar Andrade (PCU) alertó por el “riesgo de rebaja salarial” en sectores más vulnerables como empleadas domésticas y trabajadores rurales. El senador Guillermo Domenech (Cabildo Abierto) calificó la ley de “impopular”. “Recorrimos el país y no nos pidieron por la obligatoriedad”, aseguró Domenech.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados