HISTORIA RECIENTE

Fregossi: “No podemos dar vuelta la página porque no es solo nuestra”

El comandante en jefe del Ejército Nacional habló con El País sobre la revisión de la currícula de la educación militar sobre los últimos 60 años.

Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.
Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.

El jueves 5 se realizó una actividad en el Instituto Militar de Estudios Superiores catalogada como “histórica” por la vicepresidenta Beatriz Argimón. El Ejército comenzó así una revisión de la currícula de la educación militar sobre los últimos 60 años. De la jornada participaron 75 oficiales y la mayoría (86%) respondió que era necesario “discutir los hechos”, y el 20% de ellos dijo "no tener suficiente conocimiento" del tema.

-¿Cómo surge este proceso de análisis que inició sobre la actuación del Ejército entre 1958 y 2020?

-Identificamos una necesidad primero. No es que nos vino impuesto. Una necesidad marcada por cosas que sucedían en lo externo a la institución, como la publicación de actas de los Tribunales de Honor, con todas las opiniones que generaban. Algunos procesamientos de viejos soldados también generan y los indicios que tenemos es que eso va a continuar. Nosotros tenemos gente variada, que tiene familiares presos o que va a tener familiares presos, y gente que no tiene ninguna conexión. Además, con la aparición de actas se sumaron elementos que no se tenían, porque para nosotros siempre fueron reservadas. A raíz de esas publicaciones, salen opiniones adversas sobre las Fuerzas Armadas (FFAA) y sus integrantes. Entonces, a veces los integrantes actuales se sienten afectados por esas opiniones y muchas veces reciben agresiones, como comentarios negativos sobre sí mismos. Y a veces no encuentran los argumentos fuertes para rebatir o entender por qué se dan esas cosas. Detectamos que había cierta falta de profundidad en la información que ellos tenían. Así fue que se resolvió reforzar lo que se está haciendo en el sistema de enseñanza.

-¿Qué se transmite hoy en la Escuela Militar sobre la dictadura?

-Cuando hablamos del sistema de enseñanza para oficiales nos referimos a la Escuela Militar, donde se hacen los primeros cuatro años, en Toledo; después pasan por un curso obligatorio, antes de ascender, en el Instituto Militar de las Armas y Especialidades, en Camino Maldonado; después los que ascienden a mayor y coronel van al Instituto Militar de Estudios Superiores. Cada instituto tiene un nivel de tratamiento del tema pero no está sistematizado. La Escuela Militar tiene programas de historia, pero el período se trata de forma complementaria por conferencias y clases adicionales, sin estar eso en coordinación con lo demás. Tendría que haber una correlación e ir avanzando en lo que se va dando. Digamos que predomina un tratamiento del tema un poco desorganizado. Por eso el comunicado (del Ejército) dice que se va a analizar la masa curricular: cómo se está dando.

Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.
Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.

-¿Por qué no se había hecho antes esto?

-Hoy no sabría decir por qué. La última vez que las FFAA escribieron un documento fue en el año 1976. “Testimonio de una nación agredida” es un libro que se sacó sobre los hechos que se dieron en los años previos.

-¿Ese es el texto que se usa hoy en los centro de enseñanza militar?

-Ese es el último texto de las FFAA sobre el tema. Pero a partir de ahí las publicaciones vinieron de otro lado. Empezaron a aparecer libros escritos por otros protagonistas de la historia. Después se arribó a la información que salía de los Tribunales de Honor y la percepción de muchos de los jóvenes es que siempre la percepción de la fuerza es negativa, y no se hace énfasis en todo lo positivo que la fuerza debía tener.

-¿Qué textos se están manejando para estudiar este período?

-Uno es ese, “Testimonio de una nación agredida”, pero hoy no tengo los textos porque es parte de ese estudio profundo que tenemos que hacer: ¿qué bibliografía están usando?, ¿quiénes son las personas que concurren a dar esas clases y charlas? Vamos a considerar no solo la parte histórica, sino que se pueda enlazar con otras materias, como ética y moral, que están orientada a las particularidades del ejercicio del mando sobre los subalternos desde un punto de vista abstracto, sin ninguna conexión con la historia.

-¿Lo que puede llegar a suceder es que la dictadura le dé insumos a esta formación en cuanto a desvíos de la ética?

-Tal vez se tomaban casos que no eran de este período. Yo debería saber más sobre esto, pero es parte de la investigación que vamos a hacer. Sería una cosa lógica que, en vez de usar ejemplos de otros países, se usen ejemplos de nuestra historia para evaluar la acción del mando integral.

-¿Falta un relato del Ejército sobre lo sucedido?

-Cuando decimos relatos hay que tener cuidado. Nosotros tenemos que tratar los hechos y ser lo más objetivos. A veces hay deformaciones o sesgos en los relatos. No hay un relato oficial de las FFAA. Hay libros que se escribieron. Hay reconocimiento de acciones por parte de los distintos mandos a lo largo del tiempo, desde 1985 en adelante, que asumieron determinadas responsabilidades sobre hechos del pasado.

-En cuanto a los otros relatos, ¿hubo un sesgo negativo hacia las FFAA que sienten que tienen que contrarrestar?

-Identificamos que la mayor parte de eso tenía un sesgo negativo y muchas veces se olvidan las cosas positivas. Y sobre todo al oficial joven del Ejército no le puede quedar dudas de que hemos sido respetuosos de la Constitución, que el Ejército es una institución profesional, que trata no tener ningún sesgo político. Queremos rescatar la esencia de la institución, el cumplimiento de la misión fundamental y no enfocar en cosas ocultas o que estuvieron mal. Las generaciones jóvenes muchas veces sienten que son castigadas con versiones sesgadas y no toman todo lo que se está haciendo, o lo que ellos están haciendo. Tenemos que fortalecer la vocación militar.

-A la vez hay una apertura al análisis profundo y pueden aparecer otras cosas.

-Exactamente. En el camino hacia ese fortalecimiento de la profesión militar quisimos no hacerlo con una visión única sino tratar de incorporar otras, y por eso por ejemplo trajimos al primer panel a personas que no necesariamente van a coincidir con lo que nosotros pensamos. Porque si no, sería convencernos que todo está bien.

-Guido Manini Ríos dice que el Ejército ya aceptó su responsabilidad en 1986, a través de su comandante en jefe, Hugo Medina. ¿Concuerda o considera que no alcanza con lo dicho por Medina?

-Voy a evitar referirme a opiniones de otros actores, que son válidas. Es cierto que representantes en determinadas instancias han asumido determinadas responsabilidades. Y nosotros no negamos esa historia. No somos negacionistas de lo anterior, porque si no la construcción de este fortalecimiento no sería real. El contexto de hoy nos marca hacer este camino. Veremos adonde nos lleva.

Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.
Gerardo Fregossi, comandante en Jefe del Ejército. Foto: Leonardo Mainé.

-¿Este proceso lleva a asumir crímenes y pedir perdón o eso corre por otro carril?

-Vamos a intentar modificar el sistema de enseñanza. Inicialmente entendemos que los mandos se han expresado a lo largo de la historia sobre la asunción de responsabilidades, por lo que no está en nuestro objetivo asumir nuevas o viejas responsabilidades, sino que vamos a tratar las distintas miradas sobre los hechos.

-Alguno de sus antecesores ha planteado la necesidad de dar vuelta la página con respecto a hechos del pasado. ¿Esta revisión histórica implica cambiar la lógica?

-No se apunta a dar vuelta la página porque no depende de nosotros, sino de muchos actores. Es una cosa que está abierta. Vemos que es difícil, que hay muchos actores y no podemos atribuirnos cerrar la página porque no es solo nuestra. Es de otros, hasta de la propia sociedad. Si cada vez que se publica un acta de un Tribunal de Honor o cada vez que alguien es procesado, se genera todo esto y aparecen declaraciones que afectan a los más jóvenes y a sus familias, es porque esto sigue abierto, por más que uno desearía cerrar de algún modo algún día esa página.

-En el comunicado se dice que “los mandos del Ejército Nacional renuevan el compromiso de aportar toda la información que aún pudiera existir en cualquier lugar de la institución, para ayudar de manera realista a esclarecer los hechos del pasado”. Y sobre esto, el presidente Luis Lacalle Pou dijo: “Vamos a no confundir y no generar la falsa expectativa. Una cosa es información y otra una visión. Yo tengo entendido que estamos hablando de una visión y no de información”. ¿Qué interpreta de estas palabras?

-El señor presidente es parte del mando superior, entonces no voy a opinar sobre sus palabras. Las distintas visiones es lo que vamos a intentar. No es que nos cerremos a decir que no hay más información. Si en este proceso de análisis histórico, se abren otras puertas, bienvenidas sean. Si hay información, la vamos a trasladar al mando superior. No es el objetivo inicial de esto, pero no cerramos esa puerta.

-¿Ha trabajado en la búsqueda de información?

-No hemos trabajado en búsqueda. Toda la información que se nos ha pedido la hemos entregado, como los legajos de las personas que están bajo denuncia, pero no hemos hecho nada proactivo.

Ejército está “disponible” para mejorar rutas

-Guido Manini propuso que el Ejército construya rutas. ¿Cómo ve su propuesta?

-No me voy a referir a la propuesta del general Manini, hoy senador, sino a la capacidad que tenemos nosotros de hacer esa tarea. Primero, la ley orgánica y la ley marco de Defensa habilitan al Ejército a hacer esa tarea como obra de beneficencia pública, sin detrimento de la función fundamental. De hecho, hemos estado trabajando en caminos secundarios en todo el país, normalmente en coordinación con las intendencias y siempre con la aprobación del Ministerio (de Transporte y Obras Públicas). El Ejército tiene la capacidad aunque tenemos limitada maquinaria. Se puede considerar que se incorpore maquinaria para hacer esos trabajos.

-¿Y disponibilidad?

-La disponibilidad ciento por ciento. Tendríamos que ver qué tipo de trabajos implicaría y qué tipo de rutas, pero en principio estaríamos dispuestos a hacerlo.

“Tenemos que dar pasos cortos, pero seguros”

-¿Cómo será la revisión de la bibliografía que se estudia?

-A los estudiantes se les marcará un tema para investigar académicamente, con metodología científica y el máximo de información.

-¿Qué temas se les encargará?

-La Toma de Pando, por ejemplo, que hasta hoy sigue generando polémica. Otro grupo podría investigar las dificultades de mando que tuvieron los oficiales en su momento, para integrarlo a la cátedra de ética.

-¿La idea es incorporar la voz de quienes estuvieron en el otro bando?

-Seguramente se tome la palabra escrita. Se debería tomar, porque si no, no es académica la investigación.

-Imagino que ya estará armando la lista de invitados para futuras charlas. ¿José Mujica podría colaborar en este proceso?

-No lo negamos por ahora. Como dicen en otros ámbitos: tenemos que dar pasos cortos, pero seguros, porque es un tema muy delicado. El siguiente panel será muy difícil de armar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error