ACUSACIONES CRUZADAS

Debate por la ley de urgencia derivó en pase de facturas políticas

Ocho horas de discusión, de acusaciones cruzadas y pase de facturas -entre el oficialismo y la oposición- marcaron el primer debate parlamentario por la LUC en la Cámara de Senadores.

A partir de hoy se instalará una comisión de 15 miembros que estudiará la ley de urgente consideración en el Senado. Foto: Leonardo Mainé
A partir de hoy se instalará una comisión de 15 miembros que estudiará la ley de urgente consideración en el Senado. Foto: Leonardo Mainé

Ocho horas de discusión, de acusaciones cruzadas y pase de facturas -entre el oficialismo y la oposición- marcaron el primer debate parlamentario por la ley de urgente consideración (LUC). El Frente Amplio fracasó en su intento de retirarle el rótulo de urgencia.

La moción que contó con 13 votos en 31 fue rechazada por senadores del Partido Nacional, que negaron un “avasallamiento” del Poder Legislativo, como se planteaba en el texto redactado por el Frente Amplio.

No quedó un solo senador sin hablar. Los 30 parlamentarios dieron sus argumentos sobre la iniciativa de más de 500 artículos que deberán ser estudiados en un plazo máximo de 45 días en el Senado y de 30 en Diputados.

La inconstitucionalidad fue el argumento central del Frente Amplio. Se habló de “ley ómnibus” -que encierra a su vez más de 37 leyes-, porque no trata temas urgentes. Pero el coordinador de la bancada opositora Charles Carrera aseguró que se generó “una violación flagrante de la Constitución”, porque faltaban las firmas de los ministros Ernesto Talvi y de Irene Moreira. “La única forma que se presente es con las firmas del Consejo de Ministros”, aseguró citando el artículo 160 de la Constitución.

El punto fue rebatido por los senadores nacionalistas Sergio Abreu y Carmen Asiaín, que explicaron que el 162, el cual establece que el Poder Ejecutivo actuará con mayoría del Consejo de Ministros. A su vez, el senador colorado Adrián Peña pidió no preocuparse por la falta de firma del canciller, porque dijo hay un respaldo al proyecto.

“No se trata de gustos ni de preferencias. Se modifican o suprimen 60 leyes modificadas en los últimos 15 años”, aseguró la senadora y exministra de Industria Carolina Cosse. El extitular de Interior y senador del MPP Eduardo Bonomi habló de una “inconstitucionalidad flagrante” por mezclar temas inconexos: “¿Qué tienen que ver los artículos que reforman el Código Civil con el chorizo artesanal? Nada”, se respondió a sí mismo. “Esto puede dejar un precedente polémico y peligroso, porque se rebaja el contenido de la democracia”, añadió. Por su parte, Daniel Olesker (Partido Socialista) cuestionó el hecho de la sociedad pueda debatir sobre los 501 artículos “en exiguos días” y Humberto Castro (Baluarte Progresista) aseguró que pretender aprobar una ley tan extensa en tiempo récord, va en contra de “quienes crearon el mecanismo”.

El senador nacionalista Jorge Gandini dijo sentirse “agraviado” por la declaración del Frente Amplio que “adjudica intenciones”. “Hay cosas que no se pueden permitir, por ejemplo hablar de avasallamiento de poderes”, aseguró.

Gandini recordó que para el Frente Amplio “fue urgente votar el ingreso de Venezuela al Mercosur” y convocar a la Cámara un 2 de enero para tratar la capitalización de Ancap por 800 millones de dólares. “Para nosotros es de urgente consideración el cambio”, concluyó. “Los peros, de que es larga, de que es ómnibus, son para que la gente crea que nos confabulamos para imponer una idea destructiva del país. La única empresa destruida fue Ancap y la única que cerró fue Pluna y la cerró el Frente”, aseguró.

En coordinador de la bancada nacionalista Gustavo Penadés rechazó lo que consideró un “agravio” del Frente, en referencia al contenido de la moción presentada. Defendió el mecanismo de urgente consideración -por estar previsto en la Constitución- y rechazó la existencia de una afectación a la democracia.

A partir de hoy se instalará una comisión de 15 miembros que estudiará la ley de urgente consideración en el Senado. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

“Nos quieren colocar al borde de la legalidad, de la constitucionalidad. No admitimos que este sea el tono de la discusión”, aseguró. Penadés recordó que legisladores del Frente dijeron en el pasado que “no le daban un solo peso al Poder Judicial porque se habían atrevido a levantarse contra la voluntad del Poder Ejecutivo”. Por lo que concluyó: “Así que mucho cuidado en venirnos a decir estamos avasallando”. A su vez, Gloria Rodríguez (Partido Nacional) se quejó del uso que le dio en su momento el FA a las mayorías y añadió sobre la realidad: “Teníamos un país atadito con alambres”.

Madre de Juan Sartori en el Senado
Rosina Piñeyro, madre de Juan Sartori, este martes en el Senado Foto: Leonardo Mainé

Los senadores José Mujica MPP), Julio María Sanguinetti (Batllistas) y Danilo Astori (Asamblea Uruguay) solicitaron licencia al Senado hasta junio, por estar comprendidos en grupos de riesgo de contraer el nuevo coronavirus.

En el caso de Mujica el pedido va hasta el 5 de junio, mientras que Sanguinetti y Astori hicieron la solicitud hasta el día 7 de ese mes. Por su parte la exvicepresidenta Lucía Topolansky tramitó su licencia hasta mayo.

Otros senadores que solicitaron licencia por motivos de prevención fueron Enrique Rubio (Vertiente Artiguista) y Liliam Kehichian (Fuerza Renovadora).

En tanto, en lugar del senador nacionalista Juan Sartori -quien se encuentra en cuarentena por haber regresado de un viaje al exterior- asumió su madre Rosina Piñeyro, quien es doctora en sociología y ciencias humanas y trabajó para Naciones Unidas.

“Larga trayectoria con el wilsonismo y además es mi madre. Orgullo”, escribió el senador Sartori en Twitter acompañando sus palabras con un emoticón de corazón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados