PRESENTACIÓN AL FRENTE AMPLIO

Trabajo coordinado por Vázquez plantea tres escenarios para salir de la pandemia

El trabajo elaborado por un grupo de expertos más allá de filiaciones partidarias y coordinado por el expresidente, fue entregado al Secretariado del Frente Amplio.

Vázquez coordinó un grupo de expertos que elaboró un trabajo sobre los impactos de la crisis sanitaria. Foto: Francisco Flores (Archivo)
Vázquez coordinó un grupo de expertos que elaboró un trabajo sobre los impactos de la crisis sanitaria. Foto: Francisco Flores (Archivo)

El expresidente de la República Tabaré Vázquez encabezó un grupo de especialistas con el que presentó ayer viernes un documento titulado “Plan Estratégico Nacional” en respuesta al impacto de la pandemia de coronavirus en el país.

El trabajo elaborado por un grupo de expertos más allá de filiaciones partidarias y coordinado por el expresidente, fue entregado al Secretariado del Frente Amplio para que sea evaluado por sus miembros. La idea surgió, luego de que la coalición de izquierda le pidiera al exmandatario que encabezase un “plan nacional estratégico”, para volcar las principales propuestas de la oposición y hacer frente al impacto del coronavirus.

Escenarios de salida.

El trabajo plantea tres escenarios posibles sobre la evolución de la pandemia en Uruguay con diferentes características.

El escenario 1 supone una duración inicial de las medidas de distanciamiento de ocho semanas -que ya se cumplieron-, seguidas de un levantamiento no programado de las mismas, lo que lleva a uno o más rebrotes de la epidemia. Ante esos rebrotes se darían nuevos episodios de distanciamiento obligatorios, que durarán en total otras ocho semanas.

En el Escenario 2, se supone el mantenimiento de las medidas hasta tanto se logra “aplanar la curva” seguido de un levantamiento gradual planificado. A esos efectos, en este escenario se supone la duración de las medidas de aislamiento social por 13 semanas (hasta la primera semana de junio). El documento sostiene que “si bien se plantea un proceso gradual de apertura, al no tener elementos sobre las características de la misma, en este caso, solo contabilizaremos los impactos hasta esa semana” y agrega que “una gradualidad lenta implicaría impactos aún mayores”.

El presidente Tabaré Vázquez presentó una polémica propuesta por remedios de alto precio. Foto: Leonardo Mainé
Tabaré Vázquez. Foto: Leonardo Mainé | archivo El País.

En el Escenario 3, donde se propone “aplastar la curva” o sea mantener las medidas de distanciamiento físico, al menos hasta la primera semana de setiembre, se computan 26 semanas de medidas. Allí se plantea que una gradualidad en la apertura, “podría suponer impactos económicos aún más fuertes (...) Tampoco en este caso se computan costos económicos asociados a los efectos colaterales que tendría el mantenimiento por tantos meses de esta medida, como incrementos de patologías crónicas, violencia familiar, accidentes en el hogar, empeoramientos de hábitos saludables de la población, etc”.

Para cada escenario, el documento que Vázquez presentó al Frente Amplio estima los resultados en la actividad económica e ingresos de la población.

En el escenario 1 se prevé una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 6,8%; para el escenario 2 la baja prevista del PIB es de 5,5% y para el escenario 3 se sostiene que la contracción llegaría al 11%.

“Estos resultados son relativamente coherentes con otras estimaciones a nivel nacional e internacional que se están realizando. Estas estimaciones deben tomarse con cautela, ya que no son proyecciones sobre el PBI del país, sino que se trata de estimaciones que solo consideran algunos de los impactos en la actividad económica (los más relevantes)” dice el documento presentado por Vázquez.

El trabajo, que irá siendo actualizado explicó Vázquez ayer, sostiene que “hay otros factores que sin duda tendrán consecuencias económicas y no han sido consideradas por carecer de elementos para dimensionarlas. En particular se trata de los impactos de la caída de la demanda internacional de la oferta exportable de bienes y servicios de Uruguay y de la velocidad de la recuperación económica”.

El documento aclara que “este último elemento es central, ya que un levantamiento de las medidas no implica en la realidad, que la actividad económica vuelva inmediatamente a su nivel anterior, ya que el largo período de inactividad generará una tensión financiera sobre muchas empresas que posiblemente no puedan ya reabrir, postergando la duración de los efectos económicos adversos”.

Se advierte que en estos escenarios, “es indudable que la pobreza sufrirá un crecimiento relevante en el año” y subraya que “el caso del escenario 3, si se tradujera directamente en una caída similar en el PBI (11%), implicaría la caída más grande desde que se llevan registros”.

En cuanto al área social, el documento sostiene que “se enfrentará una crisis de grandes proporciones generales, que dejará al país en el marco de una emergencia social sin precedentes”. Ante ello, será necesaria “una respuesta solidaria y de compromiso nacional, si queremos protegernos mutuamente sin marginar a nadie”.

Se advierte del riesgo de desgarro social

El documento sostiene que se espera un incremento significativo de la presión social, “por lo tanto, y con cierta independencia del tipo de escenario epidemiológico que se llegue a verificar, se esperan aumentos importantes en la conflictividad, con características e

intensidades dependientes, naturalmente, de factores sociales”. Así el trabajo advierte que “corremos un enorme riesgo de que el impacto en el imaginario colectivo de la profundización de las brechas sociales, instale en el país un profundo desgarro en su tejido social”. También pronostica que se asistirá a “un fuerte deterioro de la convivencia en muchos hogares, al incremento de la conflictividad barrial (...) y al incremento en el volumen y en las modalidades delictivas. También se observará “una mayor generalización de las conductas desviadas, con manifestaciones sociales concretas (miedo, angustia, depresión) con incrementos, por ejemplo, en la cantidad de suicidios”. Se puede esperar, asimismo, “la saturación del sistema de Justicia

primero e, inmediatamente después, de la mayoría de los mecanismos de disuasión, como la colocación de pulseras o la vigilancia domiciliaria, y, finalmente, del sistema carcelario”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados