IMPULSORES DEL REFERÉNDUM SON OPTIMISTAS

¿Cuál es la estrategia de la campaña contra la LUC en busca de las 100.000 firmas que faltan?

Ya no se dedicarán a cotejar papeleta por papeleta y toda la energía se concentrará en un único objetivo: entregar la mayor cantidad de firmas posible el 9 de julio ante la Corte Electoral.

Dos personas pasan caminando frente a una publicidad de la campaña contra la LUC. Foto: Juan Manuel Ramos
Dos personas pasan caminando frente a una publicidad de la campaña contra la LUC. Foto: Juan Manuel Ramos

Baten palmas para anunciar su llegada: “¿Vecino o vecina firmó contra la LUC?”, preguntan. No dejar casa sin visitar, ni puerta sin golpear es la estrategia de los militantes del Frente Amplio contra la Ley de Urgente Consideración para los días finales de la campaña de recolección de firmas. “Las firmas están”, repiten los organizadores del referéndum, pero “hay que ir a buscarlas”, en los barrios más remotos, pero también en las principales avenidas y hasta en el exterior. Van por todos: por los que tienen credencial y por los que todavía no la retiraron.

Alcanzar las 100.000 firmas que aún faltan y si es posible las 130.000 para conseguir un “colchón extra” que suponga tranquilidad, cuando se haga el descarte de las inválidas por parte de la Corte Electoral es la meta principal. “Hasta el 8 de julio vamos a estar en la calle todos”, comentó un dirigente del Frente Amplio. Esto implica que ya no se dedicarán a cotejar papeleta por papeleta y toda la energía se concentrará en un único objetivo: entregar la mayor cantidad de firmas posible el 9 de julio ante la Corte Electoral.

Si eso que algunos llaman “hazaña” se concreta será por un margen muy acotado y luego la Corte dispone de 150 días para controlar que las firmas sean válidas. En instancias similares el descarte ronda el 2% o 3% del total, pero dada la situación de pandemia todo puede pasar, incluso que se tenga que suspender el conteo -si por ejemplo hay casos de COVID-19 en la oficina que se encarga de la tarea- y finalizado el plazo si no se chequea todo lo que falta se debe dar por válido. Estos cálculos, que para algunos pueden ser rebuscados, están en la cabeza de los organizadores del referéndum. Los mismos, que día a día, salen por barrios pidiendo una firma.

“A pesar de la lluvia, el frío, el viento, la pandemia. De norte a sur, de este a oeste, el pueblo otra vez dice presente. Firme para derogar los 135 artículos de la LUC”, dice un hombre por autoparlante en una avenida de Montevideo. Es uno de los tantos militantes del Frente Amplio, de los sindicatos y de las cooperativas de vivienda que le dedican buena parte de su día a la tarea militante contra la LUC.

Seis o siete horas frente a la rambla o en una barriada, de a tres o cuatro brigadistas, en una zona de la periferia de Montevideo. “Tenemos todo cuadriculado, manzana por manzana y casa por casa”, afirmó una fuente consultada sobre la tarea de la recolección que comenzó en enero de este año.

A un barrio que nadie haya ido, una brigada de tres o cuatro personas puede llegar a juntar entre 15 y 20 firmas por hora. “Si vas tres horas juntaste 50 firmas más o menos”, explicó un militante que se dedica a la recolección.

Esta semana uno de los que salió casa por casa fue el excandidato presidencial y exintendente Daniel Martínez. De jean y championes recorrió barrios de Montevideo, según imágenes que circularon en Facebook publicadas por algunos de los dirigentes que lo acompañaron.

Pero en el camino de alcanzar las 700.000 firmas todo es válido. La diputada del Movimiento de Participación Popular (MPP) Susana Pereira escribió un mensaje en su muro de Facebook bajo el título de “importante”, allí explicó que “los gurises y gurisas que tienen iniciado el trámite de la credencial, aunque no la hayan retirado aún, solo con el número y la serie pueden firmar”.

Recolección de firmas contra los artículos de la LUC. Foto: Marcelo Bonjour
Recolección de firmas contra los artículos de la LUC. Foto: Marcelo Bonjour

El partido no se juega solo en Uruguay. Los comités del Frente Amplio en el exterior también están juntando firmas, principalmente en Buenos Aires y España, pero también en otros lugares como Tel Aviv (Israel), Bruselas (Bélgica), Berna (Suiza) y Viena (Austria). El pasado viernes llegaron 50 firmas de Canadá “con remeras de regalo” con la consigna de la campaña. Son los mismos militantes del FA que vienen a votar cada cinco años los que están trabajando ahora para conseguir las firmas que faltan.

En el interior se reforzará la recolección este fin de semana, con la presencia de senadores y diputados. Mientras, que hoy se generarán 50 puntos en Montevideo para juntar firmas, que incluyen paseos públicos como parques y ferias (Parque Rodó, Tristán Narvaja y Piedras Blancas). Entre mañana y el 2 de julio se instrumentarán puestos fijos a lo largo de las avenidas 18 de Julio, 8 de Octubre y Agraciada (Paso Molino). Serán atendidos por sindicalistas, militantes de base y sectores. Allí se pretende alcanzar unas 50.000 adhesiones a la campaña contra la LUC, dijeron a El País los organizadores del referéndum.

¿Se llega?

La mayoría de los dirigentes consultados por El País contesta que “es posible” por la estructura de comités de base y militancia de la izquierda. También reconocen que no es “nada fácil” el camino que queda por delante. “Nunca juntamos tantas firmas en tan poco tiempo”, dicen, y hasta destacan que si no se logra “ya lo alcanzado es importantísimo” en plena pandemia.

“Yo creo que ya es una victoria en el medio de la pandemia y sin posibilidad de hacer actos lo que se ha logrado”, dijo a El País el senador del Movimiento de Participación Popular Alejandro Sánchez.

Campaña del PIT para recolectar firmas contra la LUC. Foto: Marcelo Bonjour
Campaña del PIT para recolectar firmas contra la LUC. Foto: Marcelo Bonjour

Explicó que si bien el plan inicial era hacer 200 o 300 mateadas para conseguir las firmas todo quedó trastocado por la pandemia, incluso la posibilidad de muchos de militar debido a que están imposibilitados por razones de salud.

Para Sánchez, “las firmas están y el problema es conseguirlas (...) Lo que hay que hacer es seguir barrio a barrio y uno a uno, tratar de endurecer la militancia”, dijo.

Para el senador de la Vertiente Artiguista, Eduardo Brenta, “no es nada menor” que alrededor de 600.000 uruguayos hayan firmado contra la principal ley del gobierno de Luis Lacalle Pou. “Si fuera el gobierno pondría bastante atención a esa gente”, indicó.

Brenta dijo a El País que “hay una voluntad más que sobrada de firmar”, según marcan las encuestadoras, pero las condiciones sanitarias “son un enorme impedimento porque hay mucha gente que ni siquiera ha salido a la calle”.

“Hay que hacer el último esfuerzo final y no descarto que nos den los brazos para llegar a las firmas. Creo que es totalmente posible llegar, más allá de todas estas dificultades. En caso de no llegar esto ha sido una patriada realmente”, opinó.

El secretario general del Partido Comunista Juan Castillo fue más optimista y habló de “hazaña”, en caso de alcanzar finalmente las 700.000 firmas.

Para él no hay secretos: solo salir a redoblar la militancia en los días finales. No se declaró satisfecho, pero consideró que haber logrado medio millón de firmas “es importante y no una cuestión menor”.

“Decir que estamos satisfechos es ser muy optimistas creo que hay que saludar el esfuerzo que se ha hecho en una campaña donde no se quiso salir al debate y donde la estrategia fue no salir a los medios para dejarla morir”, opinó.

De acá al 9 de julio todo es posible para Castillo: “Tengo una expectativa tremenda de que lo vamos a lograr, que será una hazaña”.

La arenga de Fernando Pereira: “Dejen el alma en la cancha”
Fernando Pereira y Marcelo Abdala saludan a los militantes al retirarse de la Torre Ejecutiva. Foto: Juan Manuel Ramos

En un mensaje difundido en sus redes sociales, el presidente del Pit-Cnt Fernando Pereira dijo que se entra en la “recta final” de la campaña y eso implica “colocar el máximo esfuerzo”.

“Las firmas están y de eso cada día tenemos menos dudas, sobre todo porque cuando conversamos con la gente nos damos cuenta”, indicó Pereira, que es uno de los principales referentes de la campaña contra la LUC.

Pereira llamó a que “miles de uruguayos salgan a buscar las firmas en estos escasos y pocos días (...) Lo que falta es que miles salgamos, por eso les pido un esfuerzo adicional. Participen diariamente”, añadió.

“Los que salieron a buscar firmas, salgan ahora con la máxima energía que tengan y dejen el alma en la cancha”, pidió. Además envió un mensaje para los que no participaron: “Están a tiempo”.

Pereira dijo que “es una hazaña” y “un maracanazo” juntar firmas en una pandemia, lo que definió como una “tarea difícil”. Añadió que en este fin de semana “se juega todo”.

LLamó a ir a las plazas, a los parques, a las puertas de los supermercados, a los complejos de vivienda y a los barrios a pedir firmas. “Tomar todas las ferias de la ciudad y hacer ese enorme esfuerzo”, fue a lo que convocó Pereira.

El presidente del Pit concluyó que el rechazo a la cadena de radio y televisión, no fue un impedimento para llegar casi a las 600.00 firmas. “!Es ahora que tenemos que jugarnos todo!”, enfatizó.

Últimos días

La campaña contra la Ley de Urgente Consideración toma más calor en su etapa final con una presencia activa de militantes en la vía pública, parques y ferias de Montevideo.

El 9 de julio deberán entregar el 25% de firmas del padrón electoral para habilitar la consulta popular acerca de si se derogan los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración.

La estrategia de informar para evitar “bolazos”
Mesa de recolección de firmas contra la LUC. Foto: Marcelo Bonjour

Desde que empezó formalmente en enero la campaña contra la Ley de Urgente Consideración se hicieron informes mensuales sobre la cantidad de firmas que se iban alcanzando con el objetivo de fomentar la militancia y de “evitar bolazos”, dijeron a El País integrantes de la comisión proreferéndum.

El 11 de febrero fue el primer informe, luego el 11 de marzo, el 10 de mayo y el pasado 22 de junio se informó de la cantidad de firmas alcanzadas. “Vos tenés que dar información porque de lo contrario empiezan los bolazos. Ahora todo el mundo sabe que faltan 100.000 para llegar y 130.000 para tener el colchón”, explicó a El País uno de los integrantes del comando de campaña.

En todos estos meses, la cara más visible de la campaña fue el presidente del Pit-Cnt Fernando Pereira. Por el Frente Amplio cumplió una función similar el exsenador del Nuevo Espacio Rafael Michelini, que luego dejó de ser la voz oficial de la coalición debido a que fue desvinculado de la secretaría política por parte de Javier Miranda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados