Publicidad

Una mancha de sangre en una ventana y otras pruebas llevaron a formalizar a violador de los barrios Sur y Palermo

El hombre de 35 años había salido de prisión apenas tres días antes de irrumpir en dos viviendas de mujeres, abusar sexualmente de ellas y robarlas.

Compartir esta noticia
El formalizado había sido liberado de prisión días antes de irrumpir en las viviendas de dos mujeres de barrios Sur y Palermo.
El formalizado había sido liberado de prisión días antes de irrumpir en las viviendas de dos mujeres de barrios Sur y Palermo.
Foto: Juan Manuel Ramos

En una audiencia llevada adelante en la tarde de ayer fue imputado un hombre de 35 años que violó y robó a dos mujeres en la mañana del lunes. Irá a prisión, donde ya había estado en varias oportunidades.

La instancia comenzó a las 18:30 y duró cerca de una hora. Allí, el fiscal Alejandro Sastre pidió que se formalice la investigación por los delitos de abuso sexual agravado y hurto especialmente agravado, lo que no tuvo oposición por parte de la defensa y fue aceptado por la sede.

Como medida cautelar, se fijó la prisión preventiva del hombre por un lapso de 180 días mientras continúa la investigación. La medida fue tomada por entender que existen riesgos procesales por parte del imputado. Hasta el momento no se ha conseguido llegar a un acuerdo abreviado con el hombre, por lo que el caso continúa abierto.

Según dijo el vocero de Fiscalía, Javier Benech, luego de finalizada la audiencia, “en esta etapa aún se presume la inocencia, pero hay mucha evidencia objetiva contundente como para posicionarlo en el lugar de los hechos”.

Según pudo saber El País con fuentes de la investigación, hay “registros de todo tipo”. El fiscal Sastre contó para pedir la formalización con registros fílmicos, testigos, pruebas de ADN, entre otras pericias.

Una de las pruebas fue que se constató que una mancha de sangre que había en una de las ventanas por las que habría entrado el hombre, era efectivamente suya.

El ahora imputado cuenta con 13 antecedentes penales por varios delitos, entre ellos hurto, rapiña y tenencia de drogas. Su primera rapiña fue a los nueve años, y según pudo saber El País se le realizaron cerca de 100 anotaciones como menor de edad. Estuvo varias veces en prisión, saliendo por última vez tres días antes de delinquir el lunes.

Según pudo saber El País y confirmó el vocero de Fiscalía, el imputado decidió no hacer declaraciones.

Benech confirmó luego de la audiencia que las víctimas fueron contactadas por el equipo fiscal, y están siendo contenidas por su entorno y prestador de salud. “Me consta que la Unidad de Víctimas entró en contacto con ambas para darles apoyo y contención”, dijo.

Hechos

Sobre las 04:30 horas del pasado lunes, el hombre de 35 años trepó hacia el segundo piso de un edificio ubicado en las calles Durazno y Julio Herrera y Obes, Barrio Sur.

Al ingresar, se encontró con que allí vivía una mujer de 62 años, de la que abusó sexualmente. Luego de esto, tomó pertenencias -entre ellas un reloj, un celular y una bicicleta.

Las fuentes indicaron a El País que este edificio contaba con cámaras de seguridad, por lo que se tiene un registro fílmico del hombre retirándose con los objetos.

Pocas horas más tarde, realizó la misma maniobra en un apartamento ubicado en Lorenzo Carnelli y Maldonado, en el barrio Palermo.

En esta vivienda residía una mujer de 35 años, de la que también abusó sexualmente y le robó algunas de sus pertenencias.

En este lugar fue que, al retirarse, intentó pasar por una ventana, cortándose con un vidrio y dejando una mancha de sangre.

Sobre las 19:00 horas de ese mismo día, la Policía consiguió dar con el hombre, deteniéndolo y poniéndolo a disposición de la Justicia.

Según confirmaron fuentes del caso, al momento de atraparlo se lo encontró con varios de los objetos robados a las víctimas. También lo vieron intentando deshacerse de un reloj en el patrullero.

Su relato

La historia del hombre imputado por estos hechos se encuentra en un audiolibro realizado a través de talleres que ofrece la ONG “Nada crece a la sombra” en algunas cárceles.

Según contó en el audiolibro, su infancia estuvo plagada de maltratos por parte de sus familiares.

Desde pequeño comenzó a consumir marihuana e inhalar cemento. A los nueve años, cometió su primera rapiña, llegando a tener cerca de 100 anotaciones como menor.

A los 18 años ingresó a la cárcel por dos rapiñas, y desde allí aseguró “no haber parado”. “Es siempre la misma historia”, dijo y pidió “perdón” a sus dos hijas por “no estar lo suficiente” y “no aprovechar las oportunidades”.

Delitos sexuales

En la última Rendición de Cuentas se confirmó la creación de dos nuevas fiscalías de Delitos Sexuales, ya que desde el organismo aseguran que las ya existentes “se encuentran saturadas por la cantidad de casos que llegan todos los días”.

Según se confirmó, serán destinados casi $ 29 millones para la creación de estas fiscalías. Este presupuesto será repartido entre la contratación de fiscales, asistentes sociales, psicólogos, administrativos y equipamiento.

En el momento que se discutió esta temática, el entonces fiscal de Corte, Juan Gómez -actualmente reemplazado por Mónica Ferrero por complicaciones de salud- reflexionó que los crímenes de índole sexual “requieren una atención más rápida sobre todo porque la mitad de las víctimas son menores”, y a su vez sostuvo que “se trata de situaciones muy complejas que requieren de muchas pericias”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

JudicialesBarrio Sur

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad