Publicidad

Mayoría de víctimas de Penadés tenían “13 o 14 años”: detalles del “modus operandi” del senador denunciado

“En un caso ya antiguo, la víctima era apenas un niño en un cuadro de fútbol, que el propio Penadés organizaba, cuando aún era un adolescente”, señaló la fiscal Alicia Ghione.

Compartir esta noticia
Conferencia de Gustavo Penades sobre denuncia de abuso sexual
Gustavo Penadés.
Foto: Francisco Flores

Redacción El País
En la fundamentación de la fiscal Alicia Ghione para solicitar el desafuero del senador del Partido Nacional Gustavo Penadés se incluye un resumen de los testimonios de las hasta ahora ocho víctimas, de las cuales la mayoría tenía “13 o 14 años” . Y todas denunciaron haber sufrido abuso y explotación sexual por parte del legislador desde fechas recientes hasta años lejanos.

“En un caso ya antiguo, la víctima era apenas un niño en un cuadro de fútbol, que el propio Penadés organizaba, cuando aún era un adolescente, ya con su capacidad de liderazgo que él mismo indicó tener”, se lee en el documento que ahora está en poder del Parlamento, cuyos senadores votarán este miércoles el desafuero del legislador.

Penadés tenía un identificable “modus operandi”, detalla la fiscal en un dictamen presentado el 29 de mayo a la Justicia: los “levantaba en auto por distintos lugares públicos”: Parque Batlle, “en la zona de los jueguitos o frente al gusano loco, y más recientemente en lugares como una esquina cualquiera o en plazas públicas alejadas de cámaras”.

Ya con el avance de la tecnología, apuntó Ghione, los contactos pasaron a hacerse mediante mensajes de texto y redes sociales, y muchas veces a través de la intermediación del docente del Liceo Militar también indagado en esta causa por haber operado como “reclutador” de los menores.

Gustavo Penadés sale de Fiscalía tras prestar declaración ante la fiscal Ghione
Gustavo Penadés sale de Fiscalía tras prestar declaración ante la fiscal Ghione
Foto: Leonardo Mainé

“En algunas ocasiones —relata la fiscal— se contactaba con adolescentes que simplemente estaban jugando a la pelota en la calle, o iban caminando”. Según declararon varias víctimas, luego de que Penadés las levantara en su auto, se dirigía a moteles o “zonas oscuras de la ciudad”.

“El relato de las víctimas es claro y contundente, hay víctimas de muy diversas edades a lo largo de los años, lo que le otorga a los relatos mayor grado de certeza”, está convencida la fiscal, según se lee en la página 56 de un documento que llega a las 84.

Detalles de los encuentros

En las agresiones sexuales la fiscal identificó cierto patrón: “Se reúnen similares formas de convencer a los adolescentes a que accedan a tener actos sexuales”, describió Ghione. Y entre esas formas similares, agregó la fiscal, estaba la "violencia" como método para “obligar (a las víctimas) al ‘sexo oral’ o a la ‘penetración sexual’, en especial si los encuentros eran en la soledad del interior de un auto”.

También, siempre de acuerdo a la argumentación fiscal basada en el testimonios de los denunciantes, Penadés se contactaba con los menores a sabiendas de estar cometiendo un delito. En este sentido, una de las víctimas detalló: “Lo conoció a través de una página… Yo tenía 16 años… Yo le dije de arranque que era menor de edad y recuerdo que me dijo un chiste medio turbio… ‘si hay pelitos no hay delitos’... me llevó a un hotel, me pidió un jugo… luego desnudo en la cama me solicitó que me desvista, quería verme los pies y mientras me miraba se masturbaba… no me pagó y yo esperaba que lo hiciera, porque sabía que te daba plata, pero no me animé a pedirle… fue en el año 2016… yo no lo conocí pero me pareció (que) era legislador porque en el auto tenía unos recibos que decían Av. De Las Leyes”.

Esta misma víctima narró que el Palacio Legislativo también solía ser un punto de encuentro desde el cual partían hacia un hotel.

“El convencimiento de las víctimas es muy fácil —razonó la fiscal— para alguien que maneja a diario el ‘discurso de la palabra’ conforme a su función (político de años -desde 1983- y legislador)”.

Penadés pagaba sus encuentros con dinero, pero a veces también lo hacía con “refrescos” o “comida”.

También se valía de la vulnerabilidad de los menores: se acercaba como “un hombre bien vestido” para ofrecer ayuda a “encontrar trabajo”, como describió otro denunciante.

Algunos sospecharon sobre la importancia pública del agresor y, por eso, en fechas recientes, Penadés fue filmado por dos adolescentes “a fin de protegerse”. “Esas serían las imágenes que se viralizaron e hicieron públicas, donde se observa al senador en un hotel abrochándose los pantalones y detrás y en la sombra de un espejo dos adolescentes, presumiblemente mientras se encontraba en el hotel con los mismos”, escribió Ghione.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad