INFORME DE ANCAP

Gas Sayago: cuatro jerarcas gastaron US$ 59 mil y $ 294 mil con tarjetas corporativas

Vea aquí el documento que revela que se utilizaron las tarjetas corporativas de Gas Sayago para comprar pasajes aéreos, estadías en hoteles de lujo, almuerzos y cenas en restaurantes de renombre.

Un hombre mira los pilotes de la fallida regasificadora de Gas Sayago. Foto: Estefanía Leal
Un hombre mira los pilotes de la fallida regasificadora de Gas Sayago. Foto: Estefanía Leal

Cuatro jerarcas de Gas Sayago gastaron US$ 59.000 y $ 294.000 en pasajes al exterior, hoteles lujosos, restaurantes y supermercados utilizando dos tarjetas corporativas entre 2013 y 2017, según un documento de Ancap al que accedió El País.

El informe, que se titula “Gas Sayago S.A. Gastos con Tarjetas de Crédito Corporativas”, señala que los entonces jerarcas que estaban autorizados a utilizar dichos plásticos eran Marta Jara (gerenta general), Verónica Lizarraga (gerenta general adjunta), Pedro de Aurrecochea (gerente general) y Germán Martínez (gerente de Finanzas).

Los gastos de las tarjetas corporativas de Gas Sayago fueron incluidos en el expediente penal donde se investigan supuestos abusos de funciones en dicha empresa privada, propiedad de UTE y Ancap.

Este es el documento que muestra los gastos realizados

En la tarde de ayer, acompañados por el abogado penalista Jorge Barrera, los directores de UTE ratificaron la denuncia sobre eventuales irregularidades en Gas Sayago ante la jueza especializada en Crimen Organizado María Helena Mainard y el fiscal Luis Pacheco. Poco después, concurrió a la sede el vicepresidente de Ancap, Diego Durand, en representación del ente, quien también ratificó la denuncia

Los viajes.

El documento de Ancap enumera por fechas y por rubros más de 200 gastos efectuados con las tarjetas corporativas de Gas Sayago por parte de cuatro exjerarcas.

Alrededor de un tercio de los gastos se realizaron después de octubre de 2015, fecha en que el consorcio conformado por GDF Suez y Marubeni se retiró de la obra de regasificadora y Gas Sayago era un barco a la deriva.

Las tarjetas se utilizaron para pagar pasajes, hoteles, alquileres de autos y viáticos en Holanda, Argentina, Corea, Japón, Francia, Estados Unidos y Singapur. Entre esos gastos llaman la atención pagos de viáticos con tarjeta corporativa realizados por uno de los gerentes de Gas Sayago en el Grand Hotel Hilton de Seúl, Corea, entre el 23 y el 27 de marzo de 2014 por US$ 1.524,97 y US$ 1.495,23.

Al día siguiente, el mismo gerente se hospedó en el Paradise Hotel Busan, de la provincia coreana de Pusan, y gastó US$ 307 en viáticos.

El 30 de marzo de 2014, ese gerente viajó a Tokio, Japón. El 1° de abril de ese año, el jerarca se hospedó en el The Capitol Hotel Tokyu y percibió viáticos por US$ 1.391,16.

El mismo 1° de abril de 2014, el gerente se tomó un vuelo de Air France, que unió Tokio con París, donde gastó US$ 111 en el pasaje aéreo que fue pago con la tarjeta corporativa de Gas Sayago. En la capital francesa se hospedó en el Hotel Volney Ópera, donde pagó una habitación con la tarjeta corporativa por US$ 197. Después regresó a Uruguay.

El mismo gerente realizó un gasto el 3 de marzo de 2015. Pagó con la tarjeta corporativa obviamente. En el documento consta que cobró viáticos de US$ 164 por día por la estadía en el Hotel y Bar Praia Das Flexas de Niteroi. Se trata de una ciudad-balneario ubicada en el estado de Río de Janeiro.

El 16 de octubre de 2015, cuando las principales obras de la regasificadora ya se habían detenido, una gerenta de Gas Sayago usó la tarjeta corporativa para abonar pasajes aéreos desde Uruguay a Singapur. Fueron cuatro gastos. Pero resaltan dos de ellos: uno por US$ 7.423,34 y otro por US$ 4.890. El documento no especifica si se trató de tickets aéreos en primera clase o no.

Regasificadora Gas Sayago. Foto: archivo El País.
Regasificadora Gas Sayago. Foto: archivo El País.

Y las comidas.

Pese a que Gas Sayago no generó dividendos sus jerarcas parecían vivir en una ilusión, con almuerzos o cenas de trabajo, suscripciones caras de revistas sobre energía y compras de regalos empresariales en supermercados, entre otras erogaciones.

El 1° de octubre de 2013, uno de los gerentes pagó $ 47.650 en una cena de trabajo en el restaurante “Rara Avis” para 24 personas. Para abonar dicho gasto, usó la tarjeta corporativa de Gas Sayago, dice el documento de Ancap.

El mismo gerente también usó la tarjeta para pagar un almuerzo de trabajo para seis personas en la cantina “La Estacada” el 18 de enero de 2014. La comida costó $ 3.980. El 31 de ese mismo mes, ese gerente volvió a utilizar la tarjeta para pagar $ 2.695 en un almuerzo para cinco personas en “Rara Avis”.

Los “almuerzos de trabajo” continuaron. El 12 de mayo de 2014, una gerente pagó con la tarjeta corporativa $ 3.320 en menús para cuatro personas en “La Vaca Parrillada”. Diecisiete días más tarde, el 29 de mayo de ese año, otro gerente pidió un almuerzo más frugal en el restaurante “La Commedia”. Gastó con la tarjeta de la empresa $ 1.105 en una comida para cinco comensales.

Los almuerzos de trabajo siguieron en 2015 pese a que el destino de la empresa era incierto. El 9 de diciembre de ese año, un gerente usó la tarjeta para pagar $ 7.557 en un menú para ocho personas en el restaurante “Terracota”.

El último almuerzo fue como una despedida. La empresa ya estaba casi en proceso de liquidación. Ocurrió el 26 de setiembre de 2017. Una gerenta gastó $ 4.535 en almuerzo para tres personas en el restaurante “Rara Avis”.

OAS carecía de aptitudes para ser contratada
Este es el lugar donde OAS construye el muelle para GNLS en Puntas de Sayago. Foto: Gas Sayago

Los Servicios Jurídicos de Ancap analizaron un informe de la consultora PriceWaterhouse-Coopers (PWC) sobre las empresas contratadas por Gas Sayago para construir la regasificadora y elevaron su opinión al Directorio del ente. Una de las firmas contratadas por Gas Sayago fue el consorcio OAS. En Brasil, OAS fue vinculada a un escándalo de corrupción conocido como “Lava Jato”.

Citando a PWC, los Servicios Jurídicos de Ancap consideran que OAS “no acreditó completamente” los requisitos mínimos requeridos en oportunidad del llamado a interesados a construir la regasificadora. “La adjudicación a OAS, en la medida que si bien económicamente fue considerada la más conveniente, no generó interfase con la obra y se comprometió a contar con apoyo de terceros, ya que a juicio de los evaluadores no contaba con suficiente experiencia”, dicen los abogados de Ancap.

Y agregan que, en base a los informes técnicos, Gas Sayago consideró que OAS incumplió en forma sistemática y reiterada con sus obligaciones y en algunos casos de forma grave, habilitándose a aplicar penalidades y a rescindir el contrato. Sin embargo, sostiene el informe de los Servicios Jurídicos de Ancap, Gas Sayago aplicó penalidades por estos incumplimientos pero no resolvió el contrato, celebrando un agregado contractual, oportunidad en que las partes afectaron las retenciones formuladas al refuerzo de las garantías.

“A la fecha Gas Sayago no había conseguido ejecutar las garantías otorgadas (por OAS) y fue intimada por esta a reintegrar las retenciones formuladas”, dice el informe. Y concluye señalando que la consultora PWC asigna “irregularidades” en el procedimiento de contratación de OAS, las que deberán ser investigadas por la Fiscalía.

Inconclusa

La obra de la regasificadora era uno de los buques insignia del presidente José Mujica (2010-2015). Hoy se trata de una quimera que generó un perjuicio de US$ 213 millones, dice la denuncia realizada por UTE y Ancap en la Justicia. Todavía resta pagar US$ 40 millones en el proceso de liquidación de la firma y en el retiro de los pilotes.

“En Gas Sayago gastaron más que Raúl Sendic”
Obras de la regasificadora. Foto: Gas Sayago

El vicepresidente de Ancap, Diego Durand, entregó a la Justicia actas del ente sobre Gas Sayago que fueron firmadas de puño y letra por Raúl Sendic, donde señala que era licenciado en genética humana. “Casualmente fue Sendic uno de los que apoyó a Gas Sayago cuando ocupaba la presidencia de Ancap”, señaló Durand en la audiencia judicial, según indicaron participantes de la misma a El País.

Durand agregó: “En Gas Sayago, solo en alimentación, se gastaron US$ 217.000. Los salarios de esa empresa, propiedad de UTE y Ancap, estaban por encima de la media de Uruguay. En viajes se gastaron alrededor de US$ 250.000”.

Afuera del juzgado, el jerarca opinó que en Gas Sayago “los gastos de las tarjetas corporativas superaron los realizados por Raúl Sendic”.

Por ese motivo, el exvicepresidente de la República fue condenado el 20 de mayo de este año por la jueza especializada en Crimen Organizado, María Helena Mainard. Se le imputaron los delitos de abuso de funciones y peculado (malversación de fondos).

Durand insistió en el tema de los gastos con las tarjetas corporativas de Gas Sayago. “A la Justicia agregamos un informe de nuestros servicios jurídicos; agregamos facturas de viajes y compras de entradas en el año 2018 en las Eliminatorias para el Mundial de Rusia con dinero de Gas Sayago”, señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados