INVESTIGACIÓN

Bala que mató a Langhain era para jefe de barra de Nacional; sicario decidió disparar a hinchas

Desde la cárcel llegó la orden para matar a un dirigente de la barra brava tricolor. El sicario no se animó a ir al Estadio Centenario y decidió "cumplir" disparando contra parciales en la calle.

La audiencia sobre la muerte del Lucas Langhain. Foto: Darwin Borrelli
La audiencia sobre la muerte del Lucas Langhain. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El exbarra brava de Peñarol, Edwin “Coco” Parentini volvió ayer al juzgado Penal por un caso de extorsión y secuestro a un empresario farmacéutico. Parentini, a su vez, es investigado por el fiscal de Homicidios, Juan Gómez, por haber contratado desde la cárcel a un sicario para que matara el 15 de diciembre de 2019 a un dirigente de la barra brava de Nacional previo el partido clásico donde los tricolores salieron campeones.

Sin embargo, el sicario no se animó a ir a la entrada de los hinchas albos en el Estadio Centenario y optó por esperar los festejos para disparar varios tiros a un grupo de hinchas que caminaba por la avenida 8 de Octubre.

El sicario, acompañado por una mujer, disparó por lo menos cinco tiros hacia la hinchada tricolor. Los disparos alcanzaron a Luchas Langhain, un joven que se dirigía hacia 18 de Julio a festejar la obtención del Campeonato por parte de Nacional. También hirieron en el brazo a otro parcial tricolor.

Langhain falleció minutos más tarde. Vivió muchos años en Artigas. En Montevideo, trabajaba y estudiaba.

El 21 de diciembre de 2019, el juez Huberto Álvarez hizo lugar al pedido el fiscal Gómez e inició el proceso penal contra el sicario y su acompañante, una mujer de 21 años, por los delitos de autor y cómplice de un homicidio muy especialmente agravado.

A Parentini también se le inició un proceso penal por el mismo delito, ya que admitió haber contratado al sicario para disparar contra un jefe de la barra brava de Nacional, aunque no reconoció que ordenase tirar a la hinchada en forma global.

Al caer la noche y luego de finalizado el clásico donde Nacional salió campeón, el sicario se decidió a “cumplir” con el encargo y resultó ultimado Lucas Langhain.

El proceso penal contra Parentini y los otros dos formalizados continuará con la acusación del fiscal Gómez. Luego el abogado defensor de Parentini, Sebastián Puppo, deberá responder la acusación fiscal. Posteriormente, habrá controles de pruebas y luego comenzará el juicio penal.

El representante del Ministerio Público ya adelantó que la pena mínima para el sicario sería de entre 15 y 30 años. Pero hay una “serie de circunstancias” -antecedentes penales y el uso de una arma de fuego- “que pueden hacer que esa pena mínima no sea la aconsejable para el caso concreto”.

Parentini cumple una pena por ordenar en 2015 la muerte de Renny Auditore, uno de los líderes de la barra brava de Peñarol. El enfrentamiento entre Parentini y Auditore se debió a ajustes de cuentas en la interna de la barra aurinegra. Ya hay sentencia firme en primera y segunda instancia por ese caso.

Auditore Ferreira era considerado un “pesado” en el submundo del hampa. En 2001 participó del copamiento a la sede de la empresa de transporte EGA, en Río Branco y Colonia. Junto con un cómplice, tomó de rehenes a 11 personas en ese atraco.

Extorsión a empresario.

Puppo alcanzó ayer un acuerdo con la fiscal Stella Llorente, quien imputó a Parentini los delitos de privación de libertad y extorsión a un empresario farmacéutico. El empresario había solicitado la ayuda de Parentini porque un individuo lo hostigaba y lo amenazaba.

Por un pago de US$ 10.000, Parentini resolvió el problema. El empresario no cumplió con el acuerdo a juicio del exbarra aurinegro. Envió a dos personas para que secuestraran y cobraran la deuda.

Los secuestradores retuvieron al empresario y lograron el pago. Pero lo continuaron extorsionando. El empresario presentó una denuncia penal.

La Fiscalía pretendía una pena de más de seis años para Parentini. Puppo logró un acuerdo por una prisión de cuatro años y seis meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados