PRIMERA CITA

Primera cita post pandemia: 46% de las personas siente alguna incomodad

Según estudio, la vuelta a las relaciones offline renovó dudas y temores acerca del primer encuentro presencial; El covid también cambió las reglas del saludo: ¿hay que dar la mano, un beso, o nada?

primer cita
Foto: Pixabay

La primera cita puede ser ese momento en que se siente estar rindiendo un examen. Por lo general, se comenten torpezas, hay muestras de vulnerabilidad, decepción, o los involucrados son víctimas de un nerviosismo inmanejable. Sumado a eso, ahora los solteros en busca de conocer a alguien deben manejar los nuevos códigos sociales adoptados en función de la pandemia.  El momento del saludo, por ejemplo, ¿hay que dar la mano, un beso, o nada?

Según artículo del diario El Mundo, casi la mitad (46%) de las personas que acuerdan conocerse fuera de las aplicaciones se sienten más incómodas y vulnerables ahora que antes del Covid-19, y más de la mitad (78%) asegura que ya desde antes de la pandemia el momento del saludo sigue siendo el más incómodo de todos. 

El regreso a las relaciones analógicas u offline renovó las dudas y temores del primer encuentro presencial. Para la mayoría de los solteros disponibles, la apariencia sigue siendo el factor determinante, dice una encuesta realizada por el sitio Badoo entre sus usuarios de España.

Tanto importa la impresión que causamos que verse cara a cara la primera vez, es el minuto más tenso y largo de la cita, según 78% de los consultados. 

La previa: nervios, estrés y el momento de relajar

Tal y como revela la investigación, la previa al encuentro los mantiene hechos un manojo de nervios desde al menos tres horas y media antes, tensión que solo relaja (o se consigue disimular) pasados 15 minutos de entablada la conversación.

Estar bajo la lupa genera una ansiedad difícil de sobrellevar al principio y lleva a situaciones confusas y graciosas (cuando las recordamos a la distancia), como un abrazo incómodo (27%), cruzarse justo con alguien conocido en el lugar (26%) y tirar de una puerta que dice `empujar’ cuando claramente es al revés (23%) dicen los resultados. El 48% de los candidatos admite poner más empeño en lucir físicamente mejor y uno de cada tres se para frente al espejo y recrea cómo presentarse para romper el hielo.

Aunque la apariencia y los pasos en falso determinan lo que sigue en un vinculo, hoy estamos más conscientes de cuánto habla el cuerpo por nosotros: más de la mitad (54%) admite que analiza el lenguaje corporal de su cita para saber si está interesado y al mismo tiempo el 65% es consciente de las señales que envía el suyo propio.

Por eso, al menos para no ser tan evidentes, nunca debemos cruzar los brazos ni gesticular demasiado con las manos mientras hablamos, menos mirar el teléfono celular cada dos minutos, pues, si nos queda algo de humanidad deberíamos darle a los demás la oportunidad de seducirnos, y hacerlo sentir cómodo aunque haya perdido el tiempo. En eso pueden ayudar la elección de un entorno amable, coincide el 58% de los participantes. 

Todo lo que ayuda a estar seguros

“Las primeras citas son eventos que suponen un alto nivel de ansiedad para los solteros, ya que se trata de situaciones percibidas como arriesgadas y de mucha incertidumbre. Aun así, es importante centrarse en tener una mentalidad positiva y abierta a vivir una nueva experiencia ya que la otra persona también estará nerviosa. La clave se encuentra siempre en tener confianza en uno mismo”, recomiendan Georgina y Carla, fundadoras de Enspicopedia y psicólogas expertas en parejas para Badoo.

“Es importantísimo elegir bien la ropa que se utilizará en la cita, decidirse por prendas que sabemos que nos sientan bien y nos aportarán una dosis extra de seguridad. Otro punto clave es el lugar. Si se puede decidir, optar por un espacio y una actividad en la cual uno se sienta a gusto. Por último, pero no menos importante, se debe tener en cuenta que gestos como tener las manos cruzadas o escondidas y agarrarse los brazos muestran desconfianza hacia la otra persona, por ello, algo tan básico como sustituir estos gestos por tener los pulgares fuera de los bolsillos o utilizar las manos al hablar, pueden convertirse en algo fundamental para que la otra persona se sienta también a gusto”. 

Respecto a como saludar, ahora que cualquier individuo puede ser portador de la próxima pandemia, no hace falta tocarse. Basta con quitarse el barbijo y mostrar una sonrisa para disfrutar el momento sin esperar nada más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados