Bienestar

Lore nutri: ¿Qué comer frente a una ola de calor?

Tomar mucha agua y consumir frutas y verduras no son las únicas opciones. Lorena Balerio nos propone incorporar especias y prestar atención a las formas de cocción.

Ola de calor. Foto: Archivo El País
Ola de calor. Foto: Archivo El País

Sentados frente a un ventilador o debajo de un aire acondicionado, así estuvimos varios ante la primer ola de calor de este 2021. Aparte de esto y las mil duchas o chapuzones que te des en el día, existe otro pilar importante para combatirlas: la alimentación.

Los días que se superan los 30 grados, mantener una alimentación adecuada y una correcta hidratación son claves para que el cuerpo se mantenga en condiciones, lo cual es fundamental en ancianos y niños, que son más vulnerables a ver alterada la capacidad de regular su temperatura en días como estos.

El helado “refrescante"

Vamos a ver la lista de alimentos que se usan comúnmente en estos días y hacer un par de aclaraciones y desterrar algunos mitos mal arraigados, que sorprenderán a más de uno.

El helado es el alimento al que más se recurre en días así, pero hay que hacer algunas aclaraciones. Lo que nos genera es un estado de frescor momentáneo que nos dura un periodo corto de tiempo, a largo plazo genera un efecto de calor, que se debe básicamente a su alto contenido en proteínas.

Es por eso que lo ideal para refrescarnos es consumir helados de agua y a base de frutas que son los que más nos van a refrescar.

Siempre las frutas y verduras

Lo bueno del verano es que la variedad de frutas es mayor lo que hace que sea más fácil incorporarlas en la dieta.

¿Por qué insistimos con las frutas y verduras? Muy sencillo: más allá de todos los minerales y nutrientes que tienen en su composición, son ideales para poder sumar agua en nuestra dieta. En días de altas temperaturas las pérdidas de agua por el sudor son mayores, por lo que es fundamental reponer esas pérdidas. Incorporar frutas y verduras es una buena forma de estar “masticando agua” sin darnos cuenta

Y como les decía anteriormente, esto es fundamental para niños y ancianos que no solo les cuesta más responder a la sensación de ser, se deshidratan con mayor facilidad.

En el top de frutas y verduras con más agua tenemos:
*Pepino y lechuga. Contienen más del 95% de su composición. En el caso del pepino están en su momento de mayor oferta así que podes encontrarlo a muy buen precio.

* Rabanitos y calabaza. Le siguen en cantidad de composición de agua, el rabanito es típico de esta época y se agrega muy bien en ensaladas dando un sabor peculiar y refrescante a los platos.

* Sandia. La fruta con más cantidad de agua por excelencia. Es común que sea la fruta elegida en días de altas temperaturas porque no solo refresca, hidrata!

* Frutillas. Aunque no lo parezca su composición de agua es similar a la de la sandía. Hay que aprovechar las últimas de la temporada y recordar el tip de freezarlas para cuando escasean.

* Tomate. No solo son ricos en agua, tienen un antioxidante que es el licopeno aliado contra las enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento celular.

Por si te lo perdiste la semana pasada:

Helado de sandía Flash
2 tazas de sandía en trozos
Jugo de limón

Poner a congelar la sandía cortada e, procesar los trocitos n trocitos por unas horas o toda la noche, procesar los trocitos más o menos medio minuto y agregar el jugo de medio limón (si duplicas la sandia duplicá el limón). Procesar hasta obtener la textura de helado deseado. Si querés un toque más dulce el agregado de Stevia no suele afectar la textura así como el uso de miel.

Animarse a las especias

Sé que esto va a despertar polémica porque todos recordamos a los dibujitos animados que comían algo picante y se ponían rojos y les salía fuego por la boca. Permítanme decirles que fuimos algo engañados por la industria animada (se puede decir lo mismo de Popeye y sus famosas espinacas, pero eso lo dejamos para otro día).

La pimienta, así como la cúrcuma aumentan el calor interno del cuerpo hasta dejarlos prácticamente igual a la temperatura ambiente: obviamente esto produce un aumento de sudor como respuesta, mientras que la circulación sanguínea se activa y mediante la evaporación ayuda a refrigerarnos.

Las especies y picantes funcionarían como un termostato para nosotros, así que a perderles el miedo. Al principio cuesta acostumbrarse, porque no somos un país que se caracterice por el uso de especias y sobre todo picantes en nuestra dieta, pero refrescan y mucho.

Una hierba aromática que también nos ayuda a sudar y liberar el calor corporal es la menta, por eso es ideal para agregar a tus aguas saborizadas, limonadas, licuados y té.

Si seguís en duda con este punto pensá en países donde todo el año tienen temperaturas por encima de los 30 grados, como en medio oriente o el caribe y verás que su alimentación es 100 veces más abundante en especias que la nuestra y ellos sobrepasan el calor de manera olímpica.

Las bebidas naturales o frías

Ni que hablar que lo que más nos va a hidratar va a ser consumir agua, pero déjame aclararte que será más efectiva natural en vez de fría para equilibrar la temperatura corporal.

Otro mito con la temperatura de las bebidas, pero las infusiones ayudan a depurar y desintoxicar el cuerpo por dentro.

Cuando agregamos hielo, nos sentimos refrescados de inmediato pero esto es un efecto a corto plazo, ya que el cuerpo enseguida trabaja para volver a subir la temperatura, (Como diría la abuela lo bueno dura poco).

Otro plato al que deberíamos perderle el miedo en verano es la sopa que solo nos acordamos de ella en invierno; tomar un plato de sopa por la noche es una buena idea, la temperaturas ambiente tiende a bajar y puede ayudarnos a mantenernos frescos, además son alimentos de fácil digestión, lo que generaría menos calor a nivel corporal.

Menos carne roja

Con este último punto me refiero a que en días de calor extenuantes deberías evitar consumir alimentos ricos en proteínas, porque no solo son más trabajosos a la hora de digerir para el organismo, nos dejan con la sensación de pesadez, y cuando se digieren en nuestro organismo generan más calor de manera interna.

Lo ideal en días de calor extenuante es priorizar alimentos de fácil digestión como ensaladas, aumentar el uso de licuados como colación y en desayunos y meriendas, y llevar una alimentación más ovolactovegetariana que será más liviana y fresca.

Prioriza los platos de cocción rápidos

Por estos días deja de lado todo lo que es de olla u horno. Te aconsejo métodos más rápidos y ligeros como el salteado o el vapor. Tu cuerpo no necesita más calor que el que ya recibe del ambiente, así que conviene optar por preparaciones sencillas y ligeras que no den demasiado trabajo ni para limpiar, ni para digerir.

¡Espero que estos consejos te sean útiles para la próxima ola de calor!

conocé a nuestra columnista
Lorena Balerio
Lorena Balerio
Licenciada en Nutrición.Dicta charlas y talleres y promueve la alimentación real y saludable. Consultas personalizadas a domicilio y online

Podés seguirla en su redes sociales Instagram y Facebook.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados