Publicidad

Colonia Este: un recorrido a fondo por una región que tiene mucho que ofrecer, entre historias y sabores

Desde museos para conocer sus historias, pasando por rincones que guardan recetas tradicionales, hasta aventura: esta zona de Colonia tiene opciones para todos los gustos.

Compartir esta noticia
Nueva Helvecia. Foto: Colonia Este
Nueva Helvecia.
Foto: Pablo Cribari

Trabajar codo a codo, en equipo, es lo que lleva a grandes logros, y de eso saben bien los vecinos de Colonia Este, que están unidos para ofrecer lo mejor de la zona.

La región se caracteriza por la tranquilidad de sus callecitas, un verde que abunda, y familias que disfrutan de contar sus historias, esas que hablan de bisabuelos, de recetas antiguas, de costumbres que pasaron de generación en generación.

En Nueva Helvecia, Colonia Valdense, Rosario, La Paz, Juan Lacaze o Cufré hay mucho que tal vez nuestro paladar reconoce: los mejores quesos, conservas, dulce de leche, chocolate, vinos. Pero el pantallazo que uno se lleva al ir a la zona “de pasada” se queda corto. En esta nota, damos un pasito más para conocerla en mayor profundidad.

Granja La Cumbre. Foto: Rosana Decima
Granja La Cumbre. Foto: Rosana Decima

Las historias de inmigrantes suizos, alemanes, italianos y españoles se entrelazan en tradiciones que siguen vivas: personas vestidas con atuendos típicos suizos, recetas difíciles de pronunciar y fáciles de amar, reliquias que son verdaderos tesoros. La historia religiosa es un capítulo importante en su identidad y hay circuitos para acercarse a lugares y figuras que fueron pilares en su vida espiritual: iglesias, museos, cementerios.

En Colonia Valdense, por ejemplo, funciona el centro Emmanuel, organización ecuménica y granja inaugurada en 1959. Es un lugar abierto a todos para capacitación y formación ecológica, que promueve el desarrollo sostenible.

Hacen talleres, hay huerta, reciben visitas de centros educativos, y los sábados (actualmente de 9 a 12 horas) tienen feria de los alimentos agroecológicos: frutas, verduras y quesos o dulce de leche de su propio tambo.

Para meterse de lleno en un viaje en el tiempo, también hay museos. Uno es el Museo Valdense, que invita a un recorrido por el movimiento que surgió en el siglo XII en la Europa Medieval como una búsqueda de la autenticidad y sencillez evangélica.

Museo Valdense. Foto: Rosana Decima
Museo Valdense. Foto: Rosana Decima

Hay herramientas antiguas, mobiliario, instrumentos musicales, maquetas que representan lugares y la forma en que se vivía cuando recién llegaron a estas tierras y más. También hay un aula, una cocina y un dormitorio que recrea los de época.

Otro lugar a visitar es la Asociación Pro Acervo Histórico de Valdense, que funciona desde 1972. Tienen desde uno de los primeros televisores que llegó al lugar, como herramientas antiguas, hasta vehículos o tractores que fueron de los primeros utilizados en los campos de la zona.

Asociación Pro Acervo Histórico de Valdense. Foto: Rosana Decima
Asociación Pro Acervo Histórico de Valdense. Foto: Rosana Decima

Sabores y saberes que se disfrutan.

Colonia Este es famosa por los sabores que ofrece. Chocolates y quesos artesanales, vinos, dulces, conservas, bricelets y más. Los antepasados dejaron una huella imborrable en su cultura culinaria, con recetas que aún se elaboran a diario.

La industria quesera se centra en la región, cuna de la quesería artesanal uruguaya con más de 150 años. Una de las visitas obligadas es Granja La Cumbre. Hoy van por la quinta generación y desde el principio, esta historia de inmigrantes tuvo un amor por la quesería artesanal que no hizo más que crecer. En diciembre inauguraron Cultivo, una propuesta para desayuno, brunch, almuerzo o merienda, en la que todo gira alrededor del queso.

Tabla de Cultivo Brunch de campo. Foto: Rosana Decima
Tabla de Cultivo Brunch de campo. Foto: Rosana Decima

Los amantes del queso están de parabienes, ya que las opciones son muchas. Otro punto es Granja Los Fundadores, en Nueva Helvecia. Venden variedad de quesos producidos en la zona y se centran en la elaboración de dulces y conservas. También allí están los chocolates Extrablatt.

Mabel y Fernando, de Granja Los Fundadores y Extrablatt. Foto: Rosana Decima
Mabel y Fernando, de Granja Los Fundadores y Extrablatt. Foto: Rosana Decima

La ruta gastronómica es extensa y es imposible mencionar a todos, pero redondeando, para quienes buscan merendar hay variedad. Pueden optar por un té con delicias caseras y variedad de blends y sabores en Té con amor, que está en Mon Petit Hotel Butique de Campo, en el límite de Rosario con La Paz.

Un clásico para los amantes de chocolate: la chocolatería de tradición suiza Tante Eva, en Nueva Helvecia. O la flamante esquina colorida de Nueva Helvecia, Puppe: una propuesta deliciosa que tiene helados y una carta de cafetería para merendar con la mejor pastelería y variedad de chocolates.

¿Pensando en visitar una bodega? También en Nueva Helvecia abre sus puertas a los visitantes la Bodega Turística Los Pinos. Tienen actividades todo el año, recorridas por los viñedos, música, almuerzos y en vendimia la fiesta se redobla y se puede hasta recoger y pisar uvas.

Bodega Turística Los Pinos. Foto: Rosana Decima
Bodega Turística Los Pinos. Foto: Rosana Decima

Tranquilidad y aventura: para todos los gustos.

La región de Colonia Este ofrece de todo. Por un lado, la tranquilidad es denominador común de lo que llegan y por eso las propuestas de hospedaje son muchas. Hay desde grandes hoteles, pasando por posadas, hasta cabañas y alojamientos inmersos en la naturaleza que son toda una experiencia. Uno de ellos es el recién inaugurado Techos Amarillos, en la zona de Los Pinos: invita a descansar rodeados de verde, con el canto de los pájaros como casi único sonido, a pocas cuadras de la playa.

Pero también hay planes para los más aventureros: distintos emprendimientos organizan cabalgatas, circuitos de trekking y senderismo a través de montes nativos y lugares sorprendentes. Está, por ejemplo, la opción de navegar en kayak por los ríos, arroyos y playas, descubriendo la vida silvestre y el entorno.

Festividades que invitan a visitar la región todo el año.

Las distintas comunidades de Colonia Este mantienen vivas sus tradiciones y quienes visiten la zona tienen la posibilidad de viajar en el tiempo, de recordar épocas, de cerrar los ojos y sentir los sabores locales, de pasar horas oyendo anécdotas.

No es extraño entrar a un local y que te reciban con un atuendo típico suizo, como sucede en Granja Los Fundadores, por ejemplo.

Ir a una quesería y que te recomienden dónde hospedarte, recorrer un viñedo y que te aconsejen qué mermelada no podés dejar de probar. Así, entre todos se conocen y entre todos se potencian, porque entienden que esa es la forma de hacer las cosas.

Por supuesto que entre costumbres e historias, la zona está llena de festividades.

A continuación, un repaso por algunas de las fiestas que hay a lo largo del año.

En febrero, por ejemplo, celebran a lo grande el Carnaval en Rosario y también está la Fiesta del Sábalo en Juan Lacaze.

Una de las fechas en la que llegan visitantes de todas partes del país es en julio, cuando organizan la Fiesta del Chocolate en Nueva Helvecia.

En octubre se enfocan en la celebración de la Virgen de Schoenstatt, también en Nueva Helvecia y también hacen la Noche de las Antorchas.

Noviembre es mes para la Fiesta de Colonia Valdense y la del Inmigrante de Rosario, y en diciembre uno de los encuentros que cierra el año es la Bierfest en Nueva Helvecia.

Por más información sobre el destino y para conocer detalles de cada una de las propuestas que ofrece, puede visitarse la cuenta de Instagram de Colonia Este.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

descanso

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad