FAUNA

Socobioma se muda a su propio terreno en Solanas

La ONG continuará sus tareas de rehabilitación de animales; todavía precisa de la ayuda de la gente

Socobioma. Foto: Oscar Lanzaro
Socobioma. Foto: Oscar Lanzaro

"Nos quedan muchos sueños por vivir juntos pero hoy gracias a ti logramos uno de los más grandes en nuestra historia. Hoy entre todos sumamos 1.070 metros (cuadrados) para la conservación de la biodiversidad de Uruguay”, festejó hace pocos días la Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado (Socobioma) al concretarse la compra de un terreno propio para el rescate y rehabilitación de animales silvestres.

El predio está inserto en un médano en el área de Solanas, departamento de Maldonado, a seis cuadras de la playa, y que hoy está cubierto por plantas exóticas y que deberá ser acondicionado para recibir de forma escalonada a los animales a partir de ahora.

“Este terreno lo compramos gracias a las donaciones de la gente (unos US$ 65 mil). Es una zona donde la ruta es rápida y nos permite llegar a diferentes lugares para hacer los rescates de una manera fácil. Nos da para cumplir con todos nuestros objetivos que no solamente es recuperar la fauna sino también educación ambiental y la investigación”, dijo Lourdes Casas, veterinaria y directora de Socobioma.

En mayo de este año los técnicos y voluntarios recibieron el aviso de que debían abandonar el predio cerca de la costa de Maldonado en el que estaban trabajando desde hace cuatro años. Meses después están por comenzar el cercado perimetral del predio de Solanas, así como su estabilización con neumáticos donados por gomerías del departamento.

“(El jueves) nos llegó una noticia increíble. Un señor nos dona un contendor, chapas, postes, bloques y toda la instalación necesaria para un baño”, comentó con entusiasmo. Casas está sorprendida por la ayuda de la comunidad que ha recibido en estos meses.

Pingüinos. Foto: Socobioma
Pingüinos. Foto: Socobioma

Además de las mencionadas tareas, se prevé la colocación de un pozo de agua y la construcción del sector para los mamíferos marinos en el corto plazo. Hasta aquí es lo que permite cubrir el dinero recaudado durante el año y, según estimó Casas, los trabajos podrán prolongarse hasta marzo de 2022.

Para construir una casa con una cocina, baño, un dormitorio y una sala en la parte de adelante del terreno se necesitan más aportes económicos o de materiales.

"Estamos trabajando de una manera bastante irregular en veterinaria”, señaló la directora de Socobioma a El País.

La organización rehabilita cerca de 600 animales por año. En el presente están atendiendo a una cachorrita de zorra, 75 comadrejas y un petrel. Por su parte, Casas tiene dos pingüinos, dos gaviotas, un carancho y dos gavilanes en el jardín de su casa. En promedio, necesitan dos meses antes de ser liberados. Los animales que llegan con más frecuencia son las aves marinas costeras, seguidas de los lobos marinos y pingüinos.

Para la presuelta de las comadrejas se están utilizando transportadoras de perro grande (por ejemplo, de gran danés), dado que ya no se cuenta con los recintos que se tenían antes. En estos espacios estos animales pueden ejercitar la musculatura, colgarse de su cola prensil y buscar alimentos para ir adaptándose a su nuevo hábitat. “Les ponemos pasto del lugar donde van a ser liberadas, escondemos huevitos de codorniz, les colocamos sogas y troncos par que puedan subirse”, relató Casas.

Con 75 comadrejas bajo cuidado, Socobioma también necesita de transportadores o jaulas que puedan forrarse con malla electrosoldada.
Hay varias vías de contacto con la organización. Tienen su página web oficial, están en Facebook, en Instagram y se les puede enviar un mail a [email protected] o comunicarse al número 092 727 317.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error