Publicidad

Acusaron a Russell Brand de abusos sexuales y maltratos, y el actor reaccionó con fuerte descargo

Una investigación periodística sacó a la luz cuatro denuncias contra el actor y conductor británico, quien en sus memorias dijo haber tenido relaciones con más de mil mujeres. Él lo niega todo.

Russell Brand
Russell Brand.
Foto: Archivo.

El País de Madrid
Russell Brand (Grays, Reino Unido, 48 años) ha decidido utilizar su poder de influencia ante una legión de millones de seguidores para desinflar, cuanto antes, una batería de serias acusaciones en su contra.

Cuatro mujeres han asegurado que fueron víctimas de violaciones, agresiones sexuales y maltrato emocional por parte del actor y presentador británico, según una investigación realizada por los diarios The Times y The Sunday Times, y el programa Dispatches del canal de televisión Channel 4. Las agresiones sexuales se produjeron entre 2006 y 2013, en la cúspide de su fama como presentador en el Reino Unido y actor en Hollywood, mientras que otras mujeres dijeron haber padecido su conducta “controladora, abusiva y depredadora”. Una de las víctimas, que de momento han escogido permanecer en el anonimato, tenía 16 años cuando sucedieron los hechos.

Brand, que saltó a la fama mundial por su breve y conflictivo matrimonio de 14 meses con la cantante estadounidense Katy Perry, optó el viernes por la noche por contraatacar, consciente de la inminente publicación de la investigación por parte del Sunday Times.

Katy Perry - Russell Brand
Katy Perry y Russell Brand. Foto: Archivo.

Enseguida compartió un video en sus redes sociales en el que negó haber cometido las “graves acusaciones”, de las que se enteró por las cartas que The Times y Channel 4 le habían enviado. Es una práctica periodística habitual, en la que se informa al protagonista de la noticia de los hechos recabados y se le invita a contestar u ofrecer su versión.

Esas cartas, además de “cosas bastante estúpidas”, contienen “acusaciones criminales muy graves que rechazo absolutamente”, se ha limitado a proclamar el actor, sin ofrecer excesivos detalles al respecto.

Brand relata que esas acusaciones se remontan a cuando trabajó en el mundo del cine y de los medios tradicionales. “Entonces yo era muy, muy promiscuo, y las relaciones que tuve siempre fueron consensuadas. Fui siempre (fui) transparente con ellas, quizá hasta demasiado transparente”, señaló en un video desde su cuenta de X (antes Twitter), donde cuenta con más de 11 millones de seguidores.

En el video, difundido en sus redes y su canal de Youtube -desde el que suele lanzar ataques a los medios de comunicación tradicionales-, el protagonista de películas como Get Him to the Greek (2010) y Muerte en el Nilo se pregunta “si hay un plan coordinado detrás de esas acusaciones”.

Al respecto, Elon Musk, propietario de la plataforma X e igual de proclive a la difusión de teorías de la conspiración, le respondió: “Por supuesto. A ellos (los medios) no les gusta la competencia”.

En los últimos años, Brand se ha convertido en un prominente defensor de teorías extravagantes sobre asuntos como los atentados del 11-S de 2001 o la pandemia del coronavirus. Alabado, aplaudido y defendido por muchos, desde el progresismo británico, como un iconoclasta provocador contra los poderosos, hoy Brand es visto como un personaje extravagante capaz de hacerse eco de historias como la de que Bill Gates maniobra en secreto con otros multimillonarios para controlar el mundo o que la Organización Mundial de la Salud aspiraba a convertir a los humanos en “siervos” con sus sistemas de control de la pandemia. También cree que los alienígenas son dioses que llevan años comunicándose con los humanos.

Su libro de memorias My Booky Wook: A Memoir of Sex, Drugs and Stand-Up (“Mi Libro-librito: Unas Memorias sobre Sexo, Drogas y Monólogos de Humor”), publicado en 2008, se convirtió en un éxito de ventas en el Reino Unido.

Brand, que presume de haber tenido relaciones sexuales con más de mil mujeres, se ha alejado profesionalmente de los medios de comunicación tradicionales para establecer su propia marca, con un canal de YouTube en el que cuenta con casi siete millones de seguidores. El diario tabloide Daily Mirror calcula en casi 20 millones de dólares la fortuna personal del autor.

El actor, rabiosamente anticapitalista en el pasado, posee hoy una mansión de siete habitaciones de estilo gótico victoriano en el condado inglés de de Oxfordshire, donde vive con su mujer, la autora e ilustradora Laura Brand, y los dos hijos de ambos.

Temas relacionados

MeToo

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad