ENTREVISTA

Mau y Ricky a El País, antes de sus shows en Uruguay: "Estamos viviendo un sueño"

Los hermanos Montaner se presentarán el 12 de octubre en el Antel Arena, y antes en Punta del Este. Sobre eso y su presente, charlaron con El País

Mau y Ricky. Foto: Difusión
Mau y Ricky. Foto: Difusión

"Estamos felices y estamos presentes”, dice Mau Montaner cuando le pregunto, en la videollamada que atiende desde Miami, cómo vive el mejor momento de Mau y Ricky. El dúo que formó en 2015 junto a su hermano, sobre la base del proyecto juvenil MR que impulsaban desde 2011, finalmente está donde querían: en boca de todo el mercado pop latinoamericano y de gira por la región.

Esa gira incluirá, por primera vez, a Uruguay. Mau y Ricky se presentarán el 9 de octubre en el evento American Rockstars de Punta del Este. Aún quedan entradas disponibles aquí. Tres días después, el 12, en el Antel Arena montevideano. Hay varios sectores agotados y las entradas están en Tickantel.

Mau y Ricky, que son Mauricio y Ricardo Reglero Rodríguez, venezolanos, baterista y guitarrista de 28 y 30 años respectivamente, están felices y están presentes porque lo lograron. Aunque son hijos de Ricardo Montaner, uno de los principales intérpretes de la canción latina, y eso les permitió empaparse de música desde el día uno, su consagración como referencia de la escena urbana fue lenta.

Primero, como MR, lo intentaron con una propuesta más cercana a la de bandas como Reik o Camila, en un tiempo (diez años atrás) en que esa sonoridad se imponía en las radios. Después mejoraron su búsqueda, afinaron la producción y cambiaron la marca —de MR a Mau y Ricky—, pero con eso tampoco alcanzó. El sueño era “pegarla”, pero el golpe definitivo recién llegaría en 2017 con el lanzamiento de “Mi mala. El impacto de su sensual colaboración bailable con la reggaetonera Karol G fue inmediato y de ahí en más, todo fue en ascenso.

Pero nada se compara a este momento de Mau y Ricky. El impulso que les dio el buen disco lanzado en 2020, Rifresh; la exposición virtual que tuvo toda su familia a lo largo de la pandemia; su presencia como jurados de La Voz Argentina (que acá se vio por Canal 4 y que no estuvo libre de polémicas) y el reciente lanzamiento de “Mal acostumbrao” con María Becerra, les dio la solidez que tanto buscaron.

Por todo eso, entonces, Mau dice a El País que están “felices” y están “presentes”. “Porque en la vida uno siempre, por estar pensando en lo que quiere lograr y en el sueño grande, se olvida de disfrutar el momento. Y yo te puedo decir que ahorita estamos viviendo el sueño más hermoso del mundo, y más presentes que nunca”.

En ese sueño hermoso también cabe su próxima visita a un país con el que los Montaner tienen vínculo estrecho. Mau, que alguna vez contó que tuvo una novia uruguaya, debe su nombre a un bebé que Ricardo Montaner conoció en una visita al Hospital Pereira Rossell y que sería clave en su conversión al cristianismo.

Ricky Montaner, que charla con El País desde alguna carretera de Miami, dice que poder debutar en vivo en Uruguay “es como encontrarnos por primera vez con una novia con la que has estado escribiéndote hace años”. Cuenta que desde que comenzó la pandemia del coronavirus notaron, a través de las redes sociales, como crecía el ida y vuelta con el público uruguayo, y supieron que ese romance pintaba “muy bien”.

Haber anunciado el show en el Antel Arena y saber que el ritmo de venta es bueno, aún cuando sus fanáticos no tienen referencia de la calidad de su show porque no lo han visto, les provoca una emoción que, aseguran, no saben describir. Prometen, eso sí, dar el mejor espectáculo de su carrera.

“O sea”, avisa Mau: “tu ves nuestro show —con música prendida o música apagada— y entiendes perfectamente quiénes son Mau y Ricky. Que no somos ni una cosa ni otra, sino una mezcla de generaciones y géneros que hace que sonemos de esta manera y seamos quiénes somos”.

—Ahora que están en ese lugar que deseaban, donde ya no tienen que explicar quiénes son sino que su música habla por ustedes, ¿cómo se procesa eso en la interna? ¿Qué pasa cuando al fin se alcanza el sueño?

Mau Montaner:
Uno no se entera que lo alcanza, que es lo más jodido, ¿sabes? Es casi un juego eterno de ir tras lo que no llega. Siento que por primera vez en nuestras vidas, este último año, ha hecho un click distinto nuestra mente y sí estamos viviendo el sueño a diario. Y es lindo ese feeling de por fin ser capaces de procesarlo. (Piensa) Siempre habíamos querido pegar una canción, y cuando lo hicimos, con “Mi mala”, fue como: “No, pero esto todavía no es”. Y uno sigue persiguiendo una vaina que es de mentira. Entonces, estar tan conscientes de lo hermoso que sucede, es muy bonito.

Mau y Ricky. Foto: Difusión
Mau y Ricky. Foto: Difusión

—En ese sentido, repiten mucho en sus redes sociales que lo que hacen tiene bastante más que ver con el público, con el otro, que con ustedes mismos. ¿En qué momento de todo el recorrido Mau y Ricky, se configuró esa idea de que lo que ustedes ofrecen es, de alguna manera, un servicio?

Ricky Montaner:
La música ha sido el centro de nuestra vida siempre, pero lo que nos impulsaba eran otras cosas. Nos impulsaba ser el artista número uno del mundo, llenar lugares como para alimentarnos el ego a nosotros, o tener una casa grande y el carro que he querido y poder viajar así y asá. Y cuando empezamos a poder comprarnos algo que siempre habíamos querido, nos dimos cuenta que eso no nos llenaba en lo más mínimo. Nuestro propósito no era ese: nuestro propósito es muchísimo más grande. Nos dimos cuenta que más allá de pegar canciones y que se canten en la discoteca, queríamos poder impactar la vida de la gente de manera positiva. Nuestro público es el que nos da la oportunidad de vivir de lo que amamos, y ese es un regalo que uno no tiene la vida ni las canciones como para pagarlo. Entonces no nos queda otra, por una cuestión de responsabilidad y justicia, que entender que todo lo que hagamos en nuestra carrera es para la gente que sigue nuestra música. Es con ellos en el centro.

M. M.: Y qué lindo que uno pueda vivir pensando más en los demás que en uno mismo. Siento que la vida fue diseñada de esa manera, y cuando uno empieza a vivir acorde a ese diseño el cuerpo se siente mejor, la mente se siente mejor y el corazón, ni hablar. Pero cuando se empieza a descarrilar, se empieza a joder el sistema y la maquinaria. Por eso hay tanta gente que, dentro de esta industria, está tan hecha leña: porque juran que esta vida se trata de ellos, y en realidad los protagonistas no somos nosotros.

búsqueda

La clave del estilo Mau y Ricky: la autenticidad

"Somos fans de artistas que no necesariamente se dejan llevar por lo que sucede, y también nos divierte seguir evolucionando y proponiendo", dice Mau Montaner para definir el estilo del proyecto que lleva adelante con su hermano.

"Además venimos de una niñez en donde mucho de lo que escuchábamos era rock and roll; yo soy baterista, Ricky es guitarrista. Y la gente dirá que en la música urbana no hay batería, no hay guitarra, y sí, hay de eso en nuestro show. Pero vendría a ser poco genuino si no incorporamos esa otra parte que ha sido influencia, la del punk rock y el rock and roll", comenta. Eso tiene que ver con la estética rockera que le imprimen a sus cuerpos y sus recitales, pero también a ciertos sonidos de su último disco.

"Rifresh somos nosotros diciendo: ¿sabes qué? Hemos tenido un poquito olvidado, ni siquiera apagado, ese lado nuestro del rock que eran como nuestros comienzos, y diciendo: volvamos a intentar a ver qué tal, y qué sucede cuando incorporamos lo que escuchamos cuando crecimos con lo que escuchamos actualmente. Y al final uno se da cuenta que la música tiene mucho menos límite que lo que la gente le pone, porque la música es un lenguaje universal, y eso quiere decir que no tiene fronteras, barreras ni nada. ¿Por qué también ponerle paredes de género? Entonces hacemos lo que nos nace, lo que nos apasiona, al igual que en vivo", reflexiona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados