Publicidad

Juan Carlos Scelza sobre el futuro de la televisación de fútbol: "No me la imagino sin Tenfield"

El periodista deportivo de 60 años apronta una nueva cobertura del torneo continental, esta vez en Estados Unidos. Irá por VTV y Radio Oriental.

Compartir esta noticia
Juan Carlos Scelza
Juan Carlos Scelza

Redacción El País
El periodistaJuan Carlos Scelza sigue a Uruguay desde la Copa América de 1983. Apronta las valijas para partir a Estados Unidos donde andará tras los pasos de la trayectoria celeste, a la que le tiene fe deportiva de la mano de Marcelo Bielsa. Trabajará para VTV y Radio Oriental con notas, análisis y comentarios. Hace balance de 25 años como comentarista de Tenfield y no se imagina un futuro en el que la empresa pierda los derechos del fútbol local. “No creo que eso suceda”, asegura.

-Te vas a la Copa América. ¿Cuál va a ser la cobertura para VTV y Radio Oriental?

-Desde el año 1983 cubro periodísticamente las copas. Me ha tocado con y sin derechos. Esta vez no tenemos los derechos de transmisión televisivos, pero estaré con salidas en vivo en los noticieros de VTV al mediodía y de noche, más colaboraciones en el magazine Día a día. Vamos a hacer algo parecido a lo que hicimos en Qatar, con notas de color de todo tipo. Al mismo tiempo, como hago siempre en los viajes, aprovechamos para hacer capítulos de Fanáticos. Hay muchos exjugadores de la región viviendo en Miami y otras ciudades y ya estamos pactando entrevistas. También nos interesa mostrar el furor de la MLS por dentro. Radio Oriental, por su parte, va a transmitir todos los partidos y ahí participando junto con el comentarista principal que es Carlos Bardakian.

-Las coberturas más tradicionales, con acceso al hotel o a los entrenamientos de Uruguay parecen cosa del pasado. ¿Qué alternativa se buscan?

-Es verdad. Ya no existe esa cercanía que había entre los planteles y los periodistas. Uno se puede quedar toda la tarde en el lobby de un hotel pero probablemente no consiga mucha cosa, más allá de ver pasar a algunos actores e intercambiar algo con ellos. Internacionalmente, está claro que las instancias para hablar con los protagonistas son las conferencias y los 10 o 15 minutos que se abre el entrenamiento para hacer imágenes. Eso hay que hacerlos y después a mí me interesa mucho todo lo que rodea al hincha, las curiosidades de los estadios, atractivos turísticos. Siempre hay cosas interesantes que mostrar y en este caso en Estados Unidos mucho más.

-¿Con Marcelo Bielsa hay todavía menos acceso a la información de Uruguay que en la era de Oscar Tabárez?

-Es probable que esté más cerrado, sí. Pero las reglas están claras y eso es lo importante. Si a mí me dicen: “A tal hora es la conferencia, habla Fulano y Sultano” y todo eso se cumple y no hay excepciones, para mí está bien. Como nosotros somos chicos y nos conocemos todos, estábamos acostumbrados a llamar directamente al jugador o al entrenador y si no nos atiende, nos enojamos. Pero el mundo va para otro lado. Las conferencias, por ejemplo, están hechas para que los sponsors, que son los que pagan gran parte de la fiesta, tengan su retorno de visualización. Lo mismo la zona mixta. No podés enfocar la cámara hacia cualquier lado: detrás de la nota tienen que salir los logos de las marcas. Está bien que así sea, mientras no haya excepciones.

-¿Cuál es tu visión de la gestión de Bielsa hasta el momento?

-Tiene una generación muy buena. El mediocampo de Uruguay, por ejemplo, es de los mejores de los últimos años: está Valverde, De Arrascaeta, Nico de la Cruz, Bentancur… el gran dilema es a quién saco y no a quién pongo. Bielsa tiene experiencia, carpeta, es muy inteligente y tiene jerarquía. Yo creo que lo peor para Bielsa son los “bielsistas” a ultranza que lo defienden en todas. Después está su faceta afuera de la cancha, que no me gusta. Pero no puede sorprender a nadie. Ya sabíamos que no es simpático, que tiene declaraciones hoscas, que no da notas individuales, que cuando se larga a hablar brinda cosas pero muy particulares… el paquete era ese y la AUF lo compró así. También se demostró que no era traer a Bielsa y todas las selecciones de peso, Alemania, Francia, España… iban a querer jugar amistosos con Uruguay. No fue así y creo que el amistoso de mayor nivel que hubo fue el último con México. Después ha costado muchísimo conseguir rivales.

-¿Cómo tomás las renuncias que hubo en la selección, como Matías Vecino o Edinson Cavani?

-Ellos hicieron sus evaluaciones y decidieron. Más me preocupa otros funcionarios que se fueron por la puerta de atrás, como Carlos Nicola o personal de la sanidad. Porque ahí la responsabilidad última es de la AUF. Bielsa tiene un estilo y está bien pero no tiene poder ilimitado. Quiero creer eso. Si la situación involucra a otros funcionarios, Ignacio Alonso tiene que intervenir, aclarar y solucionar. Me parece que las personas que se han ido son valiosas y no merecían irse así.

Juan Carlos Scelza
Juan Carlos Scelza
Foto: Leonardo Maine

-¿Cómo crees que va a seguir el enfrentamiento entre AUF y Tenfield? A finales del año que viene vence el contrato por el fútbol uruguayo.

-Es una gran incertidumbre. Solo pueden saberlo los directamente involucrados empresarialmente, tanto de un lado como del otro. Porque la AUF se está manejando últimamente como una empresa. Tanto es así que incurre en gasto para darse el lujo de tener una un canal de televisión que ojalá dure y le dé trabajo a 500 periodistas. No voy contra la fuente de trabajo, como sí he escuchado del otro lado. Nos dicen a viva voz que hay que sacar a Tenfield.

-Da la sensación de que no hay señales de acercamiento…

-Sí, pero nunca se sabe. Por otro lado, la gente tira ceros respecto al valor del fútbol pero yo no veo otros actores que aparezcan con una oferta o una expresión de interés.

-En el caso de que haya otro productor con los derechos a partir de 2026, ¿aceptarías una convocatoria laboral de ese eventual nuevo actor?

-Hace 25 años que soy parte de Tenfield, como comentarista desde el primer partido en julio de 1999. Tengo una identificación importante, por lo que dudo de que me convoquen. Más allá de que mi trabajo profesional probado de años no tiene nada que ver con lo empresarial. Lo mío es comentar fútbol y lo puedo hacer en cualquier lugar. De todos modos, no me imagino en el futuro un fútbol sin Tenfield. En infraestructura, know how y capacidad no hay otra productora como Tenfield para transmisiones en vivo.

-A nivel del trabajo cotidiano, el enfrentamiento Tenfield - AUF, ¿cambió en algo la rutina?

-Los jugadores dejaron de dar notas. Los jueces no hablan. Los entrenadores tuvieron una etapa en la que no hablaban, pero después eso se revirtió. De todos modos, yo no conozco a nadie que deje de ver un partido o se dé de baja de la señal de cable porque Tenfield no le hace nota a los jugadores. Eso no movió la aguja. En cuanto a mi trabajo como comentarista, no cambió en nada. Sí, los que tenemos el micrófono con la T en la mano pagamos un precio injusto en insultos, en descalificación y también, según me consta, me ha costado que de repente me dejen de invitar a algunos programas o lugares.

-En el Mundial 2030, Uruguay será sede de un partido. ¿Fue un premio consuelo?

-Sí. Era utópico pensar en convertirse en una sede del Mundial. Ni siquiera Argentina podía asumirlo en función de las condiciones que pone la FIFA para las sedes. Así que el reconocimiento que se hace por historia me parece que era lo único que se podía hacer. No creo que tengamos un contingente importante de periodistas o aficionados para ese partido porque después todo sigue en España, Portugal y Marruecos. Va a ser una fiesta para nosotros y después, todos nos vamos para Europa.

-Todos los fines de semana tu nombre se convierte en tendencia en redes sociales. ¿Cómo tomás eso?

-Me parece bien. Peor sería pasar inadvertido. Yo no trabajo para ser tendencia, pero es lógico que se dé. Hace 25 años comento los partidos en televisión y en un fútbol pasional como el uruguayo, es normal que la gente se vuelque a las redes a opinar sobre lo que digo: para elogiarme o para discutirme. Yo estoy opinando al mismo tiempo que el espectador está sentado en su casa mirando el partido, con la subjetividad a cuestas. En las jugadas polémicas, las cosas se dan en este orden: el juez pita, yo opino, el VAR revisa y confirma o no lo que actuó el juez y, de paso, lo que opiné yo. No es por creerme más que nadie, pero estoy siempre en la conversación.

-¿Sos de leer los comentarios?

-No, jamás. No dormiría si me pongo a leer todo lo escriben.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Juan Carlos Scelza

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad