Publicidad

Más infracciones con los radares: se aplicaron 448 mil multas por exceso de velocidad en 2023

Entre multas pagadas, convenidas y pendientes, hay 3.500 millones de pesos. Un dato llamativo: el Sucive recibió 200.000 multas más que en 2022. En un mes y poco MTOP aplicó 21.384 multas con radares.

Compartir esta noticia
Controles de transito
Controles de transito en la rambla de Carrasco.
Foto: Fernando Ponzetto

Las construcciones coloniales de la Plaza Matriz en la Ciudad Vieja, que en estos días festeja el proceso fundacional de Montevideo, se enfrentan con el edificio del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, donde el año pasado quedó inaugurado el Centro de Sistemas Inteligentes de Tránsito. Un lugar donde se utilizan equipos de última tecnología, computadoras y programas diseñados para analizar imágenes y videos de eventuales infracciones de vehículos. En estas oficinas con grandes pantallas y aire acondicionado para controlar su temperatura, se ve en tiempo real lo que está pasando en las rutas nacionales y se determina si hubo o no una infracción. Si el sistema determina que sí, se va al chequeo manual, realizado por dos personas distintas, que verifican las imágenes fijas y en movimiento tomadas por los 112 radares instalados en todas las rutas nacionales. Luego de ese proceso, la multa recién puede ser confirmada.

Para el ministerio es importante que los conductores sean multados solo cuando realmente cometieron una infracción. “Si bien es un programa, está diseñado ya para estudiar la situación, además de que siempre hay un rango de tolerancia que tiene que ver con varios factores, como puede ser la circulación de vehículos en ese momento o el velocímetro del auto, entre otros”, dice la ingeniera civil Anita Teresa Aisemberg, jefa de Departamento de Señalización del Ministerio de Transporte. De todas maneras, para esta ingeniera que lleva más de 20 años trabajando en el ministerio, lo importante es que la población entienda que se debe circular a la velocidad establecida por tramo, haya o no radar. “Porque están establecidas tomando muchos criterios, que tienen que ver con el material de construcción de la ruta, la cercanía a puntos poblados, las más de 400 escuelas rurales que están en la zona de influencia”, cuenta Aisemberg.

Sin realizar ningún cambio en la velocidad de los tramos, realizaron un estudio previo a la colocación de los radares. Después compararon los datos: un 58% de los vehículos no respetaba la velocidad aunque la cartelería la indicaba de forma clara. A un mes de instalados los radares, el porcentaje había bajado a 2,8%. Este estudio se hizo sobre siete ubicaciones elegidas.

Pero no solo multa el ministerio, claro. Del total de las infracciones que toman las 19 intendencias, la más importante es el exceso de velocidad. Según los datos del Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (Sucive), se concretaron 426.730 multas por esta infracción en 2023. El año que pasó tuvo unas 200.000 multas más que en 2022, tomando en cuenta el total de las infracciones (no solo por velocidad), según explica a El País César García, asesor del Congreso de Intendentes y director de Asuntos Vehiculares del Sucive.

Sólo en Montevideo fueron 225.245, seguido por Maldonado con 114.444 y Canelones con 41.595, hablando siempre de exceso de velocidad. Hay un departamento sin multas por velocidad, Artigas, y varios con muy pocas (ver infografía más abajo). Si se suman todas las intendencias, el monto total —entre multas pagadas, convenidas y pendientes de cobro— es superior a 3.500 millones de pesos. Esta infracción representa el 40% de las multas.

Recién este año el Sucive comenzará a integrar las multas de los radares del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. El ministro, José Luis Falero, dijo ante la Comisión de Transporte de la Cámara de Representantes que se estima que lo recaudado a partir de las multas por exceso de velocidad se ubicará entre los 35 y 40 millones de dólares anuales. O sea, más de 1.300 millones de pesos.

Centro de monitoro de radares del MTOP
Recorrida con Jose Luis Falero por el centro de monitoreo del Ministerio de Transporte y Obras Publicas (MTOP) de los nuevos radares para el control de velocidad en las rutas nacionales, en la sede del MTOP en Montevideo, ND 20230807, foto Estefania Leal - Archivo El Pais
Estefania Leal/Archivo El Pais

A partir del 20 de noviembre de 2023 el ministerio comenzó a notificar de infracciones y efectivizar multas, previo a esa fecha hubo notificaciones de infracciones pero sin sanción económica. La idea era que la población se fuera “acostumbrando”. Tomando el comienzo de las notificaciones hasta el 31 de diciembre del 2023, el ministerio efectuó 21.384 multas. Si se suman a las que aplicaron las intendencias, en total son 448.114 multas por velocidad.

Según se votó en la última Rendición de Cuentas, el 70% de lo recaudado por las multas se utilizará para el financiamiento de obras de infraestructura vial y el 20% será para la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC). El 10% restante se destinará al Ministerio del Interior para que adquiera equipamiento de seguridad y mejoras tecnológicas.

Otro elemento nuevo que se suma en 2024 es que las personas podrán pagar la patente del vehículo aunque tengan deudas de multas. La idea, según explica García, es diferenciar el comportamiento del conductor con el vehículo y, si bien las intendencias podrán recurrir a mecanismos para cobrar lo adeudado, se está manejando la idea de que luego de determinado tiempo de deuda al conductor se le retire la libreta.

Anita Teresa Aisemberg, Jefa de Departamento de Señalización del Ministerio de Transporte
Anita Teresa Aisemberg, Jefa de Departamento de Señalización del Ministerio de Transporte.
Foto: Leonardo Mainé.

Volvemos al frío de los aires acondicionados del centro de monitoreo que en plena Ciudad Vieja tiene por finalidad optimizar la gestión del tránsito mediante el uso de nuevas tecnologías.

Es un oasis de vidrio, con grandes monitores, paredes blancas e ingreso a todos los espacios con código de seguridad o huella digital. “Debemos respetar mucho todo lo que tiene que ver con el manejo de datos personales”, explica la ingeniera Aisemberg. Es que llegan los números de matrícula y con eso toda la información de las personas que cometieron las infracciones.

El servicio funciona las 24 horas los 365 días del año, monitoreando y recabando información, tomando lo que pasa en los radares y también en los semáforos instalados en la red vial nacional. Manejan los carteles de mensajería variable (pantallas digitales) que informan tiempos de viaje, cortes y cualquier otra interrupción del tránsito. También tienen un rol fundamental en el ordenamiento del tránsito ofreciendo alternativas de circulación: por ejemplo, si la ruta Interbalnearia está muy congestionada, a través de la cartelería informan que se puede elegir la opción de tomar la ruta 8.

La idea es minimizar congestionamientos de vehículos en rutas nacionales, por eso también ajustan los tiempos de los semáforos, lo que puede ocurrir es que se le dé más tiempo a la circulación por ruta y menos a los cruces. Además de los equipos de gestión de la velocidad, las cámaras y equipos de conteo de tránsito, los funcionarios están en contacto con la Policía Caminera para detectar problemas en el lugar que no puedan ver o resolver.

Radares.

Colocados en las rutas nacionales desde hace muy pocos meses, le sacan fotos y toman videos a los conductores que exceden la velocidad permitida en las rutas de Uruguay. Primero esta información viaja para que se pueda corroborar que hubo una infracción o no. También se fiscaliza que el vehículo no ingrese dentro de las excepciones, como puede ser una ambulancia, bomberos o el paso de la policía en una emergencia. Después de que se comprobó manualmente que la infracción se cometió, llega al conductor del vehículo.

Funcionarios instalando cámara y radar de tránsito para medir velocidad en cruce con semáforos
Funcionarios instalando cámara y radar de tránsito para medir velocidad en cruce con semáforos
Foto: Archivo El País.

Las sanciones económicas que pone el ministerio son por franjas, es decir, por cuánto se supera el límite de velocidad. Excederlo por 20 km/h tiene un valor de cinco Unidades Reajustables (UR), lo que equivale a unos 8.000 pesos al valor actual. En caso de pasarse por entre 21 y 30 km/h el valor es de 8 UR, o más de 13.000 pesos al valor actual. Entre 31 km/h y el doble del límite permitido es de 12 UR (más de 19.000 pesos), mientras que la multa llega a 15 UR (más de 24.000 pesos) si el exceso de velocidad supera el doble de lo permitido.

Todos los especialistas consultados concuerdan en una idea: los radares son una herramienta necesaria en Uruguay. Aunque hay matices, algunos afirman que la tecnología por sí sola no mejora los resultados, y hay autoridades que entienden que estamos iniciando un proceso, donde se empezará a incorporar más tecnología.

¿Cuál es el objetivo de los radares? Para el director del Instituto de Educación y Seguridad Vial, Arturo Borges, desde el punto de vista técnico eran una materia pendiente que tenía nuestro país en las rutas nacionales. “Obviamente que todo cambio que se produzca en una estructura vial siempre genera resistencia en la ciudadanía. Después la gente se va adaptando y va entendiendo el porqué de la ubicación de los radares”, dice Borges. “En el mundo entero el radar es una herramienta indispensable para reducir los casos de siniestros fatales”.

Borges cree que el problema está en que la velocidad es un valor social para el conductor uruguayo. “El que no anda rápido no sirve. Hay una especie de frustración interna. Por qué si el otro llegó en una hora yo voy a demorar media hora más”, explica.

El experto en temas de seguridad vial afirma que la velocidad inadecuada es la que está causando más fallecidos. “Lo que está sucediendo es que tenemos rutas y la gente las utiliza a una velocidad que es de autopista. El diseño de nuestras rutas no es para ese tipo de velocidad que manejamos”, dice Borges.

Además, opina que “debemos de traer a los conductores al siglo XXI y los radares son una respuesta a la inconducta de muchos. Si todos cumpliéramos lo que dice la normativa, no tendría que haber radares”.

Transito en Ruta Interbalnearia
Al Este: MTOP proyecta construir una vía rápida.
Foto: Fernando Ponzetto

Para la ingeniera Aisemberg lo crucial es comprender que los radares se utilizan para que las personas respeten las distintas velocidades establecidas en los diseños de las rutas y los tramos. Y que siempre se va a buscar proteger al más expuesto, que es el peatón.

Desde la década de 1990 Uruguay trabaja con la llamada “visión cero”, concepto creado en Suecia. “Nos dice que no son aceptables muertes ni lesiones graves en el sistema de transporte. Parece algo trivial pero encierra una idea fuerte”, dice Aisemberg.

En 2022 431 personas fallecieron, mientras que 3.178 fueron heridas en forma grave, según los datos oficiales. Pero este número viene bajando desde 2010, año en el que fallecieron 556 personas en accidentes de tránsito.

-Pero si no son aceptables muertes ni lesiones graves en el sistema de transporte, ¿qué medidas habría que tomar? Porque el error es inherente al humano.

-La respuesta tiene varios focos de acción: hay que trabajar en la educación de las personas, pero también preparar las infraestructuras lo más posible para que perdonen los errores de los usuarios, por ejemplo el despiste. Porque no es lo mismo despistar y caer a un precipicio que tener un sistema metálico de contención. Este es un ejemplo concreto, de cómo el ministerio trabaja para tener un sistema seguro que tienda a bajar las tasas de siniestralidad.

Ruta a seguir.

García, el director general de asuntos vehiculares del Sucive, va por el mismo lado. Para él los radares y fotomultas son un instrumento más para controlar el tránsito. Y trae el ejemplo de lo que pasó en el departamento de Río Negro. “En el año 2022 tenía registradas 6.000 multas y en 2023 tenía 30.000. ¿El problema estuvo en las 6.000 o el problema está ahora en las 30.000?”, se pregunta. Para García la diferencia que hay entre un momento y el otro es la instalación del sistema de fotomultas. “El radar lo que hizo fue constatar una realidad. Hay una máquina que detectó que había 30.000 personas que incurrieron en una falta. Antes, como no había control, no había sanción. Hoy hay control y hay sanción”.

Polémica por radares argentinos

En Río Negro Laflulf saca las multas ante reclamos

Esta semana se realizó una reunión extraordinaria de la Junta Departamental de Río Negro para convocar al intendente Omar Lafluf. Se le pidió que explicara la relación con la empresa Teslights, la encargada del sistema de “fotomultas”. El intendente anunció que se darán de baja 13.476 multas que ya fueron notificadas pero todavía no están cargadas al Sucive. “Y, de las que ya estaban en Sucive pero que no se habían convenido y no se habían pago, damos de baja a 10.739. En total son 24.215 multas”, contó Lafluf a El País. El intendente agregó que son solo 7.000 los vehículos que acumulan multas, en algunos casos más de 40 en un mismo auto.

Omar Lafluf
El intendente de Río Negro, Omar Lafluf.

La intendencia ya había resuelto rescindir el contrato con la empresa argentina Teslights, cuyos radares generaron malestar desde fines de 2022, pero que llevaron a una manifestación pública reciente de la ciudadanía por el aumento de las multas. Lafluf opinó que esta medida es “antipática”, como fue en 2013 la exigencia del uso del casco.

Hoy los radares no están funcionando y el tema está ahora en la justicia, ya que no tienen evidencia de que hayan ingresado legalmente por la aduana, según dijo el edil del Frente Amplio Julio Dimitroff. Hay dudas sobre la contratación, ya que se hizo una licitación abreviada y solo se establecieron 15 días para presentar propuestas. La bancada de ediles opositores le retiró la confianza al intendente y pide la salida del director de Tránsito y director general, y además de la devolución del 100% de las multas aplicadas por Teslights.

Para García los radares muestran la verdad y cómo los conductores no respetan las normas de tránsito. “Además, no multan por sí solos; luego de tomar una foto la situación es estudiada para poder validarla”, dice.

El exceso de velocidad, al igual que cruzar con el semáforo en rojo, son claras infracciones que los conductores no pueden negar. Pero García dice que mucha gente critica las multas por pisar la línea blanca en una esquina. “¿Qué significa pisar la línea blanca en una esquina? Si tenés semáforo, significa que pasaste con la roja. Y, si no tenés semáforo, estás ocupando el espacio más vulnerable, que es el peatón. Lo que antes se miraba por los ojos del inspector, ahora lo filma una cámara”, explica.

Camara y radar de transito
Camara y radar de transito para medir velocidad en cruce de General Urquiza y Estero Bellaco, en Montevideo, equipo de fiscalizacion electronica por reiterados excesos de velocidad, ND 20230527, foto Juan Manuel Ramos - Archivo El Pais
Juan Manuel Ramos/Archivo El Pais

Los radares llegaron para quedarse; esta discusión ya se saldó, al menos entre el gobierno y los técnicos. Jorge Alfaro, secretario general ejecutivo de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), está convencido de la importancia que tienen y también está seguro de que están colocados con el fin de mejorar la seguridad vial y no con el de recaudar.

“Donde la ubicación de los radares pasa por alguna zona de influencia de poblaciones importantes o de la capital de cada departamento, el ministerio le cedió el derecho para esos radares a las intendencias, más allá de que estuvieran en rutas nacionales”, explica Alfaro.

Además, el secretario general de Unasev cree que se deberían poner avisos más chicos y no tan notorios informando dónde están los radares.

Academia de choferes
Coches escuela de academias de conducir practicando en la pista de manejo frente al Estadio en el Parque Batlle, auto escuela, prueba para conductores para el tramite de libreta de conducir, en Montevideo, ND 20230314, foto Juan Manuel Ramos - Archivo El Pais
Juan Manuel Ramos/Archivo El Pais

Alfaro dice que hace falta un cambio en la educación de los conductores, “porque la gente está llena de información falsa y consejos de veteranos conductores, que todos dicen que manejan bien, pero debo decirte que la gran mayoría maneja mal, si tomamos en cuenta las reglamentaciones y las leyes que existen” en el país.

Por eso hay que apuntar a una formación en “manejo eficiente y defensivo”. Más clases teóricas, que puedan brindar las herramientas para reaccionar rápido ante un accidente y también para entender que las normas están por algo, “y no son un antojo que se puede pasar por alto”. Además de los conductores, hay que tomar en cuenta los modelos de los coches. “En Uruguay te encontrás con autos de 1970, eso no pasa en otras partes del mundo. Acá tampoco se cumple la revisión automotriz”, dice el secretario general de Unasev.

La idea del ministerio es implementar más medidas de control, el plan contempla más radares y semáforos, así como cartelería digital.

Para Aisemberg, la ingeniera del ministerio, la velocidad es un elemento clave para bajar la cantidad de muertos y lesionados graves en el tránsito, aunque reconoce que hay otros elementos a tener en cuenta.

El secretario general de Unasev afirma “es muy fácil decir que la velocidad mata, está claro que es así, la velocidad mata”. Pero también “el uso del celular es un factor importante, y hay errores que tienen que ver con el manejo y los tiempos de reacción”. Aisemberg agrega el cansancio del conductor, el tipo de material de la ruta y el estado del tiempo: no es lo mismo manejar lloviendo o con niebla que con visibilidad plena.

Alfaro mira a Europa, espera que lleguen a Uruguay radares que controlen la velocidad por tramo y no en un punto, para que la gente maneje siempre en la velocidad correcta, y no disminuya solo cuando lo van a controlar. Eso pasa hoy: bajadas radicales en rutas y calles cuando hay un radar y luego se vuelve a las velocidades altas. Las consecuencias, a veces, son letales.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad