JUEGOS OLÍMPICOS

Tras el éxito de Cetraro y Klüver, ¿cómo se puede lograr que el remo deje de ser un deporte a pulmón? 

Osvaldo Borchi, entrenador de los remeros uruguayos, Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo, y Rodolfo Collazo, exremero olímpico, dan su perspectiva sobre los pasos a seguir.

Osvaldo Borchi, entrenador de Bruno Cetraro y Felipe Klüver. Foto: Archivo El País.
Osvaldo Borchi, entrenador de Bruno Cetraro y Felipe Klüver. Foto: Archivo El País.

La actuación de Bruno Cetraro y Felipe Klüver sorprendió al mundo. Los remeros uruguayos se consagraron en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al finalizar en el sexto puesto del doble par ligero y dejar bien representado a Uruguay. Pasaron 69 años para que un uruguayo volviera a disputar esa final. En los Juegos de Helsinki 1952 Eduardo Risso logró el bronce en single scull y la dupla compuesta por Miguel Seijas y Juan Antonio Rodríguez también se colgó esa presea en el doble par ligero.

Ahora bien, más allá del éxito de Cetraro y Klüver, que por supuesto enaltece al remo, ¿cuál es la realidad de este deporte en Uruguay y qué proyecto se visualiza a futuro para incrementar su profesionalización?

Para Osvaldo Borchi, entrenador que también se consagró en Tokio 2020 junto con Cetraro y Klüver, los resultados obtenidos “no son un hecho aislado” porque vienen trabajando desde mayo de 2015 para alcanzarlos. “Instalé un programa de entrenamiento duro y el camino no fue nada sencillo, porque la gente no estaba acostumbrada a trabajar pensando en tener resultados a futuro”, le comentó a Ovación.

Luego hizo énfasis en las exigencias físicas que requiere un entrenamiento de alto rendimiento: “En el camino se quedó mucha gente, porque no soportaba el trabajo, el alto rendimiento no es una cosa agradable; es agradable cuando a vos te va bien el día de la competencia, pero hay que venir a sufrir con alegría acá en el remo. Ese es el objetivo”, sostuvo. En este sentido, Borchi manifestó que la clave está en dar un “plus” para todo de “forma independiente a las cualidades que se puedan tener”.

Rodolfo Collazo, exremero que participó en tres Juegos Olímpicos. Foto: Archivo El País.
Rodolfo Collazo, exremero que participó en tres Juegos Olímpicos. Foto: Archivo El País.

Al ser consultado sobre el éxito de los uruguayos, Rodolfo Collazo, exremero uruguayo que participó de tres Juegos Olímpicos (Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012), le atribuyó la responsabilidad a un “trabajo silencioso” que vienen haciendo los remeros, la Federación y Borchi, el entrenador.

Por su parte, Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo, revindicó el valor del trabajo que vienen haciendo, pero aún cree que falta desarrollo: “Si bien nos falta mucho en comparación con los países del primer mundo, desde el punto de vista desde donde arrancamos hasta hoy hemos crecido de forma enorme”, destacó.

Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo. Foto: imcanelones.gub.uy
Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo. Foto: imcanelones.gub.uy

Los tres entrevistados coinciden en que el remo uruguayo está en progresión y en que el trabajo está dando sus frutos. ¿Pero qué tipo de apoyos hacen falta para mejorar la preparación de los deportistas? En primer lugar, Borchi apunta a la necesidad de mejorar las condiciones de entrenamiento. “Mejorar el camino, ¿me entendés? Tener en un mismo sitio el agua, el bote, el remoergómetro”, comentó.

En esta línea, Ucha cree que Uruguay debe apuntar a incrementar su estructura deportiva porque esa es la mayor “amenaza” que existe. “Hoy cualquier país de América tiene una infraestructura deportiva muy superior a nosotros”, declaró. De todas formas, agregó que el remo uruguayo, junto con el fútbol, es una excepción al tener un equipo técnico trabajando todo el año con los deportistas que pertenecen a la selección.

Ahora bien, uno de los principales aspectos apuntados para mejorar el rendimiento son los recursos económicos con los que cuenta este deporte. “Del presupuesto que maneja la Federación Uruguaya de Remo, aproximadamente el 25% nos lo aportan el Comité Olímpico Uruguayo y la Secretaría Nacional de Deporte”, sostuvo Ucha.

En cuanto al resto de los ingresos, el titular afirma que se financia a través de lo que denomina “marketing sentimental”, es decir, aquellas personas que alguna vez remaron y que, por su deseo y su situación económica actual, pueden colaborar. “Y después hay mucha creatividad”, agregó.

Al respecto, Borchi considera que cuentan con un aporte importante de la Secretaría de Deporte, que es la que más “los ayuda”, y también del Comité Olímpico, ya que por intermedio de ellos “se consiguen becas a través de un ente internacional que se llama Solidaridad Olímpica, que pertenece al Comité Olímpico internacional” y se encarga de aportarle recursos económicos a los deportistas a través de programas de desarrollo, y también a los propios entrenadores.

De todas formas, el entrenador visualiza una dificultad: “No es suficiente el aporte, necesitamos más dinero para poder seguir manejando una cantidad grande de atletas, seguir creciendo y que no solamente sean Bruno y Felipe. ¿Porque mañana se nos manca Bruno o se nos manca Felipe y qué hacemos?”, enfatizó.

Sobre este aspecto, Borchi hizo una comparación futbolística: “Vos no podés tener un equipo con 11 jugadores, vos tenés que tener gente que venga atrás. Y nosotros afortundamente tenemos esa gente, pero cuando salimos afuera todo eso insume un montón de dinero, y ahí es donde necesitamos recursos para poder ir a competencias internacionales y tener una mejor preparación”, destacó.

Otra de las problemáticas que identifica es la inactividad de algunos clubes de remo de nuestro país: “Algunos están dormidos y no trabajan como deberían trabajar. Necesitamos mover más el remo y desarrollarlo en diferentes partes del país”, comentó. Pero aquí aparece, una vez más, la dificultad económica: “A veces tenemos más botes que remos, y si queremos sacar todos los botes al agua no podemos porque no tenemos la suficiente cantidad de remos”, agrega Borchi.

En este orden, Collazo afirmó que, si bien no sabe quién debería encargarse de hacerlo, “tendría que haber un programa para atletas de elite”, y puso como ejemplos a la comisión de deporte de Argentina o a la Asociación de Deportistas Olímpicos de Chile (ADO), que se encargan de elaborar proyectos y planes para que las empresas aporten determinado monto de dinero. “Igualmente, por más que inviertas un millón de dólares en el doble par ligero, vas a tener mayores posibilidades de entrar en la final y ganar una medalla, pero nadie te la garantiza”, señaló el exremero olímpico.

Aún así, Collazo destacó que, respecto de cuando él competía, se han logrado varios avances en materia de recursos: “Hoy los chicos reciben un apoyo económico más sólido y más longevo a lo largo del tiempo que cuando nosotros estábamos, que eran becas eventuales”, acotó. Además, hizo referencia a la incertidumbre que tenía cuando él competía respecto a qué iba a suceder luego de los Juegos. “Ellos tienen una beca y, de hecho, ahora para Tokio 2020 se les solventó un viático que antes no existía”.

La realidad del remo uruguayo atraviesa un buen presente que no solo se ejemplifica con los casos de Cetraro y Klüver, ya que los tres entrevistados coinciden en que hay potencial a futuro en talentos como los de Martin Zócalo, Leandro Rodas y Eric Seawright. Asimismo, Borchi añadió: “Se puede sumar Luciano García, que tiene apenas 18 años y labura con seriedad. De aquí a tres años quizá puede dar el salto”.

Apenas terminó la competencia y entre lágrimas de emoción, Cetraro y Klüver pusieron la mira en la próxima cita olímpica: “Estamos muy felices por lo logrado, pero ahora iremos por más, porque estamos muy motivados para poder buscar la clasificación a París 2024”.

Y para Collazo el objetivo es alcanzable: “Con mucho esfuerzo y sacrificio, se puede lograr, hay que ver la continuidad que pueden tener ellos, porque es algo que lleva su tiempo, su dedicación, pero se puede lograr de muy buena manera. Esperemos que sea así”, cerró quien, junto con Ángel García, obtuvo el decimoquinto puesto en el doble par ligero de Beijing 2008.

Sobre cómo masificar el remo en Uruguay

Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo, considera que la masificación no es la que asegura el alto rendimiento. “Si no China ganaría en todo, porque tiene más gente practicando todos los deportes”, acotó. Sin embargo, cree que se debe apuntar a que “la mayor cantidad de niños del Uruguay conozcan lo que es el remo” por todo lo que les transmite y el beneficio que les proporciona. “Y si no es el remo que conozcan un deporte”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados